¿Estás hiperconectado? Sí a las TIC, pero a mi manera

Reproduzco en esta entrada la entrevista que me realizó José Morales, de UVENI, para el podcast hablando de TIC, que os recomiendo encarecidamente, especialmente si sois orientadores. En esta ocasión, hablamos de hiperconexión y de cómo gestionar la relación con la tecnología en tu día a día para que no llegues a la hiperconexión y la infoxicación. Una rato de charla agradable con José hablando de mi experiencia personal que ya he reflejado antes en el blog.
¡Espero que os guste!

Entenderás mejor la entrevista si ves la presentación sobre el tema que he usado en algunas charlas.

¡Gracias y enhorabuena!

La comunidad de orientadores en red, Orientapas, ha fallado los segundos premios de orientación educativa y TIC. Son premios otorgados entre compañeros orientadores y he sido reconocido con una mención. No puedo estar más satisfecho, especialmente cuando no me había postulado para tales premios.

Los compañeros que han obtenido los premios dan testimonio de que en orientación estamos avanzando, lo cual no puede sino enorgullecerme. Los premios, han sido dados a conocer en las II Jornadas Nacionales de Orientación Educativa en Madrid (29 de Noviembre de 2014), durante el Taller “Herramientas TIC para la Orientación Educativa 2.0. y en red” impartido por Alberto del Mazo, el alma mater de esta comunidad. Os dejo el vídeo con los ganadores. ¡Enhorabuena a todos!

Reflexiones de verano #OFF60

Puesta de sol

A finales del mes de junio me propuse recortar mi actividad en Internet, especialmente en redes sociales y correo electrónico, porque tenía la sensación de vivir hiperconectado. Han pasado dos meses y es el momento de hacer una valoración sobre mi experiencia y compartir mis decisiones respecto a mi presencia en la Red. Hablo desde una perspectiva personal, naturalmente, por lo que no pretendo convencer a nadie para que haga lo mismo que he hecho, cada quien debe saber hasta dónde llegar en la Red.

UN POCO DE HISTORIA

Comencé mi andadura en Internet allá por el año 1996, cuando estuve en Perú en la Universidad Católica de Lima como becado impartiendo clases. Aunque meses antes había tenido la oportunidad de usar Internet, no fue hasta ese momento cuando su usó se volvió diario, tanto a nivel profesional como personal. Comencé a usar mi primer correo electrónico y a realizar las primeras búsquedas. ¿Recordáis Altavista o el navegador Netscape? En aquellos años las conexiones eran extremadamente lentas, se hacía a través de un módem sobre la línea telefónica y, para más inri, en España teníamos el acceso a Internet a través de Infovía, la versión reducida de la Red de Telefónica que era una auténtica chapuza. No quiero hacer historia de Internet, simplemente, comentar que llevo años usando la Red y que no es algo que haya utilizado en mis últimos tiempos, al calor de la moda de la web 2.0.

En los últimos años, con la llegada de la Web 2.0, comencé a usar blogs en el aula y a leer los de otros compañeros, especialmente gracias al desaparecido Planeta Educativo. Fueron años de aprendizaje y compartir como nunca antes había vivido, que desembocaron en mi participación en proyectos ilusionantes como Aulablog. Eso me permitió conocer personalmente a personas increíbles, además de compartir experiencias humanas y educativas de todo tipo. La Red me ha aportado mucho, me ha permitido sentirme dentro de un claustro virtual que superaba la barrera de mi centro, me ha dado consuelo en momentos y alegrías, en otros.

Sin embargo, en los últimos años las redes sociales y la generalización del uso de las TIC (al menos sobre el papel) han ampliado mucho el círculo de personas con las que me relaciono, especialmente a través de la Red. Mi participación activa en las redes sociales, así como el mantenimiento de mi blog personal Educadores21, mi blog de orientación Busca Tu Camino, y la página web de mi instituto, que llevan sus horas, sus quebraderos de cabeza y su coste económico, me han llevado a dedicar horas y horas a la Red. Por otra parte, el participar en otros proyectos virtuales, sobre Identidad Digital u Orientación, ha favorecido que esté sobrecargado de información, que tuviera que atender notificaciones, requerimientos, así como todo tipo de consultas, de forma que he estado conectado 24h durante los 7 días de la semana. No he sabido desconectar en vacaciones y he llegado a estar tan dependiente de la Red que hasta viendo una película en la TV, o simplemente estando tumbado en el sofá tenía el móvil en la mano. El resultado ha sido una saturación absoluta y un estado de estrés permanente. Mi trabajo como orientador, por otra parte, no ayuda precisamente a mantener un equilibrio emocional.

UN VERANO MENOS CONECTADO

Durante los dos últimos meses mi experiencia ha sido totalmente distinta a la que he tenido en estos últimos años. En tenido un espacio para la Internet, desde luego, especialmente en Instagram subiendo fotografías de los viajes realizados, subiendo algún pin a Pinterest y aceptando alguna invitación de Linkedin. Sin embargo, he reducido drásticamente las consultas al correo electrónico y he realizado un proceso de limpieza de suscripciones, de forma que he adelgazado la bandeja de entrada de forma significativa. No he publicado absolutamente nada en los blogs y sólo he contestado algún comentario cuando he vuelto de los viajes. Además, he procurado hacer caso omiso de las notificaciones y sólamente dedicar algún rato a limpiar la bandeja de entrada. El correo es, sin duda, uno de los responsables en robarte tiempo, un tiempo escaso y vital, así que ahora profundizaré en el uso inteligente que incluye evitar las notificaciones y poner un tiempo determinado para atender la bandeja de entrada.

Respecto a Twitter, la red social en la que más presencia activa tengo, apenas respondí a un tuit de los compañeros de Aulablog por cortesía pero lo borré para no entrar en la dinámica de respuestas de otros muchos precisamente para estar desconectado de la red social del pajarito. Efectivamente, no he mirado mensajes ni he visto menciones, ni nada de nada. No soy capaz de gestionar adecuadamente tantos seguidores. Tampoco he visto nada en Google +  de donde me he borrado de cualquier notificación que me robe tiempo, como he hecho en Linkedin; por otra parte, he dejado de atender los mensajes en Flickr y, por último, en Facebook habré echado un vistazo un día pero sin intención de entrar a conversar.

LAS VENTAJAS DE LA DESCONEXIÓN

Desconectar durante el verano ha sido la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo. A pesar de haber realizado una desconexión parcial, he recuperado tiempos para hacer cosas que no hacía tan intensamente, en mi caso, leer y escuchar música. Pero, sobre todo, lo más importante es haber estado con las personas o con las tareas del día a día dedicando la atención plena a ellas. Precisamente, leyendo el libro de Daniel Goleman, Focus, he comprobado que las investigaciones corroboran lo que muchos intuyen (intuimos) acerca de la hiperconexión y el exceso de información: se pierde atención, se pierde empatía, se pierde autoconciencia, se pierde creatividad… y, por tanto, hay que poner en la balanza la forma en que estamos en la Red para que las desventajas se minimicen.

HASTA SIEMPRE, REDES SOCIALES

No quiero extenderme más para decir que este verano ha supuesto un punto de inflexión en mi presencia en la Red. Seguiré en mis blogs y seguiré comentando en ellos con quienes tengan el placer de visitarme pero dejaré lo efímero de las redes sociales porque no quiero entrar en la dinámica de conversación rápida y breve en la que se basan las redes sociales. Si la tendencia es que se conversa así, me apeo de este camino. No me gusta, no lo echo de menos. La tendencia a usar Twitter como sustituto de los RSS no me gusta.

Me preocupa la falta de profundización y reflexión derivada del consumo de información a través de las redes sociales. Me preocupa que esa tendencia llegue, además, en forma de cursos en línea en los que se profundiza poco en los temas y se abarca mucho, demasiado. Ese camino es erróneo. Ya he hablado más de una vez en el blog de la necesidad de tiempo, perseverancia y profundización para acometer cambios educativos. La tendencia a contemplar los cambios educativos desde los trending topics va, justamente, en el sentido contrario. Estamos bombardeados con aluviones de experiencias efímeras, no testadas y sin continuidad, que quieren ser la referencia de la educación del S.XXI. En ese tren no me subo.

La dependencia de la Red es muy preocupante y nuestro reto, como educadores, es recuperar espacios OFF, momentos sin conexión porque, de otro modo, como me ha pasado a mi, perdemos muchas cosas por el camino, perdemos la vida.

Acabo dando las gracias a Begoña, mi mujer, que en todos estos años ha sido quien ha estado sacando adelante mi familia, llegando donde yo no llegaba cuando estaba inmerso en la Red. No quiero seguir robando más tiempo a mi familia.

Nos vemos en la Red.

Herramientas TIC para orientación

Esta presentación la usaré el viernes 22 de noviembre en el Congreso de Orientación de Granada en el que hablaré de las herramientas TIC para Orientación, en la mesa-taller TICS y orientación educativa, que coordina José Marcos y que comparto con Alberto del Mazo, que hablará de Redes Sociales y PLE; Pilar Soro, que hablará de Actividades con tabletas para atender la Diversidad y, Patricia Díaz, que hablará sobre el blog como marca personal de los orientadores. Es para mi un placer enorme y una responsabilidad muy gtrande sentarme con mis compañeros y poner encima de la mesa, mis experiencias en este tema.

En el transcurso de la mesa, estaremos interactuando con vosotros a través del hashtag de Twitter #OrienTIC, así que animaos y participad si no podéis asistir al Congreso.

 

2º Encuentro de Buenas PrácTICas

El pasado 1 de marzo estuve invitado a participar en el 2º Encuentro de Buenas PrácTICas celebrado en el ITE de Madrid. El Encuentro tenía como objetivo poner en común distintas experiencias en el uso de las TIC por profesores de todas las etapas educativas y de las más variadas áreas de conocimiento. Participamos veinte profesores venidos de distintas partes de España que expusimos nuestro trabajo en una jornada maratoniana. Desde luego, no estaban todos los que son pero sí que eran todos los que estaban. Además, en la jornada pudimos escuchar la presentación del proyecto leer.es con el amigo Felipe Zayas y del proyecto Gauss, con José Luis Álvarez.

La iniciativa del Ministerio de Educación para invitar a los profesores que estamos trabajando en las aulas con las TIC para exponer nuestro trabajo me parece una idea excelente que debe continuar. Sin embargo, el formato debería cambiar para dar tiempo a la reflexión y el intercambio, así como abrirse a la participación de los no asistentes usando, como no, las herramientas de la web 2.0.

La crónica oficial de la jornada la cuenta mejor que yo Paco, uno de los impulsores de la misma y la persona que más ha trabajado para difundir estas prácticas, derrochando entusiasmo y dedicación. Podéis encontrar los enlaces de las páginas de todos los que participamos aquí. La jornada fue profusamente tuiteada con el hashtag #ITE2010 y tenéis fotos de la misma aquí.

Mis impresiones

Las personas, lo mejor de la web 2.0

Me encantó compartir la jornada con profesores que admiro mucho y de los que aprendo constantemente, así como conocer a nuevos compañeros que sólo conocía a través del Twitter. Estar con Lourdes @lbarroso, compañera y amiga en Aulablog, con César @cpoyatos, compañero de fatigas, o con Néstor @potachov y Fernando @fernandoposada con los que he coincidido en algunos encuentros y a los que tengo un cariño especial, fue una delicia, como siempre. Me reencontré con Toni Solano @tonisolano, al que no veía desde la jornada de Espiral en Barcelona hace dos años y al que admiro como profesor por sus ideas tan lúcidas. Por fin puse cara a Domingo Méndez, un profesor que transmite un entusiasmo que contagia, a Luismi Iglesias, que sólo conocía en twitter como @luismiglesias con el que la risa surge en segundos; a Alberto Cuartero, @altruista, que me dejó boquiabiero con el vídeo de sus alumnos, así como a Carlos Cabanillas, @ubibene, otra de las mentes lúcidas en el uso de las TIC. Me impresionaron los trabajos de las cántabras Raquel Vadillo y Amparo Rueda, la primera en Infantil y la segunda en música en Secundaria. También conocí a José Luis Gamboa @jlgj y a Paco Ruíz, ambos malagueños a los que sólo virtualmente seguía la pista. Del resto, qué deciros, más personas estupendas con sus trabajos enormes detrás: Eva, Florenci, Xulio, Joaquín y Fco. Javier.

Píldoras que me gustaron

Las herramientas no hacen la web 2.0. Son las personas que participan, crean, mezclan, remezclan, distribuyen y comparten el conocimiento

Los profesores usamos las herramientas que tenemos a nuestro alcance, sin esperar a las condiciones ideales

Los profesores no esperamos a formarnos para empezar a trabajar. Simplemente empezamos

Los alumnos son el centro del proceso de enseñanza: los protagonistas del mismo

Nosotros somos la editorial

¿Qué puedo hacer yo en mi asignatura diferente?

No nos planteamos que todos los profesores de un centro se involucren en el cambio

La metodología es la clave. Dime cómo trabajas; dime cómo aprenden tus alumnos

Si la información existe, ¿qué pinta el profesor?

Existen multitud de recursos disponibles para aprender. No somos delincuentes

Sin RED fiable y solvente, nada se puede hacer

Necesitamos unas gafas con visión 2.0

Nada más, os dejo mi presentación. Fue un placer.

Líneas de tiempo en clase

Uno de las herramientas que más me han gustado últimamente han sido las líneas de tiempo. Con ellas es posible realizar una distribución de eventos a lo largo de un tiempo definido. Si además, puedes añadir a cada evento en cuestión imágenes, vídeos, enlaces a páginas web, además de comentarios, la potencia de la herramienta es enorme.

Todas esas características las reúne Circavie que proporciona tu línea de tiempo en formato flash que después insertas en una página web. La pena es que ayer mismo Circavie echó el cierre definitivamente, aunque su página sigue activa y he podido acceder a la línea de tiempo que está en la página Sobre mi de este blog, no sé durante cuanto tiempo.

En todo caso, quiero hablar del uso didáctico que hago de la herramienta. En primer lugar, los alumnos buscan información sobre los hitos más importantes de la historia de la Psicología, con sus autores respectivos. La fuente de la misma es variada, pero utilizamos unos marcadores sociales seleccionados específicamente para la clase de Psicología para evitar que el resultado de la búsqueda en Google sea la única fuente de información. Este aspecto es importante ya que la muestra de resultados en Google no tiene porqué reflejar la información relevante que buscamos. Estos marcadores sociales están en Blinklist.

En la misma actividad, los alumnos tienen que buscar información relevante, situarla en el tiempo y subirla al Aula Virtual, donde la colocan en un foro que todos leen y opinan, incluido yo, al tiempo que hago las correcciones pertinentes.

¿Qué aporta la línea de tiempo a la mera enumeración de fechas tradicional? Pues especialmente la interactividad de distintos formatos que se enlazan al evento y la visualización de los eventos, lo que ayuda a su comprensión.

Ya que Circavie echa el cierre he buscado otras herramientas para hacer líneas de tiempo. Me voy a centrar en dos: Timetoast y Dipity.

Timetoast es similar a Cirvavie en la interfaz y proporciona también un flash para insertar en tu web/blog. Sólo permite subir imágenes a cada evento con lo que perdemos en interactividad pero es muy fácil de manejar, muy intuitiva aunque está en inglés.

Os dejo un ejemplo con los blogs que he creado en estos años de uso de las TIC.

Por su parte, Dipity es mucho más potente y permite integrar todo tipo de recursos aunque la interfaz es más comlicada. Además, tiene la posibilidad de importar fuentes completas de otros servicios de la web2.0 como Flickr, tu propio blog o Twitter para integrarlos en la línea de tiempo. En mi caso, he realizado una prueba con mis fotos de Flickr y el resultado ha sido es el que os muestro:

En definitiva, una herramienta muy potente que podemos usar con los más pequeños (Timetoast) y más mayores (dipity) en clase.