8 cosas que no podemos aceptar en Educación

Photo Credit: woodleywonderworks via Compfight cc
Photo Credit: woodleywonderworks via Compfight cc

 

Traducción libre del blog Life of an Educator by Justin Tarte.

 

No podemos aceptar que las formas de enseñar en el pasado sean las únicas formas de enseñar en el futuro.

No podemos ignorar los cambios que están sucediendo a nuestro alrededor porque llegará un momento en que nos preguntemos Quién se ha llevado mi queso.

No podemos aceptar que no enseñemos para todos los alumnos.

Todos los alumnos, sin excepción, sin segregación, sin exclusión. La Educación debe ser inclusiva porque es un derecho para todos los alumnos, no sólo para la mayoría o para unos pocos. No  podemos ignorar los factores externos que juegan un papel determinante en el éxito educativo, especialmente los familiares y sociales. Compensar las desigualdades es algo irrenunciable para la Escuela.

No podemos aceptar trabajar aislados o se acabó eso de que Cada maestrillo tiene su librillo.

En un mundo en el que existen enormes posibilidades de colaboración, no es posible argumentar que no somos más fuertes trabajando en equipo o trabajado juntos. La Escuela debe estar conectada porque los docentes somos mejores cuando trabajamos conectados con otros.

No podemos aceptar que los contenidos que enseñamos sean más importantes que las relaciones que establecemos con nuestros estudiantes.

A los estudiantes no les importan nada los contenidos si no les importas tú. Crea con ellos relaciones auténticas para llevar los contenidos a la vida de tus alumnos.

No podemos aceptar que la integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la enseñanza sea algo opcional para el profesorado.

No es posible que el aula de la espalda al resto de la sociedad del S.XXI. ajena al uso de las TIC para aprender. Nuestros alumnos necesitan experimentar aprendizajes usando las TIC. Algunos lo dijimos en Roa hace años.

No podemos aceptar que se siga pensando que el aprendizaje se limita a lo que sucede dentro de las cuatro paredes de un aula.

El aprendizaje sucede en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier situación… La Educación debe reconocerlo.

No podemos aceptar y seguir creyendo que tenemos una brecha en el rendimiento.

En realidad, estamos frente a una “brecha de oportunidad” que sigue dividiendo a los que “tienen” y los que “no tienen” un acceso equitativo e igualitario a los materiales y recursos educativos.

No podemos aceptar y no podemos permitirnos no ser considerados responsables.

Nosotros como docentes somos responsables de lo que sucede en nuestras escuelas, y es esa responsabilidad la que hace que el trabajo en educación sea tan importante.

 

¿Y tú qué opinas, estás de acuerdo? Espero tus comentarios en el blog.

Mejorar la motivación del alumnado desde la perspectiva de Maslow

Inspirado en una entrada del blog sobre productividad de Daniel Grifol, que recomiendo que echéis un vistazo, me he permitido hacer una adaptación para el contexto escolar de su artículo factores que inciden en la motivación. Siguiendo la pirámide de Maslow, que habla de las necesidades básicas, podemos analizar las mismas desde la perspectiva escolar.

Factores fisiológicos

Maslow dice que las primeras necesidades que debe cubrir el ser humano son las fisiológicas. Trasladado al contexto escolar, cubiertas las necesidades concretas de alimentación o material para aprender, que parece que la Administración educativa ignora, nos encontramos con el aula.
Tenemos que ser capaces de crear un ambiente de trabajo en el aula agradable en el que todo sea una fuente de inspiración. La cultura escolar en España hace que según vamos aumentando en el sistema educativo, las aulas se vuelvan impersonales, frías, carentes de expresión e identificación con el alumnado. Deberíamos aprender de la cultura escolar norteamericana donde el aula es una pieza clave. La decoración, con trabajos y producciones de alumnos, tiene que ser fuertemente motivadora. Deberíamos incluir en el aula corchos, mapas, pósters… Relacionados con lo que se está trabajando en cada momento, esto es, los temas o proyectos, además de otras fuentes de información útiles. Días de la semana, horario, normas del aula, responsabilidades, nombres en las perchas para los pequeños… En las clases de Infantil y en muchas de Primaria esto es así. ¡Da gusto aprender allí!

Además de la propia decoración del aula, tendríamos que ser capaces de controlar el nivel de ruido. No digo que el aula sea una tumba, de ninguna manera, sino de saber encontrar momentos de silencio y concentración y momentos de bajo nivel de ruido, como cuando se trabaja en grupo. Todos sabemos que es uno de los aspectos que más energía nos puede llevar y de lo importante que es que el alumnado sea capaz de autorregularse en ese aspecto. ¿Conocéis a un revoltijo de hormonas en plena ebullición que sea capaz de estar en silencio? Yo no por eso, si desde pequeños educamos en la cultura del trabajo con un nivel mínimo de ruido, eso será más fácilmente controlable en la adolescencia.

Factores de seguridad

Cuando las necesidades fisiológicas están cubiertas, dice Maslow, entonces necesitamos cubrir las necesidades de seguridad. ¿Cómo se traduce esto en la motivación? Pues que el alumnado viva en centro escolar como un lugar seguro, donde se sienta protegido. Naturalmente, estamos hablando de convivencia escolar. En la medida en que seamos capaces de generar una buena cultura de convivencia, vamos a satisfacer esa necesidad de seguridad que tanto ayudará a que los alumnos no estén preocupados por problemas de convivencia.

Si te respetan, aprendes mejor

Y al contrario, quienes están sufriendo acoso, quienes se sienten humillados en el grupo, etc,  normalmente tienen un nulo rendimiento y una desafección hacia la Escuela enorme, por no hablar de los problemas psicológicos que sufren y los efectos sobre su autoestima.

Factores de afiliación

La motivación es realmente difícil sin la sensación de pertenencia a un grupo. Hagamos que nuestros alumnos se sientan parte de su grupo y de su centro escolar. Cuanto más identificados con el centro, mayor motivación.

El aula es nuestra

El cole es nuestro

El insti es nuestro

Factores de reconocimiento

La cultura escolar norteamericana lo tiene claro: todos merecen ser reconocidos en la Escuela. ¡Copiémosles! Además, los reconocimientos son públicos, dándoles la importancia que tienen. No hablo sólo de los trofeos de fin de curso sino del día a día. Un gomet, una cara sonriente o un buen trabajo. El reconocimiento social es uno de los grandes motores de la personalidad y, también, una necesidad.

Refuerza positivamente a tus alumnos, verás como aprenden mejor

Los profesores manejamos todos los días esta capacidad de reforzar socialmente a nuestros alumnos. No es hacer la pelota; es darles confianza y reconocer su esfuerzo, su trabajo, su constancia…

Factores de autorealización

Dice Maslow que en la cima de la pirámide están las necesidades de autorraelización.Se supone que son el máximo nivel de desarrollo personal y sólo llega si las otras necesidades están cubiertas.  La experiencia personal dice cuán difícil es llegar a este nivel de desarrollo. En Wikipedia encuentro que, cito textualmente, Maslow consideró autorrealizados a un grupo de personajes históricos que estimaba cumplían dichos criterios: Abraham Lincoln, Thomas Jefferson, Mahatma Gandhi, Albert Einstein, Eleanor Roosevelt, William James, entre otros.

Maslow dedujo de sus biografías, escritos y actividades una serie de cualidades similares. Estimaba que eran personas:

  • centradas en la realidad, que sabían diferenciar lo falso o ficticio de lo real y genuino;
  • centradas en los problemas, que enfrentan los problemas en virtud de sus soluciones;
  • con una percepción diferente de los significados y los fines.

En sus relaciones con los demás, eran personas:

  • con necesidad de privacidad, sintiéndose cómodos en esta situación;
  • independientes de la cultura y el entorno dominante, basándose más en experiencias y juicios propios;
  • resistentes a la enculturación, pues no eran susceptibles a la presión social; eran inconformistas;
  • con sentido del humor no hostil, prefiriendo bromas de sí mismos o de la condición humana;
  • buena aceptación de sí mismos y de los demás, tal como eran, no pretenciosos ni artificiales;
  • frescura en la apreciación, creativos, inventivos y originales;
  • con tendencia a vivir con más intensidad las experiencias que el resto de la humanidad.

Creo que en la medida en que la Escuela sea un lugar donde vivir valores y no sólo transmitir contenidos, nuestros alumnos serán personas más enfocadas hacia la autorrealización. Si cultivamos la aceptación, el humor, la crítica a lo establecido, la participación, la creatividad, la independencia… tendremos esas personas autorrealizadas. O dicho de otra manera, si vivimos como profesores estos valores seremos personas autorrealizadas que ayudamos a nuestros alumnos a que lo sean igualmente.

Es imprescindible que las actividades de aula tengan esas dosis de los valores que queremos desarrollar en los alumnos: creatividad, humor, respeto, crítica, etc… ¡Cuántas veces nos lamentamos de la poca participación del alumnado en los cursos de ESO y Bachillerato! Si llevan años sentados escuchando pasivamente al profesor, ¿qué esperamos? ¿magia? Sólo los naturalmente dotados para ciertas capacidades brillarán mientras que el resto, no podrá ser capaz de avanzar en su autorrealización sino hay una vivencia en el aula.

¿Estamos en el camino de la autorrealización?

Actualmente, vivimos en un tiempo de máximo descrédito al profesorado y a su función social, con un maltrato institucional que no ayuda a desarrollar nuestro trabajo. Cierto. Es un freno pero apelo a nuestro responsabilidad para sacar tanto de nosotros como de nuestros alumnos, lo mejor que tenemos. No nos queda otra.

¿Tú qué opinas? ¿Se puede motivar al alumnado desde esta perspectiva de Maslow? Espero tus comentarios.

Imagen: wikipedia bajo Licencia CC

La formación inicial del profesorado: una asignatura pendiente

Imagen: I’m a bit incredulous bajo Licencia CC

Estamos aburridos de escuchar que Finlandia tiene un sistema educativo excelente y uno de los factores que hacen que sea así es, sin duda, el profesorado. Quisiera abordar, en esta entrada, algunas consideraciones respecto a la formación inicial del profesorado para que nuestro sistema educativo sea, en el futuro, el de mayor calidad posible por contar con excelentes profesionales. Si hay cosas que se pueden hacer para cambiar la calidad del sistema educativo sin cambiar las leyes  una de ellas, es cambiar la formación inicial del profesorado que trabajará en centros educativos, sea cual sea la etapa, sea cual sea su titularidad.

Las Facultades de Educación, el primer paso

Hace casi veinticinco años que salí de la Escuela de Magisterio y en todos estos años, pocas cosas han cambiado respecto a la formación que se imparte en las actuales Facultades de Educación o Formación del Profesorado, como se prefiera. Por mi experiencia trabajando con compañeros más jóvenes, encuentro que la formación inicial de los Maestros en Educación Primaria o Infantil sigue teniendo graves carencias:

  • Desconexión universidad y realidad del aula, a menudo por la ausencia total de práctica del profesorado universitario. Se sigue enseñando de oído.
  • Ausencia formación en metodologías activas, se sigue practicando en las aulas el tipo de enseñanza magistral aderezado con trabajos en grupo.
  • Ausencia de formación en evaluación; el alumnado sale de la Universidad sin conocer herramientas como los portfolios, los cuestionarios, etc…
  • Ausencia o insuficiente uso de las TIC, excepto las plataformas cerradas como Moodle o en blogs, con el único fin de poner las tareas o colgar apuntes.
  • Ausencia de conectividad en los aprendizajes; no se aprende en redes de compañeros próximas o lejanas, no se aprovecha el potencial social de las redes.
  • No hay PLE explícitos; el alumnado no hace una reflexión previa de cómo y de quién aprende. Tampoco sus profesores.
  • Prácticas insuficientes en centros educativos, sin una supervisión de los profesores universitarios ni un reconocimiento del profesorado que trabaja y realiza la labor de mentoring.

El Máster Formación de Profesorado, un fracaso más

Algunos teníamos esperanzas en que la muerte del Curso de Aptitud Pedagógica (CAP) trajera una auténtica formación pedagógica para el profesorado que trabajará en centros de Secundaria y Bachillerato (no hablemos ya de Formación Profesional). El Máster de Profesor de Enseñanza Secundaria perpetúa todos los defectos del antiguo CAP y apenas aporta nada relevante.

  • Sigue sin responder a las necesidades específicas de formación en Secundaria; el profesorado lo vive como un trámite para poder impartir clases de “su asignatura”.
  • Carencias muy graves en metodología y evaluación; de nuevo, ausencia de referencias en metodologías activas así como en evaluación sumativa y formativa.
  • Ausencia muy grave de contenidos psicopedagógicos básicos; es lamentable discutir con compañeros de Secundaria la necesidad de que el currículo se adapte al alumnado y no al revés; de la importancia de conocer las características del adolescente, de lo importante de la resolución de conflictos, de la educación emocional…
  • Prácticas insuficientes en los centros.
  • Visión especializada de los contenidos, de forma que se entiende el conocimiento como la adquisición de contenidos de una asignatura en particular sin vínculos con el resto, aislada.
  • Ausencia de formación en técnicas de trabajo en equipo, gestión de proyectos
  • Ausencia de evaluación rigurosa; lo que, de hecho, permite el acceso a la profesión de forma indiscriminada.

La Escuela Concertada, sin control alguno

Los centros de titularidad privada financiados con fondos públicos no tienen control alguno por la Administración en la selección del profesorado. Sabiendo que existen excelentes profesores en la Escuela Concertada, la ausencia de criterios públicos de acceso y la falta de transparencia en la contratación, constituyen una anomalía impropia de un Estado democrático que financia, vía conciertos, una parte importante de la enseñanza del país. Deberían exigirse los principios de mérito y capacidad, al igual que en la Escuela Pública, unidos a los de transparencia y publicidad.

Escuela Pública, el desastre de las oposiciones

El sistema de oposiciones debería garantizar que se cumple el principio de mérito y capacidad para quienes desean forma parte de la Función Pública. Si nos detenemos a profundizar en qué significan ambos conceptos, vemos que el mérito y la capacidad que exige la oposición nada tiene que ver con el que exige el desempeño del trabajo. La Administración sigue seleccionando al profesorado en base a unos requisitos que no sirven para el trabajo que después desempeñarán, originando un grave problema y una grave disfunción en el sistema.

  • Oposición desconectada de la realidad del aula; excesivo peso de los contenidos teóricos propios de cada especialidad, sin un coprpus común transversal.
  • Ausencia de contenidos relevantes para impartir clase, excepto los propios de la especialidad.
  • Ausencia de demostración práctica de la capacidad para dar clase.
  • No hay un mentoring efectivo del profesorado hasta que se considere preparado para poder dar clase.

Algunas alternativas
En la formación de maestros:

  • Aumentar el nivel de dificultad en el acceso a los estudios, esto es, la nota de corte.
  • Cambios de los currículos en Facultades de Educación para hacer hincapié en los procesos de aprendizaje de las lenguas, los fundamentos matemáticos y los conocimientos científicos básicos.
  • Enfoque experiencial del aprendizaje versus el enfoque académico.
  • Necesidad de que sean profesores en activo en las aulas quienes impartan una parte del temario, sólo así podrán transmitir las situaciones reales que se viven día a día.
  • Más tiempo de prácticas en los centros educativos.
  • Reconocimiento de la labor de mentoring del profesorado que tutela a alumnos de prácticas.
  • Aumento de experiencias con metodologías activas, proyectos colaborativos
  • Nuevas experiencias de evaluación formativa y sumativa: herramientas para evaluar aquello que queremos medir.
  • Aprendizaje de idiomas.
  • Aprendizaje de técnicas de gestión del tiempo, de trabajo en equipo, de gestión de procesos.
  • Aprendizaje de técnicas básicas de dinámicas de grupo, tutoría entre iguales...
  • Contenidos obligatorios sobre educación emocional.
  • Formación específica en inclusión educativa en cualquier especialidad.

En la formación de profesores de Secundaria:

  • Alta exigencia de motivación previa para poder hacer el Máster, con selección del candidato.
  • Enfoque experiencial del aprendizaje versus el enfoque académico basado en la adquisición memorística de contenidos.
  • Formación en dinámicas de grupo, gestión de conflictos, mediación
  • Formación en educación emocional.
  • Formación psicopedagógica básica: motivación, atención…
  • Formación psicológica básica: psicología del adolescente, empatía…
  • Formación en metodología activas del aprendizaje.
  • Uso de las TIC en entornos abiertos para aprender con otros.
  • Formación en evaluación de procesos y proyectos.
  • Necesidad de un curso académico para hacer prácticas evaluables previas a la aprobación del Máster.

 

Estas son mis reflexiones para comenzar el año. ¿Y tú qué opinas? ¿Crees que hay que cambiar el sistema de acceso a la docencia? Deja tus comentarios, por favor.

¿Te atreves a soñar?

Este vídeo de inKNOWation España es sencillamente fantástico. Lo estoy usando en mi centro en las charlas de orientación académica y profesional como elemento central de motivación. La clave es simple y difícil: tenemos que buscar nuestros sueños y para ello, tenemos que atrevernos a soñar saliendo de nuestra zona de confort.

¡Siempre necesitamos sueños para seguir adelante!

Algo más que un resumen

Desde que soy estudiante en la Escuela me mandan libros para leer en casa relacionados con las diversas asignaturas, especialmente en Lengua y Literatura. Ahora como profesor, veo que muchas asignaturas siguen mandando libros de lectura y pienso que es imprescindible leer aunque hay muchas formas de hacerlo y en la red hay sobrados ejemplos de ello. Hoy, sin embargo, quiero compartir cómo enfoco la lectura de libros científicos para los alumnos de Bachillerato, los últimos a los que les he dado clase, en concreto de la asignatura de Psicología.

Lo primero es comentar que la asignatura se imparte sin un libro de texto ni apuntes al uso. Los alumnos deben trabajar sobre diferentes temas y proyectos que se gestionan en un blog de aula y una wiki. Así mismo, usamos un grupo de Google para comunicarnos fácilmente y estar al día de cualquier novedad.

En en el planteamiento didáctico de la asignatura de Psicología considero imprescindible que lean libros científicos al menos, uno por trimestre. A los alumnos les presento un listado de libros dividido en tres bloques. En el primero les oferto libros de Psicología clásica que les permitan tener una visión ortodoxa de los autores clásicos; en el segundo bloque, una selección de libros que suelo llamar de “autoayuda” que les van a ayudar a conocerse y comprenderse a sí mismos; finalmente, en el tercer bloque, libros de psicología actual, con autores recientes y teorías novedosas. Echad un vistazo al último listado que elaboré.

Libros09

Hasta aquí, nada anormal, nada que no hagamos muchos profesores en nuestras respectivas asignaturas. ¿Qué viene ahora? El trabajo sobre el libro.

Mi finalidad no es que hagan un resumen, algo que fácilmente podrían buscar en la web sin mayores complicaciones; tampoco les hago un examen sobre sus contenidos, ya que el el desarrollo del temario éstos saldrán a relucir… ¿entonces, qué les pido? Pues sencillamente preguntas que no pueden contestarse buscando en la web sino que estén relacionadas con su propia experiencia y que les ayuden a que la lectura tenga el mayor significado posible.  Echad un vistazo al planteamiento.

Trabajo Sobre El Libro

En los años que he utilizado este esquema, inspirado en un genial profesor de la Facultad, he tenido un único caso de copia de trabajo (que desde luego descubrí sin necesidad de herramienta digital alguna) y muchas grandes ideas que ni si quiera podía imaginar. La lectura, claro está, nos inspira y nos evoca a cada persona de una forma diferente y mis alumnos me lo han demostrado en los últimos años.

¿Es acertado el planteamiento? ¿Consideráis importantes otros enfoques?

Agradezco vuestros comentarios.

Imagen: What I’m reading and re- reading bajo Licencia CC

El poder de la palabra

La palabra nos hace humanos, nos acerca a los demás, nos ayuda a comprenderlos. Es una de las herramientas de trabajo imprescindibles para los educadores, especialmente cuando tenemos delante a los adolescentes. Aunque no compartimos en muchas ocasiones sus códigos, su jerga, su lenguaje coloquial, tenemos la enorme capacidad de llegar a ellos a través de la palabra.

Los profesores de Secundaria, en general, pensamos que con los alumnos se puede hablar de cualquier manera, es decir, en un pasillo o en el patio, incluso al final de la clase. Comentamos algunos aspectos de ese día, que si hoy te has portado mal, que si va todo bien, que si hoy estoy enfadado contigo por esto o lo otro… Desde nuestra posición de profesores, pensamos que ya hablamos con los chavales cuando tenemos este tipo de intercambios, muy rápidos, muy unidireccionales, muy a mata caballo, valga la expresión. Esto no es casual, hablamos así porque no tenemos los tiempos necesarios o no los sabemos buscar, igual me da, pero no es suficiente.

Los adolescentes, en pleno desarrollo y en pleno cambio, son reacios a nuestros encuentros cuando éstos son exclusivamente para que les recriminemos, muchas veces con toda la razón, algún aspecto de su rendimiento académico o de su conducta. Al contrario, un cómo estás, un qué tal te va todo o una sonrisa al decir su nombre tienen un efecto enorme de cercanía y confianza en un mundo, el de los institutos, en el que todo sucede demasiado rápido.

Sin embargo, quiero hacer hincapié en el valor que tiene para los adolescentes el que tengamos un encuentro personal con ellos. Ese encuentro, cuando se hace en tiempo y forma adecuado, permite descubrir a la persona que hay detrás de ese alumno al tiempo que ese alumno descubre a la persona que hay detrás de ese profesor. Cuando te abres a su vida, todo cambia. Comprendes el porqué de determinadas actitudes, ayudas a comprender procesos o simplemente, eres un colchón emocional.

Ese encuentro es imprescindible para establecer una relación de confianza mútua y también llegar a acuerdos sobre aspectos académicos o conductuales. Pero aún es más importante teniendo en cuenta que normalmente, sin ese tiempo personal, sólo conocemos a un alumno diluido en un grupo desempeñando el rol que quiere o puede desempeñar. Sin el encuentro personal, sólo conocemos etiquetas que aplicamos de forma indiscriminada según nuestra escala de valores como profesor:

Es un vago

Es muy buen estudiante

Es un mal educado

Es un…

La importancia de escuchar nos ayudará a eliminar prejuicios, a conocer a la persona y desterrar ideas superficiales, preconcebidas o las temidas etiquetas psiquiátricas tan de moda últimamente. ¡En cuántas ocasiones no hemos visto que las etiquetas destruyen a las personas que las sufren!

Desde este curso en la Comunidad de Madrid todos los tutores de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional tienen que tener al menos una tutoría individual con cada uno de los alumnos de su grupo en cada trimestre. Me parece una excelente idea que recoge una queja tradicional de los tutores hacia la falta de tiempo para hablar con el alumnado aunque, con leyes o no, siempre he conocido a profesores, tutores o no, que han dedicado su tiempo a entrevistarse con los alumnos, no en los pasillos, sino en un espacio más pequeño, de tú a tú, sin las incómodas miradas de quienes pasan por ahí. Es la primera vez que una ley recoge este aspecto imprescindible.

Pero desgraciadamente, no todos los tutores de mi entorno lo entienden. Parece que conocer a los alumnos es más difícil que conocer la asignatura que se imparte. Al fin y al cabo, una asignatura no cambia tanto y cada alumno es un mundo. Pero este alumno, esta persona que deja un tercio de su vida de lunes a viernes en el instituto, necesita de adultos que le escuchen, que le cuestionen, que le orienten.

No me sirven las excusas del tiempo ahora que lo tenemos; tampoco que son mayores o que sea una ley de tal o cual partido político. No entiendo porqué un tutor de un alumno no ha hablado con él, si quiera en un recreo, ¡qué menos! La cultura educativa imperante en los institutos sigue sin reconocer el papel educador de todo profesor y eso es muy preocupante. Toda reforma educativa que obvie este aspecto y toda práctica educativa que intente circunscribirse sólo a la mera transmisión de conocimientos, se topará de bruces una y otra vez con los mismo problemas.

PD. Sólo tengo buenos recuerdos de aquellos profesores que hablaron conmigo y me ayudaron a conocerme a mí mismo. El resto los he olvidado, afortunadamente.

 

Imagen: No Going Back bajo Licencia CC.

 

Los recortes de Aguirre

La Comunidad de Madrid publicó en julio de 2011 unas instrucciones de principio de curso (2011-2012) y una Orden de tutoría que suponen el golpe de gracia a la Educación Secundaria Pública Madrileña al dejar en la calle a 3000 profesores interinos de Secundaria, trastocar el funcionamiento de los centros y suprimir el modelo de orientación en Secundaria que llevaba casi veinte años en funcionamiento. En los últimos años, la Comunidad de Madrid ha ido disminuyendo el gasto educativo por alumno hasta situarlo en el más bajo de España, dejando en la calle a miles de profesores, rechazando firmar el Programa Escuela 2.0 con el Ministerio de Educación aduciendo problemas de salud y, en general, destinando el dinero de forma preferente a la enseñanza concertada, bien regalando suelo público para la construcción de colegios aunque segreguen por sexo o modificando la adscripción para que puedan elegir las familias los centros concertados, bien mediante las desgravaciones en el impuesto sobre la Renta. Asistimos a una agresión sin precedentes que, de hecho, condena a la Enseñanza Pública a ser subsidiaria de la enseñanza privada destinada a quien pueda pagarla. Años de recortes educativos en Infantil, Primaria y ahora Secundaria y Formación Profesional, dejan en tela de juicio la afirmación de que la Comunidad de Madrid es un buen lugar para nacer gracias a sus estupendos servicios públicos. Sólo en publicidad la Comunidad de Madrid ha gastado desde 2007 más de 750 millones de euros. Que no nos cuenten milongas, por favor.

Imagen: Escolar.net

Quiero recordar a los lectores de este blog, que los docentes de secundaria, como es mi caso,  llevamos desde 2010 con una bajada del 7,5% del sueldo y una bajada del 35% de las pagas extraordinarias. Además del recorte en sueldos, la Comunidad de Madrid paraliza la dotación de infraestructuras en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y reduce el gasto en formación del profesorado. El presupuesto en Educación Pública en Madrid cae un 4,8% mientras que en la privada-concertada sube un 0,7%. El total de dinero que se destina a la enseñanza privada-concertada a través de las desgravaciones en el impuesto sobre la Renta asciende a 90 millones de €.

Siendo graves estos hechos, es todavía más grave la campaña de desprestigio orquestada en el gabinete de comunicación del Partido Popular de Madrid contra los docentes de la Escuela Pública. Primero la Presidenta de la Comunidad, la Sra. Aguirre, echa a la opinión pública contra el profesorado argumentando que nos quejamos por trabajar sólo dos horas más. Luego, la Sra. Botella dice que los funcionarios del Ayuntamiento trabajan más que nosotros. Después, la Sra. Figar, Consejera de Educación y Empleo,  dice de nosotros que somos quienes acosábamos a los peregrinos en agosto y acusa a los antisistemas y radicales de manipular las asambleas de profesores de los centros. El Sr. Rajoy, presidente del Partido Popular y candidato a presidente del Gobierno, dice que trabajar dos horas más no afecta a la calidad de la enseñanza… Podría seguir con las declaraciones de dirigentes del Partido Popular, para muestra un botón.

Estoy tan enfadado que quiero expresar en este espacio personal que sufrago con mi dinero, la opinión que tengo de todo lo que está pasando, aportando mi granito de arena para desmontar las mentiras y falsedades de la Comunidad de Madrid. No estoy en ningún partido político, no estoy sindicado, no soy antisistema, sólo soy un profesor de Secundaria que ha cometido el delito de estudiar dos carreras, pasar una dura oposición, trabajar muchas horas a la semana para mi centro, estar en la Junta Directiva de una asociación de profesores innovadores como es Aulablog y, en general, volcar todo mi esfuerzo profesional en la mejora de la Educación.

POR QUÉ LAS INSTRUCCIONES SON TAN IMPORTANTES

Para quien no trabaje en un centro de secundaria no entenderá que los profesores que cada curso estamos en el centro escolar dependemos del número de alumnos que se prevé que tengamos en el mismo. En función de esas previsiones, la Inspección otorga un cupo de profesores en el mes de julio que desarrollarán su labor docente a partir de septiembre. Es muy importante, por tanto, conocer el número aproximado de alumnos matriculados para distribuir el horario del profesorado entre los diferentes departamentos y así poder ofertar los servicios que se dan en los centros que NO SE REDUCEN EXCLUSIVAMENTE A DAR CLASES. En este sentido, con esos profesores y sus horas correspondientes, se organizan las horas en las que se abre la biblioteca del centro (para el préstamo de libros o para hacer trabajos o consultas), las guardias (para sustituir al profesorado que está enfermo o para vigilar los recreos), los desdobles de las asignaturas (que son hacer grupos más pequeños de una misma clase para enseñar adaptándose a los distintos niveles de los grupos, por ejemplo en Inglés), las reuniones de coordinación de profesores (los tutores se reúnen todas las semanas con el orientador, o todos los profesores de una misma clase), los grupos de trabajo (profesores que llevan a cabo planes de mejora en los centros, seminarios de profundización o actualización), la preparación de actividades extraescolares, los talleres (en algunas asignaturas se separan los grupos para dar talleres más prácticos en grupos más pequeños) o los laboratorios (requiere que el grupo se divida y una parte vaya al laboratorio mientras el resto se queda en clase). Las instrucciones de este curso suprimen, las horas de dedicación del Coordinador TIC, además de las reducciones docentes de todos los jefes de departamento y hacen imposibles ofertar la mayoría de los servicios que acabo de enumerar.

CONSECUENCIAS EN MI CENTRO

En nuestro centro, las instrucciones van a tener repercusiones muy específicas. Somos un centro bilingüe en inglés con alumnado con discapacidad motora, además de Bachillerato de Artes. Tenemos 24 grupos, uno más que el curso anterior,  incluyendo un PCPI de Administración. Tenemos también alumnado inmigrante que había sido atendido hasta ahora en grupos específicos de Lengua y Matemáticas por profesorado de compensatoria. Veamos más en detalle las consecuencias concretas por departamentos.

DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN

Supresión de las horas de coordinación de tutores con lo que no se podrá supervisar el desarrollo del Plan de Acción Tutorial. Pérdida de medio profesor de compensatoria que imposibilita el apoyo en grupos específicos de Lengua y Matemáticas. El año pasado perdió medio profesor de apoyo y el segundo orientador. El año anterior perdió otro profesor y el anterior el Trabajador Social. El año pasado se suprimió la optativa de Psicología. La atención a alumnado con necesidades educativas especiales va a ser mínima, sin llegar a dar las sesiones de apoyo necesarias. Mayor dificultad en atención al alumnado con dificultades o en la coordinación con Servicios Sociales.

DEPARTAMENTO DE INGLÉS

A pesar de que éste es un centro bilingüe, hay un profesor menos que el año pasado y no hay posibilidad de hacer desdobles en ningún grupo. Se pierden las horas apoyos alumnos con materias suspensas de otros cursos. Únicamente se atienden a 4º de Diversificación (en 3º no es posible).

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS NATURALES

Se ha perdido la posibilidad de hacer desdobles de laboratorio, fundamentales para las asignaturas de Ciencias. No se pueden dar clases de recuperación de materias suspensas. Se pierde la Profundización de Biología. Se reduce el número de salidas extraescolares que se pueden realizar.

DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN FÍSICA

Pierde medio profesor. Se pasa de dos profesores y medio a dos profesores.

DEPARTAMENTO DE TECNOLOGÍA

Pierde medio profesor. Se pasa de dos profesores y medio a dos profesores.

DEPARTAMENTO DE DIBUJO

Se pierde un profesor a jornada completa y en su lugar llega un profesor con un tercio de jornada.

DEPARTAMENTO DE MATEMÁTICAS

Se mantienen en cinco profesores, pero pierden horas y no pueden dar una clase de Refuerzo de Matemáticas y se suprime la Profundización de Matemáticas en Bachillerato.

DEPARTAMENTO DE LENGUA Y LITERATURA CASTELLANA

Se pierde un profesor. Se suprimen las asignaturas optativas de Literatura Universal y de Teatro.

DEPARTAMENTO DE FÍSICA Y QUÍMICA

Se pierde un profesor. Todas las materias de Física y Química excepto una las asume un solo profesor. Imposibilidad de hacer desdobles de laboratorio, ni dar clases de materias pendientes al alumnado. Supresión de Profundización en Bachillerato, usada para preparar la Selectividad.

DEPARTAMENTO DE FRANCÉS

De 1,5 profesores se pasa a 1,3. Supresión de la hora para atender a alumnado con materias suspensas.

DEPARTAMENTO DE MÚSICA

Reducción de medio profesor. Supresión del coro de alumnos del instituto.

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES, GEOGRAFÍA E HISTORIA

Se pierde medio profesor (pasa de 8 a 7,5). Los profesores que quedan deben dar materias afines (que no son de su especialidad).

DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA

Había un profesor a jornada completa, que queda reducido a un profesor a media jornada.

Ahora, que venga la Consejera a explicar que la calidad de la Educación no se va a resentir. Simplemente es mentira.

Sigue la evolución del conflicto en Twitter a través de los hashtag #profesoresinEsperanza y #mareaverde

Imágenes de la concentración frente a la Consejería el miércoles 7 de septiembre de 2011 de Víctor Cuevas

La tortura de los deberes

Hace tiempo que vengo reflexionando sobre la utilidad de los deberes, de modo especial en Infantil y Primaria. Como maestro que soy, siempre he mandado deberes a mis alumnos, unos deberes que complementaran algo de lo visto en clase o que motivaran a seguir investigando para después continuar en la clase con la actividad. Jamás los deberes los he planteado para trabajar en casa lo que no he podido trabajar en el aula, no es el objetivo. He de aclarar que nunca he usado libro de texto, así que los deberes que he mandaba no eran del tipo:

Página 45, ejercicios 1, 2, 3 y 4 (copiando el enunciado en el cuaderno)

Memorizar la lista de verbos hasta el “to take”

Aprenderse los ríos, cordilleras y pantanos de la C. de Madrid…

Mis deberes eran más bien del tipo:

Pregunta a tus padres o abuelos una adivinanza y mañana nos la cuentas.

Busca una poesía que te guste y te la aprendes para que nos la cuentes en clase

Escribe una pequeña redacción sobre el tema que hemos visto en clase

Apréndete el papel que vas a representar en la obra de teatro

Resuelve el problema semanal…

Los deberes no son malos en sí mismos, desde luego porque pueden ayudar a mantener el hilo de algo que se trabaja en clase y porque ayudan a crear un hábito de trabajo. Los deberes refuerzan los aprendizajes que se adquieren en el aula, sin duda. Pero para que los deberes sean educativos y cumplan esa función, tienen que tener relevancia con lo que se trabaja en clase y no ser una mera repetición automática de lo mismo. Ya sé que para aprender las tablas de multiplicar hay que aprenderlas de memoria y que hay que mandar deberes en este sentido, pero hay formas de hacerlo que motivan y formas que no. Además, los deberes deben estar acordes con las capacidades de los niños. Me sorprendo cuando veo contenidos que van mucho más allá de las capacidades cognitivas que tienen los niños para entenderlos.

Además, es imprescindible que los niños jueguen, desarrollando así su personalidad a través del juego y que cultiven sus intereses con el deporte, la música, el arte… Desgraciadamente, es habitual que los deberes estén sobredimensionados, ocupando la mayor parte de la tarde ignorando que las jornadas de nuestros niños comienzan en la mañana y acaban en la tarde. Como premio, tras llegar a casa y merendar, a seguir con lo mismo. ¿En qué país vivimos?

Recuerdo una infancia feliz en la que pasaba todo el tiempo jugando y aprendiendo cosas importantes.

Hoy día es imposible plantearse que un niño de Primaria se pueda plantear la tarde disfrutando de su infancia, del juego y de la socialización. Los deberes (y el exceso de actividades extraescolares) lo impiden.

Los ejercicios 6, 7 y 8 en lápiz en el libro

Los ejercicios 10, 11 y 12 en el cuaderno, copiados en azul y contestados en lápiz.

Copia el esquema en el cuaderno

Estudia de memoria los “recuerdas” de todo el tema

El planteamiento actual de los deberes es una barbaridad, es una tortura que implica a los niños y sus familias. Listas interminables de ejercicios repetitivos, sin aparente lógica que la de “acabar el programa/tema”, en los que sólo se trabajan conceptos memorísticos y está ausente el desarrollo de las competencias, desde luego. Es tal la cantidad de deberes y la exigencia de los mismos, que las familias tenemos que hacer los deberes con nuestros hijoss para que éstos acaben alguna vez, animándoles en sus enfados, sus cansancios, sus rabietas, sus frustraciones porque quieren jugar. Es tal la cantidad de deberes que el estrés por acabar inunda la tarde. Me pregunto si los maestros aficionados a mandar tantos deberes “porque tienen que aprender a esforzarse” se ponen en lugar de los niños y sus necesidades.

Para más inri, se da el caso de que en algunas de esas listas de ejercicios “se cuela” alguno que pone algo así como:

En grupo, haced esto o aquello…

– Hija, aquí pone hacer “en grupo”

– No papá, la profe ha dicho que lo hagamos individualmente

Este tipo de deberes está directamente ligado al hecho de usar el libro de texto como prácticamente el único referente del aprendizaje en el aula y como, de facto, el currículo oficial. El libro de texto, con sus interminables listas de ejercicios, con un planteamiento unidireccional pensado para que el lector responda lo que se pide ciñéndose a los contenidos, está directamente relacionado con una enseñanza tradicional, transmisiva, repetitiva y memorística. El uso del libro de texto no permite desarrollar competencias en los alumnos y limita el tipo de aprendizaje al repetitivo. No nos engañemos, el libro de texto y los deberes van en el lote. Habrá excepciones, desde luego, pero son minoritarias.

En este país nuestro, desgraciadamente, con saber usar un libro de texto y mandar deberes, muchos piensan que enseñan. Me duele decir esto, pero lo siento y lo sufro a diario, viendo como mis hijas han consumido muchas horas de la infancia clavadas todas las tardes a la mesa haciendo los deberes, eso sí, en aras de su aprendizaje, un aprendizaje que se iba tan rápido como venía.

Como padre y maestro reivindico unos deberes ligados a una enseñanza distinta, en la que aprender no sea aburrido, en la que investigar y descubrir el mundo sea el eje sobre lo que todo pivota y, desde luego, en estas edades, dejen tiempo para vivir, para jugar, para aprender, para ser felices.

Continuar leyendo “La tortura de los deberes”