El pacto educativo

Faltan apenas dos días para que, presumiblemente, se apruebe en el Congreso la contestada Ley Orgánica de Educación (LOE). Esta ley, promovida deprisa y corriendo por el PSOE tras la llegada al poder, nace como respuesta a la catastrófica Ley de Calidad (LOCE) aprobada por el PP que supuso un salto hacia atrás en el desarrollo legislativo educativo en España en los últimos 20 años.
Al margen de disputas políticas, en Finlandia (primer país en excelencia educativa según el Informe PISA) llevan treinta años con el mismo sistema educativo aunque éste tenga sus retoques correspondientes para adaptarse a los tiempos cambiantes… ¡como aquí!
De vuelta a casa, hoy el PP anuncia que en las Comunidades Autónomas donde gobierna aplicará su propia versión de la reforma amparándose en sendos artículos de la LOE. Según el PP, si no se toman en cuenta sus posturas -curiosa forma de pactar- y se retira la ley, harán de su capa un sayo. He aquí sus medidas y la traducción, en negrita, que hago de ellas:

1
. Estudio de un patrimonio cultural y de conocimientos común en las comunidades donde gobiernan, aunque añadiendo las peculiaridades propias de cada comunidad. Visión uniforme de la realidad de España…

2. Obligatoriedad de establecer exámenes de septiembre en todos los cursos de la ESO. Como siempre, exámenes, y ¿alguna otra medida para aprender mejor o recuperar los aprendizajes?

3. Evaluciones externas del sistema educativo. Estoy de acuerdo, pero ¿según el modelo de la Consejería de Educación en Madrid o del informe PISA de la OCDE que se niegan a aplicar y es el que propone la LOE?

4. Esfuerzo para que el Latín, la Física y la Química sean asignaturas obligatorias. Todo es importante… de acuerdo, pero porqué no hacer ámbitos de conocimiento.

5. Esfuerzo para evitar un “bachillerato a la carta”, sino que sirva para preparar a los jóvenes para su vida adulta. El Bachillerato con distintas opciones prepara mejor a los jóvenes tanto para la Universidad como para los estudios de Formación Profesional o el trabajo… ¡eso es demasidado, volvamos al Bachillerato clásico!

6. Compromiso con la integración de los alumnos con dificultades y puesta en marcha de soluciones específicas de calidad para ellos. Quiere decir que harán programas especiales y segregadores de alumnos con dificultades, es decir, separarlos del resto para que no molesten, claro.

7. Refuerzo de los programas de iniciación profesional y puesta en marcha de vías específicas que permitan y faciliten el acceso de la formación común a la laboral. Itinerarios y programas especiales para los alumnos desmotivados o desaventajados que les sirvan para trabajar cuanto antes, ¡ah, perdón!, sin excesiva cualificación que se necesita mano de obra barata.

Otras cuatro se presentan como de “apoyo a la escuela pública” (sic)

8. Refuerzo de las escuela pública en los presupuestos de estas comunidades para “evitar sus debilidades”. El ejemplo de Madrid es palpable: cada vez más alumnos, dinero, suelo público… en la escuela privada concertada.

9. Revisión de los decretos de derechos y deberes para favorecer un ambiente de estudio y disciplina en las aulas. Mano dura… la realidad social ha cambiado, los problemas en las aulas también y las soluciones… las de siempre, mano dura, que con eso se arregla todo, y que participen menos, que ya está bien de tonterías.

10. Puesta en marcha de planes de fomento de la convivencia y prevención de la violencia en las aulas, que estarán funcionando antes del 31 de marzo de 2006. Pues eso, mayores castigos, más expulsiones, más segregación… como dicen en Estados Unidos, apostar por la “vía de la prisión desde la Escuela” en vez de “la vía de Harvard” .

11. Implantación y desarrollo de una carrera docente de compromiso con los profesores y equipos directivos. Más poder para el director del centro y menos democracia… supresión del modelo actual de Consejos Escolares.

Hay que reconocer que algunos pactan de una forma muy especial y que otros no se enteran de nada… ¡queremos un pacto, necesitamos un pacto!

Sin emabrgo, con los políticos que tenemos es muy difícil, pero al menos, podían habernos tenido en cuenta también a los demás: sindicatos, Movimientos de Renovación Pedagógica, Asociaciones Profesionales… y no sólo a los manifestantes de la cruzada neoliberal y cristiana, por muchos que sean. Por cierto, nosotros somos muchos más, pero los que nos representan o antes lo hacían, no se enteran de nada, vamos, como que no existimos.

Que razón tiene José Antonio Marina: necesitamos un pacto civil por la Educación, que estos políticos nos la van a destrozar del todo.

Información detallada en EL PAÍS y EL MUNDO, por comparar, claro.

El desdén de los alumnos

Vicente Verdú analiza en el artículo publicado en El País el pasado 18 de noviembre el fracaso de las reformas educativas que no se planteen porqué los alumnos no se esfuerzan, no se interesan o no valoran lo que se les propone desde la Escuela. Es un fenómeno occidental que trae de cabeza a los políticos que no acaban de comprender los cambios culturales que afectan, de qué manera, a la juventud y que van muy por delante de la propia cultura política identificada como la “aceptable”.

Un artículo recomendable que puedes leer íntegramente aquí.

El ejemplo de Finlandia

Finlandia tiene uno de los sistemas educativos mejores del mundo. El profesorado está altamente valorado por la sociedad. El acceso a la profesión docente es difícil y exigente. Una vez en la Escuela, evaluaciones independientes miden la calidad de la enseñanza de los profesores a la vez que la propia Escuela se encarga de su formación continua. Igualito que aquí.
Más información aquí

Respuesta a la publicación del ránking

La Asociación Madrileña de Orientación y Psicopedagogía ha publicado una nota de prensa en relación a la publicación en la prensa de los resultados de la prueba efectuada por la Consejería de Educación en los centros escolares de la Comunidad de Madrid.
Critica el diseño de la prueba, la ausencia de estándares – como los recogidos en el informe PISA de la OCDE – la difusión de los resultados, el desprestigio de la Escuela Pública y la utilización de los orientadores como aplicadores de la misma.
No tiene desperdicio… pinchad AQUÍ para leer el comunicado completo. ¡Merece la pena!

Los 100 mejores

La Consejería de Educación, con la inestimable ayuda de los medios de comunicación, ha difundido el resultado de las pruebas realizadas a finales del curso pasado. Nos aseguraron que su fin era conocer el rendimiento académico del alumnado de cada centro para después tomar medidas que pudieran paliar posibles carencias.
Nos aseguraron que la prueba era anónima y que después se devolvería a cada centro los resultados obtenidos.
La publicación en la prensa del ranking de los 10o mejores centros -y luego del resto hasta completar la totalidad- no ha hecho sino confirmar las sospechas que teníamos algunos de que el fin era otro, ni más ni menos, que el de evidenciar la situación de cada centro respecto a los demás, sin incorporar en dicho análisis ningún factor corrector, como la situación socioeconómica del centro, el número de alumnos con necesidades educativas especiales que escolariza, el número de inmigrantes, por citar algunos.
Lejos de aplicar estándares como hace el informe PISA -al que por cierto, la Comunidad de Madrid no se incorpora para su análisis- la Consejería saca a la opinión pública la lista como si de la clasificación de una maratón se tratara, sin aplicar factores de corrección y sin arbitrar ni una sola medida que ayude a mejorar los resultados obtenidos.
Si el diseño de la prueba era cuestionable -no evalúa competencias básicas- la publicación destapa el fin: el desprestigio de la Escuela Pública, el de sus profesores y profesoras, de modo que socialmente se cree una corriente de opinión a favor de la red concertada y privada… y la poca vergüenza de una Consejería que sabemos para dónde mira.

Examen en Madrid

El pasado 10 de mayo la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid realizó una prueba “diagnóstica” al alumnado de 6º de Primaria de todos los centros educativos públicos y concertados. La prueba ha sido cuestionada por algunos sectores de la comunidad educativa ya que difícilmente, al realizarse en 6º de Primaria, va a servir para poner remedio a los posibles problemas que encuentre entre el alumnado.

La prueba, tal y como está diseñada, ha sido rechazada por la Asociación Madrileña de Orientación y Psicopedagogía, así como los principales sindicatos educativos, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos “Giner de los Ríos”, la Plataforma para la Defensa de la Escuela Pública…

Mucho nos tememos que la prueba tenga la finalidad de calificar y clasificar a los centros, los alumnos y al profesorado, para establecer una especia de “ranking” de centros que es absolutamente inadmisible.

CON RELACIÓN A LA PRUEBA DE EVALUACIÓN LLEVADA CABO POR LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN DE LA CM CON EL ALUMNADO DE 6º DE PRIMARIA DESARROLLADA EL PASADO DÍA 10 DE MAYO, LA JUNTA DIRECTIVA DE LA AMOP (Asociación Madrileña de Orientación y Psicopedagogía) HA APROBADO EL SIGUIENTE COMUNICADO:

  1. Estar conforme con que, dentro del proceso de la educación obligatoria, las Administraciones Educativas competentes, puedan desarrollar pruebas de carácter diagnóstico.
  1. Que dichas pruebas no deben tener, en ningún caso, un carácter calificador ni clasificador del alumnado ni de los centros.
  1. Que tienen que tener como objetivo principal el conocimiento de los desajustes y problemas de aprendizaje del alumnado con el objeto de poner los medios y apoyos oportunos para su recuperación satisfactoria.
  1. Que tienen que estar enmarcadas dentro del proceso de evaluación continua y formativa del alumnado y tener en cuenta el principio de atención a la diversidad y el punto de partida de aprendizaje en que se encuentren los alumnos.
  1. Que realizar dichas pruebas al final de una etapa educativa, cuando los alumnos y alumnas marcharán a distintos centros, puede dificultar el seguimiento y apoyo de los mismos.
  1. Que dichas pruebas deberían incorporarse en el sistema mucho antes (tercero o cuarto de Primaria) cuando existen posibilidades reales de poner los remedios oportunos.
  1. Que, en consecuencia, en aquellos centros que por su contexto social, se perciban especiales carencias, se doten de los medios y recursos convenientes para que dicha compensación pueda realizarse de una forma efectiva.
  1. Que en ningún caso sirvan estas pruebas para calificar o desarrollar juicios de valor sobre el profesorado pues, a parte de tener sus propios sistemas de control tales como la inspección educativa, debe tenerse en cuenta el contexto social en el que desarrollan su trabajo.
  1. Pensamos que el objetivo de la prueba realizada el pasado día 10 de mayo se ha presentado de una forma confusa sin tener en cuenta el para qué de la misma ni las acciones a emprender desde ella, no ha habido una información conveniente a las familias ni al profesorado… todo la cual ha generado un grave desconcierto en la comunidad educativa que con esta prueba también se ha sentido juzgada.
  1. No contribuye a la buena imagen del rol del Orientador el que sea percibido por las alumnas y alumnos como administrador de pruebas. Al final, Orientadores y Orientadoras pueden acabar siendo vistos por el alumnado y sus familias como agentes controladores y fiscalizadores, en lugar de percibir en ellos y ellas su función propia de apoyo y ayuda.

Madrid, a 12 de abril de 2005

La inmigración en las aulas

El diario EL PAÍS en su edición del domingo 17 de abril, en un reportaje firmado por Beatriz Lucas, da cuenta de la situación del alumnado inmigrante en la Comunidad de Madrid. Según el reportaje, en la Comunidad de Madrid se escolarizan más de 93.000 alumnos y alumnas extranjeros lo que supone un 25% del total de España. De estos alumnos, casi el 70% está en centros públicos mientras el resto se escolariza en centros concertados.

Estas cifras, dadas por buenas por el Consejero de Educación Luis Peral, reflejan el desequilibrio en la escolarización del alumnado inmigrante entre los centros educativos sostenidos con fondos públicos sin que las comisiones de escolarización -organismos que velan por la correcta escolarización y distribución del alumnado- se muestren eficaces en arreglarlo ya que existe, por encima de toda consideración “la libertad de elección de los padres”.
Esta doctrina del Partido Popular respecto a la escolarización del alumnado inmigrante -también con los alumnos con necesidades educativas especiales- pone por encima de toda consideración el derecho de las familias a elegir centro, esto es, el desprestigio encubierto de la Escuela Pública que sin los medios adecuados y con un alto porcentaje de alumnado inmigrante o con n.e.e. tiene dificultades para afrontar los retos que supone el trabajo en aulas de alta diversidad.

Porque lo que está detrás de estas cifras son el escaso apoyo recibido por la Consejería de Educación en recursos humanos y materiales para trabajar en estos contextos educativos diversos y relativamente nuevos con un alto porcentaje de inmigrantes, con alumnado con otras n.e.e., en suma, con alumnado que tiene diversas motivaciones, intereses y capacidades. Luego dirán que la Escuela Pública responde mal a los retos educativos actuales, que los resultados del alumnado en evaluaciones externas son bajos, etcétera, sin poner en relación los medios empleados para tal fin y las situaciones socioeducativas que se dan en cada centro. Por su parte, los centros concertados, y no digamos los privados, gozan de una imagen que les configura como centros de enorme prestigio social, en los cuales los alumnos obtienen mejores resultados y reciben una mejor formación. Al desprestigio de lo público se vincula el prestigio de lo privado. Sin comentarios.

Si realmente importara el tema de la inmigración, si realmente quisiéramos que el alumnado inmigrante tuviera la mejor educación junto al resto del alumnado hay que apostar por escolarizarlo en ambas redes, la pública y la concertada, de forma equilibrada y dotar de profesorado especializado y recursos materiales a los centros, disminuir la ratio en las aulas y facilitar la organización de las mismas de manera flexible y adaptada a las necesidades de todos los alumnos, sean inmigrantes o no.

Mientras no sea así, la Escuela Pública seguirá encontrando enormes dificultades para salir con éxito de esta empresa y competirá en desigualdad de condiciones con los centros concertados.

¿A quién beneficia esto?

Artículo completo de El País pinchando aquí