[A Golpe de Timbre #12] La Escuela Pública debe garantizar la mejor Educación con Cecilia Salazar

En este nuevo episodio de Agolpe de Timbre entrevistamos a Cecilia Salazar, una profesora de Secundaria de la especialidad de Filosofía, y actual diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid. Se involucró en las reivindicaciones de la Marea Verde en la Comunidad de Madrid en el año 2011 cuando la Escuela Pública sufrió los mayores ataques y recortes de su historia. Recordemos a Esperanza Aguirre hablar de lo vagos que éramos los profesores porque sólo trabajábamos unas pocas horas de clase o cómo se puso en duda que el aumento de horas de clase fuera a afectar a la calidad de la enseñanza. En este blog hablé en su día del tema y ahora ante la proximidad de las elecciones generales de España, he querido conversar sobre ella sobre los temas educativos que, a mi juicio, no están resueltos. Anteriormente a las pasadas elecciones publiqué este artículo; hoy quiero hacerlo de forma distinta, conversando con alguien que lleva treinta años dando clase. Vais a ver qué diferentes son las palabras huecas de los políticos profesionales de las de compañeros que se meten a la política para servir a la comunidad y buscar el bien común.

La Escuela Pública debe garantizar la mejor Educación

En la entrevista repasamos la situación actual de la Educación desde la cercanía de haber sido profesora hasta hace seis meses. Existe una doble red educativa sostenida con fondos públicos en la que la Escuela Pública está siendo condenada a ser marginal y la concertada es, en muchos lugares, un lucrativo negocio. Desgraciadamente, está en juego el derecho a la Educación en estos momentos. Sin duda alguna, Cecilia confirma la apuesta de Podemos por una Escuela Pública con todos los medios y los mejores profesores para que se ofrezca la mejor Educación posible. Esto supone dotar de inversiones a la Escuela Pública que ahora no tiene de modo que ninguna familia tenga la necesidad de buscar otra oferta educativa.

Hablamos del papel de la Educación como garantía de la igualdad de oportunidades, de la posibilidad de ascenso social que permite la Escuela Pública a quienes de otra manera no podrían aspirar a nada y de cómo se incumple la ley actual con los conciertos educativos. Podemos defiende una escuela inclusiva, laica que forme a los ciudadanos para que desarrollen sus proyectos de vida de forma crítica. No se puede garantizar la igualdad de oportunidades sin contar con todo el profesorado necesario, y especialmente, el profesorado especializado en la atención a la diversidad que ha sido recortado de forma drástica en los últimos años. Tampoco se cumplen las ratios con estos alumnos. Se han suprimido profesores, horas de laboratorios, horas de desdobles de asignaturas y horas de coordinación. Otra de las barbaridades a cambiar: la no sustitución de las bajas hasta que no pasan dos semanas.

La LOMCE, una ley segregadora y neoliberal

Una de las primeras medidas que se tomarían en Educación si Podemos llega a formar gobierno es la derogación progresiva de la LOMCE, de forma que se arbitre un sistema de participación de la comunidad educativa para elaborar una ley de consenso. No se puede esperar un pacto educativo entre partidos porque las ideologías de unos y otros son radicalmente distintas. Por ello, que sean los actores de la Educación, profesorado, familia, asociaciones, sindicatos quienes formen un pacto que permita elaborar una ley educativa al margen de partidos. Cecilia lo tiene claro: la Educación es demasiado importante como para dejarla en manos de los políticos. Igualmente, se muestra en contra del sistema de evaluaciones estandarizadas externas que restan valor al trabajo del profesorado y establecen ranking de centros, además de no facilitar el acceso a la titulación del alumnado. Si a esto le unimos la dotación presupuestaria en función de los resultados, tanto para los centros como para los profesores, estamos en el corazón de una ley neoliberal e individualista, que busca la segregación y selección de alumnado eliminando la igualdad de oportunidades.

Educación laica, sin matices

Hablamos sobre el papel de la religión y la respuesta es clara: debe estar fuera de la Escuela. Es un tema de fe, es un asunto privado y la Escuela no es el lugar para el adoctrinamiento religioso. El paso actual de la religión desaparecería en el caso de poder cambiar la actual ley de Educación.

Los equipos docentes son la clave de la enseñanza en el S.XXI

Respecto al papel del profesorado en la Educación, su formación inicial y continua, así como la carrera profesional, está en contra del actual sistema de formación del profesorado basado en los cursos online y el foco exclusivo en el bilingüismo, olvidando otros aspectos esenciales. Urge una actualización metodológica del profesorado y un sistema de formación de profesores que tenga en cuenta a los equipos docentes como principales actores ya que el acto educativo es un acto colectivo. Reivindica que dentro del horario de trabajo haya espacios para la actualización docente.

Hay que cumplir la ley. Los conciertos educativos

Las leyes actuales no se cumplen a la hora de escolarizar alumnado con necesidades educativas especiales, alumnado inmigrante o alumnado en situación de riesgo social entre la Escuela Pública y la concertada. La Escuela Pública lleva el peso mayoritario en la escolarización de estos alumnos lo que hace que muchas familias escojan la escuela concertada para no estar en centros con alta diversidad. Las Comisiones de Escolarización incumplen la ley día a día, algo inadmisible que debe cambiar. Estamos asistiendo a la creación de centros gueto con enormes dificultades para poder enseñar de forma adecuada.

Por otra parte, el modelo actual permite a las direcciones de los centros el cobro de cuotas voluntarias que son obligatorias, cuotas que muchas familias no podrán pagar, funcionando de hecho como un sistema de selección previa del alumnado, algo prohibido por la ley. Cecilia y Podemos plantean la revisión de los conciertos educativos para que éstos existan sólo donde la oferta pública no llega. Además, muchos centros concertados hacen un control ideológico en la selección del profesorado, algo que es inadmisible. Debería existir un sistema de acceso a estos centros que fuera transparente y en el que la ideología no tuviera ningún peso, exclusivamente los méritos docentes.

Puedes consultar el programa electoral de Podemos aquí y el análisis de los programas de todos los partidos que se presentan a las elecciones en la web de Poletika en este enlace.

La sintonía del episodio es de los rusos Distemper con 3 minutes on summertime y Melanie Ungar pone la música al podcast. Como siempre, la música libre mejor en jamendo.com.

Recuerda que si te gusta el podcast, tenemos un canal en ivoox y en iTunes para que te hagas seguidor.

¡Que lo disfrutes!

Si prefieres escuchar o descargar el episodio desde la radioteca de Radialistas, haz clic en el banner de aquí abajo.

Somos unos ingenuos


Muchas personas que nos dedicamos a la Educación pensábamos que podíamos cambiar el mundo. Hoy creo que no es cierto, que tan solo cambiamos a personas, influimos en ellas, las dejamos un poso, las ayudamos en el mejor de los casos o, en ocasiones, las hacemos daño. 

Muchos profesores tenemos idearios igualitarios, de justicia o de equidad e intentamos transmitir esos valores desde nuestra práctica diaria. La Escuela Pública es garante de esos ideales, es la única, al tratarse de un servicio público, que no discrimina a nadie. Es una garantía democrática, es la garantía de que una sociedad será más igualitaria, menos desigual, más feliz. No hay criterios mercantiles ni tampoco ideológicos en el acceso a la Escuela Pública.  De todos, para todos. 

Paseando con la bici esta mañana he estado en el Parque Regional del Guadarrama, en su curso medio. Un bosque de ribera magnífico pero ocupado, en más del 90%, por un campo de golf y una lujosa urbanización. Ambas privadas. Las élites jugaban al golf tranquilamente y disfrutaban de un entorno privilegiado separados del resto del mundo por una valla metálica. Los ciudadanos no podemos disfrutar de ese entorno si no es pagando la cuota de socio del exclusivo club de golf. Por cierto, un club construido en terreno público gracias a una recalificación urbanística.

Las élites políticas, económicas y sociales no tienen interés alguno en que la sociedad cambie, no están dispuestas a perder sus privilegios, sus enormes privilegios. No seamos ingenuos, para que existan los privilegiados, la población tiene que ignorar su existencia e interiorizar como naturales las desigualdades;  la ciudadanía tiene que estar distraída en otros asuntos;  para perpetuar los privilegios, las élites necesitan de la educación, es un instrumento clave.

Los sucesivos gobiernos de España desde la transición, tanto del PSOE y como del PP, jamás han tocado los privilegios educativos de las escuelas privadas. Ambos partidos han incumplido de forma sistemática la LODE, que ya era una concesión, que establecía que sólo se podría concertar centros educativos donde no hubiera Escuela Pública. La educación pública llegó con retraso a España y, tras la llegada de la democracia, nadie iba a decir a la Iglesia, principal empresa educativa privada, lo que tenía que hacer, faltaría más. Los sucesivos gobiernos del bipartidismo no han movido un dedo para hacer cumplir las leyes que regulan la escolarización de alumnado con necesidades educativas especiales o compensación educativa. Ni se han aplicado las leyes de gestión de centros. Sin embargo, sí se ha permitido el cobro ilegal de cuotas a las familias o se ha permitido hacer del ideario propio una excusa para hacer proselitismo o incluso propagar valores contrarios a la propia Constitución, perpetuando una ideología que justifique la desigualdad. Es su negocio, eso sí, pagado con el dinero de todos los ciudadanos.

Somos unos ingenuos. Las élites no van a la Escuela Pública ni falta que les hace. Desde las más altas instancias del Estado hasta las más bajas, lo tienen claro: mejor la privada. ¡Qué enternecedor resulta ver las imágenes del primer día de clase de los hijos de los Reyes de España en su colegio privado! Si para mantener una educación que forme a los hijos de las élites hay que regalar suelo, cambiar las leyes, recortar en profesorado y presupuesto en la Escuela Pública, desprestigiarla públicamente o permitir la segregación por sexo, pues se hace. Es la política, idiota.

Somos unos ingenuos pensando que el hecho de que intentemos ser mejores profesionales en la Escuela Pública pueda cambiar esta situación. No es suficiente. Es imprescindible que sólo trabajen en la Pública los mejores profesionales, que estén evaluados y bien pagados. Pero además, debe existir un compromiso del Estado para que la Escuela Pública sea la mejor dotada, la que tenga los mejores recursos humanos y materiales y esté sufragada íntegramente por el Estado sin concesiones. Lo demás, no sirve. 

A las élites les interesa una Escuela Pública mediocre, con profesionales desmotivados, alumnado diverso y pocos recursos. Una Escuela Pública que no aprecie el valor que tiene en sí misma y que esté sobrecargada de trabajo. Es el mejor argumento para su desprestigio. No la van a suprimir, es perfecta tal y como está. El hecho de que haya algunas excelentes experiencias será el mejor argumento para decir que la apoyan desde sus despachos en las Consejerias de Educación.  Se notaria demasiado si el ataque fuera frontal, aunque algunos políticos no tienen pelos en la lengua para hablar mal de lo publico, aunque lleven años beneficiándose precisamente de su condición de funcionarios. Otros simplemente, acuden a lo publico cuando ven peligrar sus propias vidas, como esa política que tras sufrir un accidente de tráfico fue atendida en el hospital público que ahora quiere privatizar. 

Somos unos ingenuos, de verdad. El día que vea una apuesta por la Escuela Pública sin matices, entonces empezaré a creerme que la Educación quizás pueda hacer del mundo un lugar mejor para vivir.

PD. Excelentes profesionales trabajan en la escuela privada. Tienen todo mi reconocimiento y admiración. Tengo amigos, familiares y conocidos en la escuela privada y eso no desmerece su trabajo en modo alguno. Al contrario, son un ejemplo de buen hacer y de profesionalidad. Esta entrada NO va de ellos, naturalmente.

¿De tod@s para Tod@s? Trailer

Hoy os traigo un trailer del documental De tod@s para tod@s realizado por la Cooperativa Audiovisual Booooo mediante crowdfunding. Este proyecto promueve el debate sobre los servicios públicos esenciales en España, entre los cuales destaca la Educación. En el documental, se han entrevistado a personalidades del mundo educativo como directores de instituto, profesores universitarios, catedráticos… que han estado ajenas al debate sobre la reforma de la LOMCE ya que el actual Gobierno no ha consultado a nadie, bueno, a la Conferencia Episcopal sí, para elaborar la reforma educativa.

¿De tod@s y para tod@s? se plantea, en medio de tanta sutileza, si el problema educativo no será un poco más complejo y opta por preguntar a quienes ejercen la enseñanza y a quienes han estudiado la educación en nuestro país. Buscamos a través del debate con expertos educativos de diferente signo, una aproximación matizada y un poco más profunda al problema de la educación en España.

Este es el trailer, interesantísimo. Por fin alguien da voz a parte de los protagonistas de la Educación.

¿De tod@s para tod@s? Documental Trailer from booooo on Vimeo.

Para ver el documental entero, pincha aquí.

Razones para una huelga

20121111-170815.jpg

Ya he hablado en este blog de la desastrosa política educativa de este Gobierno y de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. No he hablado, sin embargo, de la desastrosa política en general que condena a los ciudadanos a soportar las consecuencias de la monumental estafa inmobiliaria que estamos padeciendo. Una estafa en la que políticos y banqueros son los máximos responsables. Una estafa, amparada por las autoridades comunitarias, que condena a los ciudadanos a padecer los recortes más duros de la Democracia y a prescindir de servicios públicos que han costado décadas poner en pie.
Por esto, simplemente por esto, el 14 de noviembre me sumaré a la huelga general convocada por los sindicatos en contra de la política de recortes del Gobierno.
No hay más razones, sobran. Desahucios, recortes inadmisibles en Sanidad y Educacion, en Servicios Sociales, Cooperación, etc… nos llevan al desastre.
No va a quedar nada.
No quiero vivir en un país en los que sólo los que puedan pagar tengan servicios de calidad. Quiero que los servicios públicos pagados con nuestros impuestos sean de calidad y universales. Pero algunos no quieren que esto sea así.
Porque tengo dos hijas que vivirían en un mundo peor que el mío; porque tengo alumnos a los que tengo que trasmitir la ilusión de un mundo mejor; porque tengo todavía conciencia de que podemos vivir mejor… por eso, sólo por eso, voy a hacer huelga.
No me importa lo que hagan los demás. Sólo me importa lo que voy a hacer yo.

¿Y tú, vas a hacer huelga?

¡Así no!

 

Señor Ministro de Educación:

Soy un profesor de Secundaria de un centro público de Madrid. Observo con estupefacción las medidas que está impulsando para “reformar” el sistema educativo. Quiero manifestar, como ya han hecho muchos profesionales de toda condición, mi rechazo más absoluto, mi repulsa y mi indignación cívica ya que tengo pocas formas democráticas de expresar mi opinión y mi blog, afortunadamente, es una de ellas.

No espero que lea esta carta, ni espero que tenga incomodidad alguna ya que debe estar curtido en estas lides, son unas cuantas ya las cartas que le han escrito y usted ni si quiera tiene a bien comparecer en el Parlamento o ante los medios de comunicación para responder en una rueda de prensa sin censura.

Coincido con usted en que el sistema educativo necesita cambios urgentes, los profesores somos quiénes más los llevamos demandando. Pero esos cambios, no son cambios ideológicos para imponer un modelo de sociedad que excluye a buena parte de ella, sino que más bien, son cambios que permitan, de una vez, dignificar nuestro trabajo, aportarnos medios y estabilidad, y, especialmente, atender a los problemas reales del sistema educativo: el elevado fracaso escolar y abandono temprano, la rigidez organizativa del sistema, la escasa motivación del profesorado y alumnado, la alarmante falta de medios humanos y materiales, el uso de metodologías obsoletas y la falta de apoyo decidido de la administración por sus sistema escolar. Hay más problemas, pero con avanzar en la solución de los anteriores, el paso hacia delante sería enorme.

Sin embargo, en su Ministerio proponen como soluciones a los problemas del sistema educativo una batería de medidas que nos retrotrae directamente a la escuela franquista: el aumento de ratios en las aulas; la supresión de profesorado interino; la no sustitución de profesores enfermos durante menos de diez días; la educación basada en segregación por sexos; la supresión de Educación para la Ciudadanía y su sustitución por otra materia de contenido ideológico y del agrado de la Iglesia; el aumento de horas de clase del profesorado; la falta de consideración de etapa educativa de Educación Infantil con la supresión de apoyos y eliminación de los requisitos mínimos para abrir un centro educativo en esa etapa; las reválidas en Primaria, Secundaria y Bachillerato; la selección del alumnado desde antes de acabar la educación obligatoria; la disminución de becas y el aumento de exigencias para obtenerlasla supresión de optatividad e itinerarios en ESO y Bachillerato; la supresión de la Selectividad porque entran demasiados alumnos a la Universidad…

Alguna medida me habré dejado, desde luego, pero le aseguro que cualquier profesor europeo se llevaría las manos a la cabeza ante la cantidad de despropósitos que su departamento ha legislado (o tiene la intención de hacerlo) en tan poco tiempo. Ahora se entiende porqué no quisieron firmar el pacto educativo con el principal partido de la oposición cuando éste planteó reformar el sistema. Los ciudadanos europeos dudo que permitieran en sus países un ataque tan frontal y brutal contra el sistema educativo como el que se está llevando a cabo en España bajo la excusa de la crisis. Con las cosas de comer no se juega.

Todos los expertos dicen que para salir de la crisis un país debe acometer una fuerte inversión en Educación, Investigación y Desarrollo. En España, lejos de invertir, desmantelamos la Educación y la baja inversión en I+D deja a la ciencia estancada.

Soy un educador vocacional que mañana comenzará el nuevo curso escolar con menos ilusión que nunca pero que desarrollará su trabajo con la máxima profesionalidad posible. Mi indignación no puede restar un ápice de profesionalidad porque delante de mi están alumnos y sus familias. Desarrollaré mi trabajo en las peores condiciones que haya tenido desde hace muchos años, tantos que ya no recuerdo. La calidad educativa será cada día menor porque los milagros no existen y  no se pueda hacer más con menos. Ni la profesionalidad ni la vocación pueden suplir las medidas estructurales que condenan al sistema educativo. Lo siento, Sr. Ministro, no me siento en absoluto culpable de los desatinos que sus “reformas” van a provocar.

Algún día, los ciudadanos le pediremos cuentas de forma democrática, y no sólo con nuestro voto. Mientras llega ese momento, le digo que así no podemos avanzar hacia ningún lado. Así no podemos preparar a nuestros alumnos para el S.XXI, así no podemos construir una sociedad basada en valores democráticos. No cuente conmigo.

¡Así no!

Imagen: NO bajo Licencia CC

La Educación lo es todo (o era)

Ayer hubo en España la primera Jornada Estatal de Huelga de la Enseñanza Pública contra los recortes del Ministro de Educación, el Sr. Wert. A propósito de las valoraciones del seguimiento de la huelga que ha hecho el propio Ministerio de Educación, Iñaki Gabilondo, el veterano periodista de la Cadena Ser, nos aporta su visión en su videoblog con un comentario excepcional: Orden de prioridades. Desde luego, no se puede decir mejor lo que muchos pensamos.

Amplía el vídeo para verlo mejor.