La educación para la igualdad es innegociable

Escucho en la radio que en la última década, más de 500 niños han quedado huérfanos por el asesinato de sus madres. Un problema social derivado de uno más profundo y preocupante: la violencia contra las mujeres. Una violencia que es el resultado de una sociedad machista que perpetúa unos valores de dominación, de privilegio, de superioridad. No descubro nada nuevo: nuestra sociedad es patriarcal y, además, machista.

A las mujeres se les asesina por ser mujeres. Cobran menos por ser mujeres. Se les discrimina por ser mujeres. Se les impone un canon de belleza determinado, determinado por los hombres. Pero esto no es por casualidad. Hay unos valores sociales que se transmiten, que se adoptan como válidos y que desembocan en asesinatos de mujeres. Un problema social de enorme magnitud que, sin embargo, no se ve reflejado en el tratamiento informativo que siga hablando de “mujeres muertas” como si el hecho no tuviera nada que ver con la causa de la muerte. “Muertas por sus parejas” a lo sumo. Algunos siguen hablando de violencia doméstica, como si el hecho de matar fuera algo inherente al domicilio de una pareja. No señores, asesinatos, sin matices. ¿Recordáis los tiempos de ETA? La violencia machista ha asesinado más mujeres que los asesinos de ETA. Sin comentarios.

Los adolescentes ya ejercen violencia de género

No soy experto en violencia machista pero sí que llevo observando desde hace unos años en los adolescentes del instituto cómo los valores que justifican y amparan esta violencia se expanden peligrosamente. Observo atónito como aumentan las  relaciones de pareja asimétricas, donde los chicos ejercen violencia contra sus parejas por el hecho de ser mujeres. A imagen y semenjanza de sus mayores, esta violencia sutil comienza controlando el móvil, controlando el WhatsApp, las entradas y salidas de casa, la ropa que visten, el tiempo que pasan con sus amigas, las miradas que hacen a otros chicos diferentes a ellos… las chicas son de los chicos, les pertencen. Ellos son celosos por amor; ellos son controladores por amor; ellos les amenazan por amor; ellos les pegan por amor… Adolescentes y jóvenes que actúan como los mayores. ¿Acaso los mayores maltratadores no han sido antes jóvenes?

Eduquemos en la Escuela

En la Escuela tenemos la responsabilidad de formar a los cidadadanos del futuro. A mi me gusta más pensar que educamos personas, que transmitimos valores, que hacemos que cada uno saque lo mejor de sí mismo, a pesar de lo difícil que es y de que compartimos la responsabilidad con la familia y la sociedad. Por eso la educación para la igualdad debe estar presente en la Escuela. La igualdad es un objetivo educativo irrenunciable, un contenido que debe enseñarse practicándolo y vivenciándolo, al menos en la Escuela. Presente en los planes de acción tutorial, pero con la colaboración especializada de técnicas de igualdad, porque los profesores de la Escuela no estamos preparados, no tenemos una formación específica para abordarlo, lamentablemente. Sí podemos reflexionar juntos sobre el tema, pedir ayuda, abordarlo en tutorías y visibilizar la igualdad. Además, participar con gestos de denuncia y solidaridad con cada asesinato. Debemos hacer presente el rechazo, en el día a día. 

Es importantatisimo fomentar la convivencia positiva, basada en la igualdad, en el respeto, en la aceptación de la diferencia. Eso es algo que no se enseña con unos apuntes. Se transmite, se educa con acciones concretas. Por eso los planes de convivencia son imprescindibles.

En mi instituto contamos con las técnicas de Igualdad del Ayuntamiento de Fuenlabrada para desarrollar actividades específicas de prevención de la violencia de género, de educación en igualdad y de orientación profesional sin sesgo de género. Somos afortunados pero dependemos del recurso externo, de su disponibilidad y capacidad de intervención, que no es siempre la que quisiéramos. 

Algunas claves

¿Por qué no hay una estrategia nacional de educación para la igualdad? ¿Por que no hay subvenciones a asociaciones que desarrollan programas de educación en igualdad? ¿Por qué no hay un cambio drástico en la formación del profesorado que contemple la educación en igualdad? ¿Por qué no incluímos en el Plan de Acción Tutorial a la educación en igualdad como uno de los ejes? La respuesta a estas preguntas nos da claves de actuación.

Os dejo una presentación de Cristina Mora, técnica de Igualdad del Ayuntamiento de Fuenlabrada. La usamos en tutorías con los mayores, es un excelente material de trabajo en el aula. También podéis echar un vistazo a los recursos que usamos en mi centro en tutorías, que están en mi blog Busca Tu Camino

¿Y nadie le cortará las…alas?

Un imán saudí ha explicado en la televisión libanesa cómo pegar a la mujer, eso sí con un cepillo de dientes para no pasarse. Lo he leído en 20 minutos y, qué decir, lo siento, pero soy muy intolerante con prácticas religiosas basadas en supuestas revelaciones de profetas. Simplemente son un delito. Frente a la barbarie, Derechos Humanos, educación y la justicia, toda la justicia, pero no la religiosa, sino la muy civilizada justicia inspirada en los Derechos Humanos.

El vídeo dichoso.

Estereotipos de mujer

705623.jpg

Lo he leído en 20 minutos del que tomo prestada la imagen: las revistas para adolescentes fomentan algunos estereotipos sexistas, según el estudio realizado por la Confederación de Consumidores y Usuarios de Madrid.

Según este estudio realizado con adolescentes de entre 11 y 16 años, las revistas transmiten un prototipo de mujer obsesionado por el cuidado del físico y por satisfacer sexualmente a los hombres:

El prototipo de mujer que proyectan estas revistas, según se desprende del análisis realizado, responde al de una mujer obsesionada por cuidar su físico y su imagen y preocupada por satisfacer sexualmente a los hombres. “La formación, el ocio, la cultura o el voluntariado son temas prácticamente inexistentes”.

El 24% de su contenido es publicidad, sin contar con los publireportajes, mientras que los cotilleos, las noticias y reportajes de famosos componen el 18% de su contenido.

Además, la autora del estudio, Inés Marín, denuncia el tipo de contenidos relacionados con la sexualidad:

“El problema es que estas revistas no tratan temas como la seguridad en las relaciones sexuales, la prevención de enfermedades de transmisión sexual” y, todo eso, unido un prototipo de mujer que presentan, “continuamente indagando en cómo conquistar al hombre y complacerle sexualmente”, hace que estas niñas reciban “una imagen discriminatoria de la mujer”.

Las revistas que han sido utilizadas para realizar el estudio han sido Nuevo Vale, Cosmopolitan, Ragazza, Bravo, Loka magazine, Super Pop, Star2 y You. La CECU se puso en contacto con la dirección de las revistas para ver si podían replantearse el enfoque pero ninguna respondió.

Como educador, como adulto y como padre de dos niñas me preocupa enormemente que bajo la libertad de prensa, que apoyo, se publiquen barbaridades y se trasmitan unos valores totalmente reprobables.

¿Cómo nos defendemos de ello?

P.D. Algunas píldoras encontradas en las web de algunas de las revistas estudiadas:

Cristina

Tercera entrega de la serie de Hernán Zin, Un día más con vida. Este capítulo habla de la vida de Cristina, una joven que malvive en las calles de Johannesburgo, una urbe de 7 millones de habitantes donde la violencia y la pobreza van de la mano. Cristina sufre la doble condición de víctima por ser pobre y por ser mujer, sin más ayuda que un centro de acogida para mujeres que viven en la calle.

Como los capítulos sobre Kibera y Calcuta la serie es un recurso para acercarnos a los olvidados del planeta, en este caso de Sudáfrica. Para el área de Ciencias Sociales o las tutorías.

Desnudas

desnudas

El viernes pasado vi en la televisión, concretamente en Cuatro, un programa llamado Desnudas. En él, el diseñador Juanjo Oliva ayuda a una mujer con una imagen de sí misma negativa a sacar partido de las cualidades de su propio cuerpo para que se sienta bella. Para ello, el diseñador recurre a profesionales de la moda y la imagen, así como a “pruebas” que le ayuden a tener una imagen de sí misma más ajustada a la realidad. El programa conecta con uno de los sentimientos básicos de todas las personas: necesitamos sentirnos a gusto con nosotros mismos, y la percepción que tenemos de nuestro propio cuerpo afecta notablemente. El lema del programa lo refleja de este modo: “para estar guapa sólo necesitas una cosa: sentir que lo eres”.

Desnudas parte de la base de que hay mujeres que no se gustan a sí mismas, que se ven feas, que no se aceptan por no acercarse a los cánones sociales vigentes. Indudablemente, en estos sentimientos los valores sociales predominantes influyen notablemente. Es por eso, que hay que hacer una labor que ayude a cambiar esas percepciones. En el programa parten de la percepción de la protagonista para contrastarla con la de extraños que contemplan una fotografía de todo su cuerpo en ropa interior pero sin mostrar la cara. Los comentarios de la gente normal recogidos en plena calle son muy positivos: cuerpo femenino, piernas bonitas, pechos femeninos y sensuales… estas opiniones grabadas se devuelven a la protagonista de la historia que no da crédito y se emociona. No es capaz de decirse a sí misma lo que otros dicen de ella. ¿Esa soy yo?

Luego, con la ayuda del diseñador, la corsetera, una maquilladora y un peluquero llegan los consejos prácticos que ayudan a realzar la figura ocultando aquello que no le gusta tanto, y potenciando lo demás, para acabar posando para un fotógrafo con poca ropa que le mostrará cómo puedes transformarte en otra persona.
No ha habido magia, sino el uso de elementos bastante accesibles hoy día, como ropa normal, lencería, peluquería y maquillaje, que con una orientación adecuada consiguen que la mujer se sienta guapa y femenina. Una belleza real sin recurrir a cirugías de ningún tipo. Sólo hay que creerlo.

Las opiniones de los demás, especialmente las personas significativas, y los valores sociales dominantes, por el influjo como modelos, influyen en la autoestima, es decir, en la percepción evaluativa que tenemos de nosotros mismos. Un entorno que valora y potencia la belleza basada en cánones rígidos y homogéneos, alejados de la diversidad y realidad de las personas, y cuya influencia es enorme, hace más mella en quienes tengan la autoestima más baja, aunque también lo hace en los demás. Porque el simple paso del tiempo, por ejemplo, o la aparición de la barriga cervecera (o curva de la felicidad como la llaman otros), ¿acaso no nos afectan en nuestra autoimagen? ¿nos aceptamos así, sin más? ¿necesitamos vernos y sentirnos bellos? Quien esté libre de estos problemas, que tire la primera piedra o me mande un correo.

Bonet (1994) en Sé amigo de ti mismo, expone los pilares de la autoestima:

  • Aprecio de uno mismo como persona, de sus logros, de sus valores
  • Aceptación tolerante de limitaciones, errores o debilidades de manera que no se hunde cuando pierde
  • Afecto hacia sí mismo, comprensión hacia sus sentimientos, su cuerpo…
  • Atención y cuidado de sus necesidades reales, las físicas, psíquicas o espirituales, dejando de lado las necesidades innecesarias creadas por la publicidad

Según Bonet, una persona con autoestima es capaz de aceptar sus errores, aunque no le gusten y quiera mejorar, o sacrificarse por otros o por una causa con la que se sienta identificada. Pero sobre todo, cuando se mira al espejo la persona que tiene delante le suscita sentimientos positivos. Tiene una sana autoestima. En el caso de la mujer del programa, evidentemente, no ocurre así. De hecho, “nunca se mira al espejo”. Su autoestima hace aguas por todas partes.
Hace algunos años que leí La sociedad neurótica de nuestro tiempo, de Karen Horney (1993). En él se analizan las condiciones culturales como elementos determinantes para crearnos unas forma de vivir neurótica: el afan de poder, el afán de la competencia, el afán de ser amado por encima de todo… pues bien, siguiendo el argumento de Horney, el culto desmesurado al cuerpo como valor cultural dominante nos influye a padecer una alta cuota de neurosis. Sólo así se explica el éxito de la Cirugía Estética o de los tratamientos para adelgazar. Dentro de este contexto social de culto al cuerpo y a la imagen, los expertos han descubierto una nueva patología: la llaman Vigorexia y sería el extremo opuesto a la anorexia y bulimia, algo así como una obsesión por la musculación y el culto corporal obsesivo.

Entre tanto, una empresa de cosmética, Dove, desarrolla una campaña publicitaria por la belleza real, y además patrocina el programa Desnudas. La empresa ha creado la Fundación Dove para la Autoestima para difundir los valores de la belleza real y ayudar a las mujeres a aceptarse como son para sentirse bellas. Lo he leído en el blog de Ariadna que analiza en este comentario los blogs proana (de chicas que fomentan la anorexia y se dan “consejos” para seguir adelante) que circulan por la web. Contrarestar la influencia de los cánones de belleza irreales es mucho más difícil de lo que parece. Todavía no hemos visto a ninguna mujer real anunicar a grandes marcas de perfumes, cosmética o automóviles, por poner un ejemplo. Rosa Pérez, en sentido figurado, no ha sido elegida por Chanel para ser imagen de marca.
Es curiosa la política de Cuatro. Hace meses programaron Supermodelo2006, un programa que ya critiqué en esta entrada por los valores que preconizaba, justo los contrarios que ahora dice defender. Hago memoria: “la belleza no está sólo en el interior” decía su lema. Me temo que es una cuestión de imagen y de negocio. El filón de la moda y del culto al cuerpo da para muchos “reality shows” y nadie está dispuesto a perder su parte de negocio traducido a cuota de pantalla.

BIBLIOGRAFÍA:

BONET, J-V. (1994). Sé amigo de ti mismo. Manual de atoestima. Santander: Sal Terrae

HORNEY, K. (1993). La personalidad neurótica de nuestro tiempo. Barcelona: Paidós.

Y van 62

Lo he leído hoy en El País: un hombre ha sido detenido por matar a su ex mujer a puñaladas. ¡Van 62 en lo que va de año en España, a pesar de la Ley contra la violencia de género!

mujer_oct06_2001.jpg

AMNISTÍA INTERNACIONAL habla de problema de salud pública, directamente y pida la participación de la gente para exigir a la Ministra de Sanidad más recursos y formación de los profesionales de las Salud Pública que atienden primeramente a las mujeres agredidas. Si quieres unirte a la petición pincha AQUI.

Sin embargo, está plaga no es excluvia de España. Amnistía ofrece estos datos:
Una de cada tres mujeres en el planeta ha sufrido abusos en algún momento de su vida a manos de agentes del Estado, miembros de su propia familia o conocidos.

La violencia en la familia es la primera causa de muerte y de minusvalía para muchas mujeres, por encima del cáncer y los accidentes de tráfico.

Se calcula que hay 60 millones de niñas menos en el mundo a causa de los abortos selectivos y los infanticidios.

En Estados Unidos el propio gobierno reconoce que la violencia en el ámbito familiar es la mayor amenaza para todas las mujeres, más que las violaciones, los atracos y los accidentes de tráfico juntos.

En Rusia, 14.000 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o parientes en 1999, pero el país no dispone aún de una ley sobre violencia en el ámbito familiar.

El 70 por ciento de las mujeres asesinadas en el mundo lo son a manos de sus parejas o exparejas.

La violencia en el ámbito familiar es la principal causa de muerte y discapacidad entre las mujeres de 16 a 44 años de edad.

El otro genocidio de Ruanda: 500.000 mujeres violadas. De ellas, muchas contrajeron el SIDA y no tienen acceso a medicamentos.

Informe sobre la atención sanitaria a las víctimas pdf1.PNG

Escucha la cuña de Amnistía Internacional sobre el tema.

[audio:http://www.victorcuevas.es/educadores21/wp-content/uploads/2006/11/radio_discriminacion.mp3]

[SWF]http://www.victorcuevas.es/educadores21/wp-content/uploads/2006/11/violencia_salud_468.swf, 468, 60[/SWF]

Modelos

Un 30 % de las modelos que desfilaron el año pasado en la Pasarela Cibeles de Madrid no lo harán esta próxima edición al no llegar al peso mínimo considerado saludable por la Organización Mundial de la Salud. En concreto, las modelos tenían la talla 34, según la noticia aparecida en EL MUNDO hoy, y no alcanzaban el mínimo saludable de índice de masa corporal.La Comunidad de Madrid se comprometió a tomar medidas el pasado año tras comprobar la extrema delgadez de algunas modelos en el anterior desfile. Un vistazo a la fotogalería de EL PAÍS nos servirá para ccomprobarlo.

Para más información sobre trastornos de la conducta alimentaria, este especial de EL MUNDO.

Por lo demás, sobran los comentarios y se echan de menos mayores acciones contundentes de este tipo y menos dinero público a cualquier iniciativa que promueva una cultura del cuerpo contraria a la saludable, física y psicológicamente.