[A Golpe de Timbre #15] Ser profesor merece la pena, con Víctor Barbero

Hace muchos años que sigo a Víctor Barbero en Twitter. Sé que es un apasionado de su trabajo como profesor de Informática en un IES de la Comunidad de Madrid, “un instituto de barrio” como dice en el programa. Hoy en A Golpe de Timbre conversamos sobre la actual ley educativa, la LOMCE, el papel de la música, su concepción de la enseñanza y el papel de la informática en la educación actual. Una conversación tranquila de una persona que rebosa optimismo y que se acuesta con la conciencia tranquila por el trabajo realizado.

Nuestro trabajo es vocacional

La enorme especialización en la formación inicial del docente de Secundaria no esconde la vocación necesaria para poder impartir clase. Como en la sanidad, no dejamos de formarnos nunca, dice Víctor. Sin embargo, la labor docente es por encima de todo vocacional, aunque eso suponga una profesionalidad necesaria y un compromiso con los alumnos fuera de toda duda. Como muchos docentes con los que hablo, Víctor siente que trabajar con sus alumnos es una suerte enorme.

Música e informática, necesarias en el S.XXI

Víctor Barbero es violonchelista. Inició su docencia tras dieciocho años de formación musical y la preparación de la oposición a Secundaria. Ha sido profesor de música y podíes ver los materiales de sus alumnos en este canal de Youtube. Víctor comparte el material que usa con sus alumnos para que otros puedan sacar provecho del mismo. “Todos deberíamos compartir el trabajo que hacemos con los alumnos” dice en la entrevista.  Víctor reivindica el papel de la educación musical, un papel marginal con la actual ley educativa que relega las artes obviando los benficios de las mismas en la formación de las personas. Resulta que tras unos años como profesor de música obtuvo la especialidad de Informática, que es la que actualmente imparte. Una doble faceta que es fascinante y que os animo a descubrir en su blog y en la entrevista. “Nuestros alumnos no pueden ser ajenos a la informática, es una competencia básica profesional en el mundo actual que todos deben aprender”. Sin embargo, critica la chapuza institucional para poner en marcha asignaturas como Tecnología, Programación y Robótica, en la Comunidad de Madrid con un curso exprés o la normativa que permite a los alumnos promocionar de curso sin que aprueben esta asignatura, en el colmo de los sinsentidos de la actual ley.

Ser profesor merece la pena, por nuestros alumnos

Sin duda la parte de la entrevista que más me ha gustado es cuando Víctor reivindica nuestro papel como profesores, a pesar de todo. A pesar de la LOMCE, de los recortes, de los medios escasos, el optimismo de Víctor es claro: “sacamos adelante a nuestros alumnos, les ponemos en el camino para ser ciudadanos, tener su proyecto personal… podemos sentirnos orgullosos” y concluye categórico que “nuestros alumnos se lo merecen”. Una defensa radical de nuestro trabajo.

Podéis seguir a Víctor Barbero en Twitter donde es @vicbarbero y también su página web con referencias a su trabajo.

Por su parte, Jordi Martí, en La Mirada Crítica, escribe una carta abierta al Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo en el que pide cosas imposibles en estos tiempos que corren: diálogo, consenso, transparencia y escucha, casi nada… ya sabéis al final del episodio encontraréis su carta. Por cierto, que nuestro ministro tiene Twitter. Puedes seguir a Jordi en Twitter donde es @xarxatic.

La sintonía del episodio es de los rusos Distemper con 3 minutes on summertime y Eracilon con su tema Cellenade pone la música del podcast. La sintonía de La Mirada Crítica es Rain Just Keeps Coming Down de Bruce H. McCosar. Podéis encontrar esta música en Jamendo.com música libre para todos.

Recuerda que si te gusta el podcast, tenemos un canal en ivoox y en iTunes en el que puedes suscribirte.

¡Que lo disfrutes!

[A golpe de timbre #6] ¿Por qué cuesta tanto ser profesor universitario en España? con Fernando Checa

Fernando Checa es un profesor universitario que lleva más de veinte años con la tiza y muchos de ellos con la Red. Ha pasado por universidades españolas como Alcalá de Henares, Pontificia de Salamanca, Europea de Madrid, la Politécnica de Madrid o la UNIR, donde imparte clase actualmente. Además, ha estado en universidades extranjeras en Malta, Colombia, Eslovaquia o en Ecuador, donde sigue trabajando.  Luchando por que le sea reconocido por la ANECA su condición de aspirante a profesor de la universidad pública, aúna la experiencia docente en educación superior con el trabajo en la empresa privada. En un momento de la entrevista se confiesa “mercenario de la tiza” muy a su pesar. En su tiempo libre, desarrolla su pasión por el Heavy Metal en Corsarios del Metal, un veterano programa en Radio Enlace de Madrid.
En la conversación repasamos cómo está la situación en la universidad española desde el punto de vista de los docentes y algunas de las perlas que nos deja son éstas:

Albert Einstein no podría dar clase en la universidad española

Hablando del sistema de acceso a la universidad, y de la ausencia de los mejores docentes en la misma ya que sigue primando la endogamia frente al mérito docente para ser profesor universitario.

Las universidades españolas no son punteras

La universidad española no tiene un nivel de innovación que permita generar Sillicon Valleys. No hay una formación que permita a los estudiantes desarrollar proyectos innovadores.

Precariedad, falta de financiación, masificación en las aulas

La otra cara de Bolonia y los recortes de la crisis, o cómo se hacen las cosas para dejar pasar la oportunidad de evolucionar y situar a la formación universitaria española entre la mejor de Occidente.

Os recomiendo que os paséis por su blog para conocer su trabajo y por Twitter para seguirle la pista en esta red social.

Hoy Jordi Martí, @xarxatic, con La mirada crítica, la sección de análisis educativo que no dejará indiferente a nadie, nos habla de qué es primero, la tecnología o la metodología. ¡No os la perdáis al final de la entrevista!

La sintonía del episodio es de los rusos Distemper con 3 minutes on summertime y el grupo KMO con Solución pone música al podcast. La sintonía de La mirada crítica es Rain Just Keeps Coming Down de Bruce H. McCosar.

Como siempre, la música libre mejor en jamendo.com.

Recuerda que si te gusta el podcast, tenemos un canal en ivoox y en iTunes para que te hagas seguidor.

¡Que lo disfrutes!

Si prefieres descargar o escuchar el podcast desde la Radioteca de Radialistas, usa el banner de aquí abajo.

[A golpe de timbre #4] Tecnología y Educación con Jordi Martí

En el presente episodio de A Golpe de Timbre entrevistamos a Jordi Martí, conocido por @xarxatic en las redes sociales. Conversamos sobre las modas tecnológicas, el papel de Internet en el desarrollo profesional de los docentes y cuál es el panorama actual de la educación. Algunas de las ideas que invitan al debate:

Mi claustro no es la Red

La tecnología no cambia la Escuela

Es necesario que en el aula estén sólo los mejores profesores

Puedes seguir el trabajo de Jordi Martí en su blog personal.

La sintonía del episodio es de los rusos Distemper con 3 minutes on summertime y el grupo Iluminata con Tot Acaba y tot comença pone música al podcast. Como siempre, la música libre mejor en jamendo.com.

Recuerda que si te gusta el podcast, tenemos un canal en ivoox y en iTunes para que te hagas seguidor.

¡Que lo disfrutes!

Puedes descargarte el podcast desde la Radioteca de Radialistas. Haz clic en la flecha del banner y lo tendrás en tu dispositivo.

¿Conectados en la Escuela?

20131007-211720.jpg

En el pasado mes de septiembre participé en el curso Educación Conectada: la Escuela en tiempos de redes del INTEF, en el seno de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en A Coruña. Un resumen con las aportaciones de todos los ponentes del curso podéis leerlo en el documento colgado en Slideshare pero, además, hemos confeccionado entre todos los participantes, un resumen del resumen, con pequeñas píldoras que condensan la importancia gestionar nuestra vida en la Red. Son las aportaciones, por orden de aparición, de Julen Iturbe (@juleniturbe), Urko Fernández (@tturktime), Charo Fernández (@yalocin), Víctor Cuevas (@vcuevas), Juan Sánchez Martos (@jsmartos), Lorena Fernández (@loretahur), David Álvarez (@balhisay), Tiscar Lara (@tiscar), Carlos Magro (@c_magro) y José Luis Cabello (@idocente).

No tengo ninguna duda de que la Escuela podría sobrevivir a los cambios sociales tan profundos que estamos viviendo haciendo pequeños cambios y reformas. Sin embargo, lo va a tener difícil. La Red está pegando fuerte.

La a Red, nuevo espacio social

Somos muchos los educadores conectados que trabajamos en Red con nuestros alumnos. Tenemos una Red personal y social de aprendizaje que nos permite formarnos en redes informales y formales yendo más allá de nuestros centros, de nuestro entornó más inmediato, haciendo posible un aprendizaje más expandido, en entornos más diversos, no formales, fuera de la rígida estructura de la Escuela tradicional.
A su vez, cada vez más, nuestros alumnos aprenden más cosas de otros, conocidos o desconocidos, que forman parte de sus redes informales o estructuradas, en las que la Escuela no tiene la fuerza de las mismas.

La Escuela no tiene el monopolio del conocimiento

Si no fuera porque la Escuela tiene la capacidad de otorgar valor legal al aprendizaje a través de los títulos, su capacidad de influencia sería cada vez menor, hablando en términos de conocimiento. Por poner un ejemplo, la aparición de los MOOC cuestiona, nada menos, que el pilar de la estructura más tradicional del conocimiento por antonomasia: la Universidad. Más allá de si es una estrategia o no, la revolución de los MOOC es posible gracias a la Red y a la conexión que ésta permite entre aprendices de todo el mundo conectados a través de Internet, siendo las universidades las impulsoras de estos cursos abiertos, masivos y conectados.

La revolución del aprendizaje social

El aprendizaje es individual pero se da en un entorno social. Las redes sociales aprovechan la necesidad de comunicarnos para conectarnos unos con otros. En la Escuela, las redes sociales educativas aprovechan la la interacción social en beneficio del aprendizaje. Es un salto inmenso porque pasamos de una interacción social limitada a un grupo-aula a interacciones múltiples, cercanas o lejanas, de diferentes aulas, en otros, lenguas, niveles… Nuestros alumnos interaccionan a diario intercambiando información sobre sus gustos, aficiones o intereses… si esa interacción tiene como objetivo el aprendizaje, nuestros alumnos aprenden, ¡vaya que si aprenden! Dar la espalda a las redes sociales en la Escuela es dar la espalda a la sociedad en la que vivimos. No podemos permitírnoslo.

¡Conéctate, merece la pena!

logo_aulablog

En los últimos ocho años mi vida profesional ha cambiado radicalmente desde que me conecté a otros profesores que compartíamos en aquel momento las mismas inquietudes e intuiciones acerca del cambio social que estábamos viviendo y cómo éste afectaría a la práctica educativa. Muchas ganas de cambiar, mucha ilusión por hacer algo diferente y casi ninguna certeza. En beta permanente, como definió Tíscar acertadamente, nos movía y mueve la búsqueda de nuevas respuestas a las viejas preguntas en nuevos entornos cambiantes, ubícuos y a la vez, tradicionales. Así nació Aulablog, un colectivo de profesores en Red primero, y una asociación, después. Desde entonces, sigo aprendiendo y compartiendo en Encuentros, sesiones, cursos o talleres. La experiencia ha sido tan intensa que ahora tengo amigos que son compañeros y me resultaría difícil entender mi trabajo sin estar conectado a otros compañeros a través de alguna red que satisfaga mi necesidad de aprendizaje permanente. Esta red se llama Aulablog. Hay otras redes, investiga y busca la tuya pero no te quedes aislado.
Pero además, las redes sociales, en especial Twitter, han sido otro de los motores de mi Entorno Personal y Social de Aprendizaje. Twitter es un altavoz permanente de experiencias, un patio de vecinos en el que aprender, enseñar, compartir, discutir… y me ha permitido, igualmente, ampliar la red de docentes con los que establecer lazos profesionales y personales. Imposible entender mi trabajo sin Twitter. Imposible superar alguno de los problemas o retos a los que me enfrento en mi día a día sin ese claustro virtual que es el Timeline de mi perfil en Twitter: @vcuevas

Mi claustro es la Red

Mi claustro es la Red porque a la Red acudo para formarme, para pedir ayuda o para ofrecerla, para compartir mis experiencias, para leer las de otros o inspirarme en su trabajo. Es un claustro porque me permite el debate, la profundización, la participación en proyectos colaborativos, la creación de materiales, la formación de otros y con otros compañeros. Excepto que no compartimos un mismo centro físico educativo, entendido como el edificio, el espacio de encuentro funciona como si fuera así. Por eso, si queremos enseñar a nuestros alumnos a ser unos ciudadanos del S.XXI tenemos que empezar los profesores por estar conectados y funcionar como tales, formando parte de las redes formales e informales que nos permiten desarrollarnos profesionalmente.

Y tú, ¿eres un profesor conectado?

Imagen: plano del Metro de Londres.

La formación inicial del profesorado: una asignatura pendiente

Imagen: I’m a bit incredulous bajo Licencia CC

Estamos aburridos de escuchar que Finlandia tiene un sistema educativo excelente y uno de los factores que hacen que sea así es, sin duda, el profesorado. Quisiera abordar, en esta entrada, algunas consideraciones respecto a la formación inicial del profesorado para que nuestro sistema educativo sea, en el futuro, el de mayor calidad posible por contar con excelentes profesionales. Si hay cosas que se pueden hacer para cambiar la calidad del sistema educativo sin cambiar las leyes  una de ellas, es cambiar la formación inicial del profesorado que trabajará en centros educativos, sea cual sea la etapa, sea cual sea su titularidad.

Las Facultades de Educación, el primer paso

Hace casi veinticinco años que salí de la Escuela de Magisterio y en todos estos años, pocas cosas han cambiado respecto a la formación que se imparte en las actuales Facultades de Educación o Formación del Profesorado, como se prefiera. Por mi experiencia trabajando con compañeros más jóvenes, encuentro que la formación inicial de los Maestros en Educación Primaria o Infantil sigue teniendo graves carencias:

  • Desconexión universidad y realidad del aula, a menudo por la ausencia total de práctica del profesorado universitario. Se sigue enseñando de oído.
  • Ausencia formación en metodologías activas, se sigue practicando en las aulas el tipo de enseñanza magistral aderezado con trabajos en grupo.
  • Ausencia de formación en evaluación; el alumnado sale de la Universidad sin conocer herramientas como los portfolios, los cuestionarios, etc…
  • Ausencia o insuficiente uso de las TIC, excepto las plataformas cerradas como Moodle o en blogs, con el único fin de poner las tareas o colgar apuntes.
  • Ausencia de conectividad en los aprendizajes; no se aprende en redes de compañeros próximas o lejanas, no se aprovecha el potencial social de las redes.
  • No hay PLE explícitos; el alumnado no hace una reflexión previa de cómo y de quién aprende. Tampoco sus profesores.
  • Prácticas insuficientes en centros educativos, sin una supervisión de los profesores universitarios ni un reconocimiento del profesorado que trabaja y realiza la labor de mentoring.

El Máster Formación de Profesorado, un fracaso más

Algunos teníamos esperanzas en que la muerte del Curso de Aptitud Pedagógica (CAP) trajera una auténtica formación pedagógica para el profesorado que trabajará en centros de Secundaria y Bachillerato (no hablemos ya de Formación Profesional). El Máster de Profesor de Enseñanza Secundaria perpetúa todos los defectos del antiguo CAP y apenas aporta nada relevante.

  • Sigue sin responder a las necesidades específicas de formación en Secundaria; el profesorado lo vive como un trámite para poder impartir clases de “su asignatura”.
  • Carencias muy graves en metodología y evaluación; de nuevo, ausencia de referencias en metodologías activas así como en evaluación sumativa y formativa.
  • Ausencia muy grave de contenidos psicopedagógicos básicos; es lamentable discutir con compañeros de Secundaria la necesidad de que el currículo se adapte al alumnado y no al revés; de la importancia de conocer las características del adolescente, de lo importante de la resolución de conflictos, de la educación emocional…
  • Prácticas insuficientes en los centros.
  • Visión especializada de los contenidos, de forma que se entiende el conocimiento como la adquisición de contenidos de una asignatura en particular sin vínculos con el resto, aislada.
  • Ausencia de formación en técnicas de trabajo en equipo, gestión de proyectos
  • Ausencia de evaluación rigurosa; lo que, de hecho, permite el acceso a la profesión de forma indiscriminada.

La Escuela Concertada, sin control alguno

Los centros de titularidad privada financiados con fondos públicos no tienen control alguno por la Administración en la selección del profesorado. Sabiendo que existen excelentes profesores en la Escuela Concertada, la ausencia de criterios públicos de acceso y la falta de transparencia en la contratación, constituyen una anomalía impropia de un Estado democrático que financia, vía conciertos, una parte importante de la enseñanza del país. Deberían exigirse los principios de mérito y capacidad, al igual que en la Escuela Pública, unidos a los de transparencia y publicidad.

Escuela Pública, el desastre de las oposiciones

El sistema de oposiciones debería garantizar que se cumple el principio de mérito y capacidad para quienes desean forma parte de la Función Pública. Si nos detenemos a profundizar en qué significan ambos conceptos, vemos que el mérito y la capacidad que exige la oposición nada tiene que ver con el que exige el desempeño del trabajo. La Administración sigue seleccionando al profesorado en base a unos requisitos que no sirven para el trabajo que después desempeñarán, originando un grave problema y una grave disfunción en el sistema.

  • Oposición desconectada de la realidad del aula; excesivo peso de los contenidos teóricos propios de cada especialidad, sin un coprpus común transversal.
  • Ausencia de contenidos relevantes para impartir clase, excepto los propios de la especialidad.
  • Ausencia de demostración práctica de la capacidad para dar clase.
  • No hay un mentoring efectivo del profesorado hasta que se considere preparado para poder dar clase.

Algunas alternativas
En la formación de maestros:

  • Aumentar el nivel de dificultad en el acceso a los estudios, esto es, la nota de corte.
  • Cambios de los currículos en Facultades de Educación para hacer hincapié en los procesos de aprendizaje de las lenguas, los fundamentos matemáticos y los conocimientos científicos básicos.
  • Enfoque experiencial del aprendizaje versus el enfoque académico.
  • Necesidad de que sean profesores en activo en las aulas quienes impartan una parte del temario, sólo así podrán transmitir las situaciones reales que se viven día a día.
  • Más tiempo de prácticas en los centros educativos.
  • Reconocimiento de la labor de mentoring del profesorado que tutela a alumnos de prácticas.
  • Aumento de experiencias con metodologías activas, proyectos colaborativos
  • Nuevas experiencias de evaluación formativa y sumativa: herramientas para evaluar aquello que queremos medir.
  • Aprendizaje de idiomas.
  • Aprendizaje de técnicas de gestión del tiempo, de trabajo en equipo, de gestión de procesos.
  • Aprendizaje de técnicas básicas de dinámicas de grupo, tutoría entre iguales...
  • Contenidos obligatorios sobre educación emocional.
  • Formación específica en inclusión educativa en cualquier especialidad.

En la formación de profesores de Secundaria:

  • Alta exigencia de motivación previa para poder hacer el Máster, con selección del candidato.
  • Enfoque experiencial del aprendizaje versus el enfoque académico basado en la adquisición memorística de contenidos.
  • Formación en dinámicas de grupo, gestión de conflictos, mediación
  • Formación en educación emocional.
  • Formación psicopedagógica básica: motivación, atención…
  • Formación psicológica básica: psicología del adolescente, empatía…
  • Formación en metodología activas del aprendizaje.
  • Uso de las TIC en entornos abiertos para aprender con otros.
  • Formación en evaluación de procesos y proyectos.
  • Necesidad de un curso académico para hacer prácticas evaluables previas a la aprobación del Máster.

 

Estas son mis reflexiones para comenzar el año. ¿Y tú qué opinas? ¿Crees que hay que cambiar el sistema de acceso a la docencia? Deja tus comentarios, por favor.

Un año para olvidar

Imagen: Víctor Cuevas

Cuando se acerca el final del curso 2011-2012 es el momento de escribir un balance del mismo y, necesariamente, del impacto de los recortes en Educación que se han llevado a cabo en la Comunidad de Madrid y de los que hablé en su momento en este blog. Aporto mi visión personal e intransferible de cómo unas decisiones políticas ajenas a la comunidad educativa han influido en el desarrollo del curso académico, por mucho que los responsables políticos hablen de normalidad en el desarrollo del curso.

Tal y cómo anunciábamos contra viento y marea, las consecuencias de los recortes han sido nefastas para el funcionamiento de nuestro centro educativo (y del resto de centros). No sólo porque hayamos perdido las horas en las que se abría la biblioteca del centro (para el préstamo de libros o para hacer trabajos o consultas), o porque haya menos profesores en las guardias (para sustituir al profesorado que está enfermo o para vigilar los recreos); o porque no se hayan realizado todos los desdobles que antes se hacían (que son hacer grupos más pequeños de una misma clase para enseñar adaptándose a los distintos niveles de los grupos) en asignaturas imprescindibles como Inglés, Lengua, Matemáticas o en los laboratorios de Ciencias (porque una parte del grupo va al laboratorio mientras que la otra se queda en clase con otro profesor de la misma asignatura)…  Eso ha sido serio, pero no es lo único grave.

Porque siendo todo ello grave, me parece especialmente grave la pérdida las reuniones de coordinación semanal de tutores con el Departamento de Orientación. En estas reuniones se va supervisando el desarrollo de la tutoría en cada grupo y de la marcha del grupo mismo, con sus problemas, sus necesidades, etc. La falta de horario para estas reuniones ha relegado la coordinación a reuniones esporádicas en los recreos (en un tiempo escaso y en el que no da tiempo a profundizar en nada) y a una coordinación online que es absolutamente insuficiente. La coordinación online, de la que soy defensor, es un excelente complemento pero no sustituye a la reunión presencial. Fruto de ello, no hemos podido realizar el seguimiento adecuado de los grupos, especialmente de los alumnos de los cursos iniciales de ESO; no hemos podido anticiparnos a los problemas que surgen en los grupos, de modo que hemos trabajado durante todo el curso apagando fuegos en lugar de realizar un trabajo preventivo. Al no existir ese tiempo de coordinación, no es posible desarrollar uno de los pilares de la Educación, que no es otro que la orientación personal de cada alumno. Con respecto a la orientación académica y profesional, no hemos podido desarrollar el portafolio de orientación que comenzamos el curso anterior a pesar de haberlo intentado ya que es necesaria una gran coordinación entre los tutores y el orientador, y esa coordinación no puede ser exclusivamente online.

Sólamente una de las medidas puestas en marcha por la Consejería de Educación considero que tiene sentido: la atención individual del tutor hacia los alumnos. Aunque desigualmente puesta en práctica, en principio ayuda a que los tutores tengan un conocimiento personalizado de sus alumnos haciendo unas tutorías individuales que, si se hacen bien, ayudan enormemente al alumno.

Sin embargo, en un balance global, mi percepción es totalmente negativa. Creo que hemos vuelto de facto al sistema de tutorías previo a la implantación de la LOGSE en la que sólo el orientador (el psicólogo) intervenía sobre los problemas del aula a demanda del profesorado, ignorando la relación sistémica existente en el proceso educativo.

Nunca como este año habíamos tenido, por otra parte, tantos problemas disciplinarios y, me atrevo a anticipar, un mal año de resultados acadécmicos también. ¿Causa efecto? No tengo elementos suficientes pero esta claro que algo se ha hecho mal con la nueva situación.

Por último, quiero hablar de las consecuencias negativas sobre el profesorado. Por desgracia, constato un abatimiento general en el claustro, una desgana sin precedentes y la sensación de falta de valoración por parte de todo el mundo, especialmente por parte de la Adminsitración y los responsables políticos. Se nos ha criminalizado al protestar y al exigir una Educación de calidad, se nos ha ignorado en unas demandas lógicas y, por último, se nos ha obligado a trabajar con menos pidiéndonos mucho más. Las cuentas no salen y el colectivo docente está harto y quemado. Somos humanos y en este ambiente general cuesta mucho sacar adelante nuevas ideas, nuevos proyectos e ilusionarnos por un trabajo maravilloso al que muchos nos entregamos en cuerpo y alma. No va a ser fácil recuperar la ilusión y, por otra parte, quienes dentro del colectivo docente no se implican lo suficiente, ahora tienen la excusa perfecta para seguir sin implicarse. Doble daño.

Éramos pocos y parió la abuela

Pero no estamos recuperados de las consecuencias de los recortes en Madrid, cuando el Sr. Ministro Wert anuncia unos recortes en Educación para toda España sin precedentes que ahogarán más, si cabe, al sistema educativo, especialmente, a la Escuela Pública. Estas medidas han supuesto la convocatoria de una huelga histórica por la gravedad de las mismas. De entre las medidas aprobadas, hay tres, el aumento de horas lectivas, el aumento de ratios y no sustitución de profesorado con menos de diez días lectivos de baja, que constituyen auténticas barbaridades sin precedentes y una vuelta, ahora sí, a la escuela de los años 70. Lindezas del Sr. Ministro como la de que

Lo urgente hoy es ahorrar, y ya después combatir el fracaso escolar

nos retrotraen a los tiempos de Cuéntame como pasó, un mal chiste sino fuera porque tenemos una tasa de fracaso escolar que duplica la de la Unión Europea. En un contexto de crisis económica profunda y sostenible, recortar en Educación es un suicidio colectivo que no podemos aceptar por muy mayoría absoluta que tenga el actual Gobierno.

La ratio

A pesar de que algunos medios interesados hablen de que la ratio no influye en el nivel de calidad, la ratio es una de las claves de la calidad del sistema educativo. En España, según el informe del Gabinete de Estudios de CC.OO.  La Educación en España, uno de los pocos serios en el ámbito educativo,

La media nacional de alumnos por unidad escolar en Educación Infantil de primer ciclo se situaba en 2007 en 13,1 alumnos por aula para los centros públicos y en 14,2 para los privados; en el segundo ciclo estaba en 20,3 alumnos por aula para los públicos y en 24,2 para los centros privados. Pero esa media nacional también sufre variaciones según las autonomías, teniendo sus extremos en centros públicos Melilla, con 16,9 alumnos por aula en el primer ciclo y 25,6 en el segundo ciclo, superando la ratio máxima legal, frente a Navarra con 11,3 en primer ciclo y 18,0 en el segundo ciclo. El número medio de alumnos por aula en Educación Primaria estaba en 2007 en 21,5, cifra prácticamente estabilizada desde 1998, similar a la media de los países de la OCDE y algo más alta que la de la UE-19, situada en 20,2 alumnos por aula (…)

A este respecto conviene recordar la recomendación referida a Educación Primaria del Consejo Escolar del Estado que, ya en su informe del curso 2007-2008, proponía “reducir la ratio en este nivel educativo, fijando como máximo 20 alumnos/as por aula, reduciéndolo si se escolariza alumnado con necesidades educativas especiales”. En línea con lo anterior, el CEE basaba su propuesta de reducir en primaria el número máximo de los 25 alumnos por aula, autorizado por la LOE, con la siguiente reflexión: “Si se detectasen problemas de aprendizaje, se deben aplicar los mecanismos de refuerzo tan pronto como estos problemas hubieran aparecido, lo que resulta prácticamente imposible con las ratios actuales”.

Pero no sólo es una cuestión de número de alumno por aula sino del tipo de necesidades que tienen los alumnos. Es imposible practicar una Educación inclusiva sin tener en cuenta que para compensar determindadas desigualdades en el aula son necesarias unas ratios más pequeñas. El informe lo recoge así:

Corresponde a las Administraciones educativas adoptar medidas singulares en aquellos centros escolares o zonas geográficas en las cuales resulte necesaria una intervención educativa compensatoria”. Esas medidas singulares en lo relativo a escolarización podrían compensar la situación de desigualdad educativa de centros con problemática específica, compensándolos con una ratio alumno/profesor más ventajosa que reduzca el número de alumnos por clase, posibilitando una escolarización verdaderamente inclusiva de sus alumnos.

En definitiva, el aumento de las ratios anunciado por el Ministro Wert empeorará aún más la calidad del sistema educativo, aumentará la carga del trabajo del profesorado y, sobre todo, impedirá una personalización de la Educación, cortando la tendencia positiva que se mantenía en los años anteriores a su llegada. Será recordado, Sr. Ministro, ya lo creo.

La no sustitución de profesores enfermos

Diez días lectivos sin profesor significa, ni más ni menos, que diez días sin la clase de ese profesor porque el Sr. Ministro no dice que un profesor de Química, por ejemplo, no puede ser sustituido en sus clases por otro compañero de la misma especialidad sino por otro profesor de guardia (que será de cualquier especialidad al azar) que sólamente se encerrará en el aula con su grupo hasta que llegue la siguiente hora pues no tiene la especialidad para impartir clase. Si bien en etapas inferiores, como Infantil o Primaria, se puede sustituir al profesorado al existir una menor especialización (excepto en Inglés, Música o Educación Física) la carga de trabajo que esto conlleva es inadmisible. Nos acordaremos de usted, Sr. Wert.

El aumento de horas lectivas

Otra de las medidas del Sr. Ministro que están directamente relacionadas con el imaginario popular: los profesores trabajamos poco, así que trabajen más horas. Como si de operarios en una fábrica se tratara (perdón por el ejemplo a los operarios) que den más horas de clase, que produzcan más. En una sociedad industrial tiene sentido este tipo de planteamientos mercantilistas pero cuando uno da más horas de clase aumenta la carga de trabajo asociada a la hora presencial: preparación, corrección, desgaste… admito que si tuviéramos todos los medios a mi alcance y fuéramos unos profesionales pagados como en otros países de nuestro entorno, no pondría ninguna pega, pero no es de recibo. Más horas de clase es inadmisible. Aumente usted las horas complementarias que quiera (las que no damos clase) e iguálenos a Europa.  Ya damos más horas de clase que la media de la OCDE, que conste. Por último, como consecuencia de este aumento de trabajo, desaparecerán miles de profesores justo en el momento en el que Holland, Presidente electo de Francia, por ejemplo, pide contratar 60.000 nuevos profesores en su país. ¿Curioso, no?

Así pues, con más trabajo, menos salario, menos medios y recursos (he pasado por alto la supresión del Programa Escuela 2.0 porque en Madrid no lo hemos tenido ya que la Consejería de Educación de Madrid decidió no firmar el convenio de colaboración con el Ministerio de Educación porque los miniportátiles eran malos para la salud) tenemos que hacer mucho más… algo falla.

Mañana lunes volveré al instituto. Sé que tengo que dar lo mejor de mí mismo pero por dignidad tengo que exigir lo mínimo para hacer nuestro trabajo.

 

El poder de la palabra

La palabra nos hace humanos, nos acerca a los demás, nos ayuda a comprenderlos. Es una de las herramientas de trabajo imprescindibles para los educadores, especialmente cuando tenemos delante a los adolescentes. Aunque no compartimos en muchas ocasiones sus códigos, su jerga, su lenguaje coloquial, tenemos la enorme capacidad de llegar a ellos a través de la palabra.

Los profesores de Secundaria, en general, pensamos que con los alumnos se puede hablar de cualquier manera, es decir, en un pasillo o en el patio, incluso al final de la clase. Comentamos algunos aspectos de ese día, que si hoy te has portado mal, que si va todo bien, que si hoy estoy enfadado contigo por esto o lo otro… Desde nuestra posición de profesores, pensamos que ya hablamos con los chavales cuando tenemos este tipo de intercambios, muy rápidos, muy unidireccionales, muy a mata caballo, valga la expresión. Esto no es casual, hablamos así porque no tenemos los tiempos necesarios o no los sabemos buscar, igual me da, pero no es suficiente.

Los adolescentes, en pleno desarrollo y en pleno cambio, son reacios a nuestros encuentros cuando éstos son exclusivamente para que les recriminemos, muchas veces con toda la razón, algún aspecto de su rendimiento académico o de su conducta. Al contrario, un cómo estás, un qué tal te va todo o una sonrisa al decir su nombre tienen un efecto enorme de cercanía y confianza en un mundo, el de los institutos, en el que todo sucede demasiado rápido.

Sin embargo, quiero hacer hincapié en el valor que tiene para los adolescentes el que tengamos un encuentro personal con ellos. Ese encuentro, cuando se hace en tiempo y forma adecuado, permite descubrir a la persona que hay detrás de ese alumno al tiempo que ese alumno descubre a la persona que hay detrás de ese profesor. Cuando te abres a su vida, todo cambia. Comprendes el porqué de determinadas actitudes, ayudas a comprender procesos o simplemente, eres un colchón emocional.

Ese encuentro es imprescindible para establecer una relación de confianza mútua y también llegar a acuerdos sobre aspectos académicos o conductuales. Pero aún es más importante teniendo en cuenta que normalmente, sin ese tiempo personal, sólo conocemos a un alumno diluido en un grupo desempeñando el rol que quiere o puede desempeñar. Sin el encuentro personal, sólo conocemos etiquetas que aplicamos de forma indiscriminada según nuestra escala de valores como profesor:

Es un vago

Es muy buen estudiante

Es un mal educado

Es un…

La importancia de escuchar nos ayudará a eliminar prejuicios, a conocer a la persona y desterrar ideas superficiales, preconcebidas o las temidas etiquetas psiquiátricas tan de moda últimamente. ¡En cuántas ocasiones no hemos visto que las etiquetas destruyen a las personas que las sufren!

Desde este curso en la Comunidad de Madrid todos los tutores de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional tienen que tener al menos una tutoría individual con cada uno de los alumnos de su grupo en cada trimestre. Me parece una excelente idea que recoge una queja tradicional de los tutores hacia la falta de tiempo para hablar con el alumnado aunque, con leyes o no, siempre he conocido a profesores, tutores o no, que han dedicado su tiempo a entrevistarse con los alumnos, no en los pasillos, sino en un espacio más pequeño, de tú a tú, sin las incómodas miradas de quienes pasan por ahí. Es la primera vez que una ley recoge este aspecto imprescindible.

Pero desgraciadamente, no todos los tutores de mi entorno lo entienden. Parece que conocer a los alumnos es más difícil que conocer la asignatura que se imparte. Al fin y al cabo, una asignatura no cambia tanto y cada alumno es un mundo. Pero este alumno, esta persona que deja un tercio de su vida de lunes a viernes en el instituto, necesita de adultos que le escuchen, que le cuestionen, que le orienten.

No me sirven las excusas del tiempo ahora que lo tenemos; tampoco que son mayores o que sea una ley de tal o cual partido político. No entiendo porqué un tutor de un alumno no ha hablado con él, si quiera en un recreo, ¡qué menos! La cultura educativa imperante en los institutos sigue sin reconocer el papel educador de todo profesor y eso es muy preocupante. Toda reforma educativa que obvie este aspecto y toda práctica educativa que intente circunscribirse sólo a la mera transmisión de conocimientos, se topará de bruces una y otra vez con los mismo problemas.

PD. Sólo tengo buenos recuerdos de aquellos profesores que hablaron conmigo y me ayudaron a conocerme a mí mismo. El resto los he olvidado, afortunadamente.

 

Imagen: No Going Back bajo Licencia CC.

 

Los recortes de Aguirre

La Comunidad de Madrid publicó en julio de 2011 unas instrucciones de principio de curso (2011-2012) y una Orden de tutoría que suponen el golpe de gracia a la Educación Secundaria Pública Madrileña al dejar en la calle a 3000 profesores interinos de Secundaria, trastocar el funcionamiento de los centros y suprimir el modelo de orientación en Secundaria que llevaba casi veinte años en funcionamiento. En los últimos años, la Comunidad de Madrid ha ido disminuyendo el gasto educativo por alumno hasta situarlo en el más bajo de España, dejando en la calle a miles de profesores, rechazando firmar el Programa Escuela 2.0 con el Ministerio de Educación aduciendo problemas de salud y, en general, destinando el dinero de forma preferente a la enseñanza concertada, bien regalando suelo público para la construcción de colegios aunque segreguen por sexo o modificando la adscripción para que puedan elegir las familias los centros concertados, bien mediante las desgravaciones en el impuesto sobre la Renta. Asistimos a una agresión sin precedentes que, de hecho, condena a la Enseñanza Pública a ser subsidiaria de la enseñanza privada destinada a quien pueda pagarla. Años de recortes educativos en Infantil, Primaria y ahora Secundaria y Formación Profesional, dejan en tela de juicio la afirmación de que la Comunidad de Madrid es un buen lugar para nacer gracias a sus estupendos servicios públicos. Sólo en publicidad la Comunidad de Madrid ha gastado desde 2007 más de 750 millones de euros. Que no nos cuenten milongas, por favor.

Imagen: Escolar.net

Quiero recordar a los lectores de este blog, que los docentes de secundaria, como es mi caso,  llevamos desde 2010 con una bajada del 7,5% del sueldo y una bajada del 35% de las pagas extraordinarias. Además del recorte en sueldos, la Comunidad de Madrid paraliza la dotación de infraestructuras en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y reduce el gasto en formación del profesorado. El presupuesto en Educación Pública en Madrid cae un 4,8% mientras que en la privada-concertada sube un 0,7%. El total de dinero que se destina a la enseñanza privada-concertada a través de las desgravaciones en el impuesto sobre la Renta asciende a 90 millones de €.

Siendo graves estos hechos, es todavía más grave la campaña de desprestigio orquestada en el gabinete de comunicación del Partido Popular de Madrid contra los docentes de la Escuela Pública. Primero la Presidenta de la Comunidad, la Sra. Aguirre, echa a la opinión pública contra el profesorado argumentando que nos quejamos por trabajar sólo dos horas más. Luego, la Sra. Botella dice que los funcionarios del Ayuntamiento trabajan más que nosotros. Después, la Sra. Figar, Consejera de Educación y Empleo,  dice de nosotros que somos quienes acosábamos a los peregrinos en agosto y acusa a los antisistemas y radicales de manipular las asambleas de profesores de los centros. El Sr. Rajoy, presidente del Partido Popular y candidato a presidente del Gobierno, dice que trabajar dos horas más no afecta a la calidad de la enseñanza… Podría seguir con las declaraciones de dirigentes del Partido Popular, para muestra un botón.

Estoy tan enfadado que quiero expresar en este espacio personal que sufrago con mi dinero, la opinión que tengo de todo lo que está pasando, aportando mi granito de arena para desmontar las mentiras y falsedades de la Comunidad de Madrid. No estoy en ningún partido político, no estoy sindicado, no soy antisistema, sólo soy un profesor de Secundaria que ha cometido el delito de estudiar dos carreras, pasar una dura oposición, trabajar muchas horas a la semana para mi centro, estar en la Junta Directiva de una asociación de profesores innovadores como es Aulablog y, en general, volcar todo mi esfuerzo profesional en la mejora de la Educación.

POR QUÉ LAS INSTRUCCIONES SON TAN IMPORTANTES

Para quien no trabaje en un centro de secundaria no entenderá que los profesores que cada curso estamos en el centro escolar dependemos del número de alumnos que se prevé que tengamos en el mismo. En función de esas previsiones, la Inspección otorga un cupo de profesores en el mes de julio que desarrollarán su labor docente a partir de septiembre. Es muy importante, por tanto, conocer el número aproximado de alumnos matriculados para distribuir el horario del profesorado entre los diferentes departamentos y así poder ofertar los servicios que se dan en los centros que NO SE REDUCEN EXCLUSIVAMENTE A DAR CLASES. En este sentido, con esos profesores y sus horas correspondientes, se organizan las horas en las que se abre la biblioteca del centro (para el préstamo de libros o para hacer trabajos o consultas), las guardias (para sustituir al profesorado que está enfermo o para vigilar los recreos), los desdobles de las asignaturas (que son hacer grupos más pequeños de una misma clase para enseñar adaptándose a los distintos niveles de los grupos, por ejemplo en Inglés), las reuniones de coordinación de profesores (los tutores se reúnen todas las semanas con el orientador, o todos los profesores de una misma clase), los grupos de trabajo (profesores que llevan a cabo planes de mejora en los centros, seminarios de profundización o actualización), la preparación de actividades extraescolares, los talleres (en algunas asignaturas se separan los grupos para dar talleres más prácticos en grupos más pequeños) o los laboratorios (requiere que el grupo se divida y una parte vaya al laboratorio mientras el resto se queda en clase). Las instrucciones de este curso suprimen, las horas de dedicación del Coordinador TIC, además de las reducciones docentes de todos los jefes de departamento y hacen imposibles ofertar la mayoría de los servicios que acabo de enumerar.

CONSECUENCIAS EN MI CENTRO

En nuestro centro, las instrucciones van a tener repercusiones muy específicas. Somos un centro bilingüe en inglés con alumnado con discapacidad motora, además de Bachillerato de Artes. Tenemos 24 grupos, uno más que el curso anterior,  incluyendo un PCPI de Administración. Tenemos también alumnado inmigrante que había sido atendido hasta ahora en grupos específicos de Lengua y Matemáticas por profesorado de compensatoria. Veamos más en detalle las consecuencias concretas por departamentos.

DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN

Supresión de las horas de coordinación de tutores con lo que no se podrá supervisar el desarrollo del Plan de Acción Tutorial. Pérdida de medio profesor de compensatoria que imposibilita el apoyo en grupos específicos de Lengua y Matemáticas. El año pasado perdió medio profesor de apoyo y el segundo orientador. El año anterior perdió otro profesor y el anterior el Trabajador Social. El año pasado se suprimió la optativa de Psicología. La atención a alumnado con necesidades educativas especiales va a ser mínima, sin llegar a dar las sesiones de apoyo necesarias. Mayor dificultad en atención al alumnado con dificultades o en la coordinación con Servicios Sociales.

DEPARTAMENTO DE INGLÉS

A pesar de que éste es un centro bilingüe, hay un profesor menos que el año pasado y no hay posibilidad de hacer desdobles en ningún grupo. Se pierden las horas apoyos alumnos con materias suspensas de otros cursos. Únicamente se atienden a 4º de Diversificación (en 3º no es posible).

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS NATURALES

Se ha perdido la posibilidad de hacer desdobles de laboratorio, fundamentales para las asignaturas de Ciencias. No se pueden dar clases de recuperación de materias suspensas. Se pierde la Profundización de Biología. Se reduce el número de salidas extraescolares que se pueden realizar.

DEPARTAMENTO DE EDUCACIÓN FÍSICA

Pierde medio profesor. Se pasa de dos profesores y medio a dos profesores.

DEPARTAMENTO DE TECNOLOGÍA

Pierde medio profesor. Se pasa de dos profesores y medio a dos profesores.

DEPARTAMENTO DE DIBUJO

Se pierde un profesor a jornada completa y en su lugar llega un profesor con un tercio de jornada.

DEPARTAMENTO DE MATEMÁTICAS

Se mantienen en cinco profesores, pero pierden horas y no pueden dar una clase de Refuerzo de Matemáticas y se suprime la Profundización de Matemáticas en Bachillerato.

DEPARTAMENTO DE LENGUA Y LITERATURA CASTELLANA

Se pierde un profesor. Se suprimen las asignaturas optativas de Literatura Universal y de Teatro.

DEPARTAMENTO DE FÍSICA Y QUÍMICA

Se pierde un profesor. Todas las materias de Física y Química excepto una las asume un solo profesor. Imposibilidad de hacer desdobles de laboratorio, ni dar clases de materias pendientes al alumnado. Supresión de Profundización en Bachillerato, usada para preparar la Selectividad.

DEPARTAMENTO DE FRANCÉS

De 1,5 profesores se pasa a 1,3. Supresión de la hora para atender a alumnado con materias suspensas.

DEPARTAMENTO DE MÚSICA

Reducción de medio profesor. Supresión del coro de alumnos del instituto.

DEPARTAMENTO DE CIENCIAS SOCIALES, GEOGRAFÍA E HISTORIA

Se pierde medio profesor (pasa de 8 a 7,5). Los profesores que quedan deben dar materias afines (que no son de su especialidad).

DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA

Había un profesor a jornada completa, que queda reducido a un profesor a media jornada.

Ahora, que venga la Consejera a explicar que la calidad de la Educación no se va a resentir. Simplemente es mentira.

Sigue la evolución del conflicto en Twitter a través de los hashtag #profesoresinEsperanza y #mareaverde

Imágenes de la concentración frente a la Consejería el miércoles 7 de septiembre de 2011 de Víctor Cuevas