Premio Versatile Blogger

Me llega de la mano de la compañera Isabel Ibarrola, orientadora navarra y excelente profesional cuyo blog recomiendo fervientemente, el reconocimiento a este blog del Premio Versatile Blogger. Se trata de una forma simbólica de reconocernos entre los profesionales de la educación y  dar visibilidad a nuestro trabajo. Puesto que las reglas del premio incluyen mencionar a mis blogs favoritos, me pongo a ello con una selección imprescindible que me hace aprender día a día. Todos ellos tienen algo en común: son excelentes profesionales, se animan a salir de la zona de confort y se cuestionan su trabajo pero sin ser derrotistas. Es muy importante porque aportan valor añadido al trabajo educativo.

Mis quince blogs imprescindibles (el orden es aleatorio, por favor) son:

De estranjis, el blog de Fernando Trujillo.

Re(paso) de Lengua, de Toni Solano.

Gramática Parda, de Aitor Lázpita.

La mirada pedagógica, de Boris Mir.

QuéduQué-QuéducCuándo, de Alberto del Mazo.

Guía de Información Académica e Profesional, de Daniel Veigas.

Orientación Educativa y Tutoría, de Susana Vila.

El Adarve, de Miguel Ángel Santos Guerra.

Mi novio me controla lo normal, de Ianire Estébanez.

Orientagades, de Mª Carmen Delgado.

Yo te oriento… o al menos lo intento, de Inmaculada Ruz.

Xarxatic, el blog de Jordi Martí.

El blog de Antonio Omatos.

Profesor Potachov de Moldavia, de Néstor Alonso.

Crea y Aprende con Laura, de Jesús Hernández.

Una mención especial para Educ@conTIC, un blog sobre el uso de las TIC en Educación que recomiendo sí o sí.

 

 

 

Portfolios de orientación

Imagen bajo Licencia CC

Desde hace dos cursos en mi centro educativo utilizo portfolios de orientación para que el alumnado de segundo ciclo de ESO y Bachillerato realice el proceso de orientación académica y profesional. Es un proceso con luces y sombras debido a la enorme resistencia del alumnado a tener que involucrarse en una tarea que no tiene una evaluación académica y también, a la falta de instalaciones y tiempos que permitan a los alumnos realizar el trabajo en el instituto. Sin embargo, quienes desarrollan su proceso de orientación académica usando el portfolio tienen muy claras las decisiones a tomar, las motivaciones que les llevan a las mismas y, sobre todo, son conscientes de los sueños que persiguen. Naturalmente, el uso del portfolio está inmerso en otras actuaciones del Programa de Orientación Académico y Profesional como visitas, talleres, charlas, sesiones con familias y el propio blog de orientación.

El primer año de experiencia con los portfolios fue bastante positivo y un éxito al usarse dentro de la plataforma Google Apps para Educación. La experiencia la he contado en las Jornadas iTIC12, en el Encuentro Aulablog 12 y también en la 1ª Jornada de formación y competencias del profesional de la orientación de Madrid en noviembre de 2012. Os dejo la presentación que usé en los eventos con ligeras variaciones entre unos y otros.

 

Sobre cómo hacer un portfolio de orientación he escrito en Educacontic este artículoeste otro así que no voy a repetir nada de eso aquí. Sin embargo, quiero compartir una pequeña presentación que usé en un curso el pasado noviembre de 2012, en el CITA de Peñaranda de Bracamonte, un curso que tuvo bastante éxito según comentaron los asistentes.

Los portfolios buscan evidencias de aprendizaje en los alumnos a través de hacer explícitos tanto los objetivos del mismo, el proceso llevado a cabo, así como los resultados obtenidos. Todo ello, con la interacción del profesorado y el propio alumnado, si es posible.

Si no tenéis mucha idea de qué es un portfolio, podéis ver estos dos vídeos explicativos que lo muestran claramente.  En este primer vídeo vemos una introducción al portfolio, especialmente en el ámbito universitario.

En este otro, vemos a una estudiante de los últimos cursos de Bachillerato (freshmate) cómo va a utilizar el portfolio.

En el curso, los asistentes trabajamos sobre los elementos que deberían estar presentes en nuestro propio portfolio. Llegamos a la conclusión de que serían los siguientes:

1. Perfil: datos del alumno, algún interés concreto… en general

2. Objetivos: de aprendizaje, respecto a la asignatura, expectativas…

3. Producciones: investigaciones, proyectos, tareas, experiencias, trabajos en grupo….

4. Reflexión: aprendizaje “qué he aprendido” , interés, sugerencias, metodología, emociones “cómo me he sentido”, transversalidad, aplicación para la vida…

5. Evaluación: del proceso de aprendizaje “dificultades, logros…” , resultados “notas, califiaciones…” , autoevaluación de su trabajo

6. Interacción del profesor/compañeros: comentarios, feedback…

Para elaborar un portfolio creo que la herramienta más sencilla es Google Sites. La ventaja frente a los blogs, otra de las alternativas, es que puedes realizar una plantilla que usen todos tus alumnos. Adicionalmente, puedes hacer que ésta sea pública o privada. Cuando usas, además, Google Apps para Educación, entonces tienes el ecosistema perfecto para el trabajo educativo sin problemas de privacidad.

Respecto al tema de la evaluación, hablamos de las rúbricas como instrumentos que permiten acreditar aprendizajes tomando como referencia diferentes niveles de consecución de los mismos. En general, las rúbricas permiten valorar en grados la adquisición de conocimientos o destrezas, yendo más allá de la mera evaluación sumativa basada en los exámenes tradicionales.

Tanto los portfolios como las rúbricas, son dos excelentes herramientas que cambiarían de forma radical el aprendizaje en las aulas. No dependen de leyes ni vaivenes administrativos y ambos instrumentos son creados por el profesorado.

 

Y tú, ¿te animas con los portfolios?