¡Ya está aquí el 2007!

Olvidemos las malas noticias y las malas experiencias, ¡se acaba el año!
Hoy, en la Plaza Mayor de mi pueblo llega un hombre que tiene tantas narices como días tiene el año. Hace años vivía este día como único e inigualable, gracias a mi abuela que siempre nos contagiaba de alegría ante un acontecimiento que nunca queríamos perdernos: un señor extraordinario y magnífico lleno de narices por toda la cara… Por supuesto, nunca encontraba a aquel señor tan famoso lleno de narices por mucho que lo buscaba, pero estaba seseando que llegara el día para buscarlo…
Al 2007 le pido continuar teniendo esa ilusión que tenía los 31 de diciembre de mi infancia; ilusión por seguir trabajando en mi Instituto, seguir compartiendo vivencias con mis compañeros y alumnos, con aquellos que, igual que yo, desde la distancia, hacéis que tenga sentido esto de la educación. Desde que comparto con vosotros mi blog y desde que leo los vuestros, siento que no estoy solo, que somos muchos y que estamos participando de un movimiento silencioso que está cambiando la educación, que nos cambia como profesores.

¡Feliz 2007 y feliz Internet 2.0!

Comparte

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.