Nunca dejes de creer

A pesar del título de la entrada, creedme, no voy a hablar de fútbol. Mejor, no voy a hablar sólo de fútbol, voy a hablar de la vida, la vida misma. Soy orientador educativo en un instituto público de Secundaria, en Fuenlabrada. Trabajo con alumnos de un nivel socio económico bajo, cuyas familias no tienen una agenda que permita enchufar a sus hijos en empresas multinacionales o amigos que vayan a recomendarles en las mismas. No, mis alumnos sólo se tienen a sí mismos. Lo cuento en las sesiones de…

Comparte
Leer más