Experiencias de éxito en orientación académico-profesional

Quiero compartir con vosotros una presentación que contiene la mayoría de las experiencias que hacemos en el instituto relacionadas con la orientación académica y profesional. En mi opinión, la orientación académica es uno de los grandes retos que tenemos los orientadores dentro del sistema educativo y no resulta fácil lograrlo. Hay múltiples factores que influen en la eleccción vocacional, como ya comenté en esta entrevista con Gorka Fernández, pero al menos es necesario diseñar buenas actividades en el centro que ayuden a que los alumnos tengan algo más fácil sus elecciones académicas. Queda mucho por avanzar en este tema, desde luego, pero al menos que tengamos claras algunas acciones que podemos desarrollar en los centros y que ayudan a los alumnos a desarrollar su madurez voacional. Espero que os sirvan de referencia.


Experiencias de éxito en Orientación Académica y Profesional – Created with Haiku Deck, presentation software that inspires

Portfolios de orientación

Imagen bajo Licencia CC

Desde hace dos cursos en mi centro educativo utilizo portfolios de orientación para que el alumnado de segundo ciclo de ESO y Bachillerato realice el proceso de orientación académica y profesional. Es un proceso con luces y sombras debido a la enorme resistencia del alumnado a tener que involucrarse en una tarea que no tiene una evaluación académica y también, a la falta de instalaciones y tiempos que permitan a los alumnos realizar el trabajo en el instituto. Sin embargo, quienes desarrollan su proceso de orientación académica usando el portfolio tienen muy claras las decisiones a tomar, las motivaciones que les llevan a las mismas y, sobre todo, son conscientes de los sueños que persiguen. Naturalmente, el uso del portfolio está inmerso en otras actuaciones del Programa de Orientación Académico y Profesional como visitas, talleres, charlas, sesiones con familias y el propio blog de orientación.

El primer año de experiencia con los portfolios fue bastante positivo y un éxito al usarse dentro de la plataforma Google Apps para Educación. La experiencia la he contado en las Jornadas iTIC12, en el Encuentro Aulablog 12 y también en la 1ª Jornada de formación y competencias del profesional de la orientación de Madrid en noviembre de 2012. Os dejo la presentación que usé en los eventos con ligeras variaciones entre unos y otros.

 

Sobre cómo hacer un portfolio de orientación he escrito en Educacontic este artículoeste otro así que no voy a repetir nada de eso aquí. Sin embargo, quiero compartir una pequeña presentación que usé en un curso el pasado noviembre de 2012, en el CITA de Peñaranda de Bracamonte, un curso que tuvo bastante éxito según comentaron los asistentes.

Los portfolios buscan evidencias de aprendizaje en los alumnos a través de hacer explícitos tanto los objetivos del mismo, el proceso llevado a cabo, así como los resultados obtenidos. Todo ello, con la interacción del profesorado y el propio alumnado, si es posible.

Si no tenéis mucha idea de qué es un portfolio, podéis ver estos dos vídeos explicativos que lo muestran claramente.  En este primer vídeo vemos una introducción al portfolio, especialmente en el ámbito universitario.

En este otro, vemos a una estudiante de los últimos cursos de Bachillerato (freshmate) cómo va a utilizar el portfolio.

En el curso, los asistentes trabajamos sobre los elementos que deberían estar presentes en nuestro propio portfolio. Llegamos a la conclusión de que serían los siguientes:

1. Perfil: datos del alumno, algún interés concreto… en general

2. Objetivos: de aprendizaje, respecto a la asignatura, expectativas…

3. Producciones: investigaciones, proyectos, tareas, experiencias, trabajos en grupo….

4. Reflexión: aprendizaje “qué he aprendido” , interés, sugerencias, metodología, emociones “cómo me he sentido”, transversalidad, aplicación para la vida…

5. Evaluación: del proceso de aprendizaje “dificultades, logros…” , resultados “notas, califiaciones…” , autoevaluación de su trabajo

6. Interacción del profesor/compañeros: comentarios, feedback…

Para elaborar un portfolio creo que la herramienta más sencilla es Google Sites. La ventaja frente a los blogs, otra de las alternativas, es que puedes realizar una plantilla que usen todos tus alumnos. Adicionalmente, puedes hacer que ésta sea pública o privada. Cuando usas, además, Google Apps para Educación, entonces tienes el ecosistema perfecto para el trabajo educativo sin problemas de privacidad.

Respecto al tema de la evaluación, hablamos de las rúbricas como instrumentos que permiten acreditar aprendizajes tomando como referencia diferentes niveles de consecución de los mismos. En general, las rúbricas permiten valorar en grados la adquisición de conocimientos o destrezas, yendo más allá de la mera evaluación sumativa basada en los exámenes tradicionales.

Tanto los portfolios como las rúbricas, son dos excelentes herramientas que cambiarían de forma radical el aprendizaje en las aulas. No dependen de leyes ni vaivenes administrativos y ambos instrumentos son creados por el profesorado.

 

Y tú, ¿te animas con los portfolios?

El ocaso de la tutoría

Una de las últimas novedades de la Ley Orgánica de Educación (LOE) es la supresión de la hora lectiva de tutoría con los alumnos en ambos cursos de Bachillerato. Se ve que los sesudos técnicos que hacen las leyes educativas de espaldas al sentido común y a los profesionales de la educación, les pareció que la tutoría es una pérdida de tiempo, así que mejor quitarla.

La LOGSE, la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (ahora derogada) estableció las bases de la tutoría en 1992 en torno a cinco ejes fundamentales:

  • “Enseñar a pensar”. Las actividades que se desarrollen deben responder a la pregunta: ¿Qué se puede hacer para mejorar la capacidad de aprender y pensar en los alumnos? Es decir: técnicas de trabajo intelectual, organización de tiempos y horarios, autoevaluación…
  • “Enseñar a ser persona”. ¿Cómo podemos ayudar a los alumnos en la construcción de su identidad personal? Autoestima, adquisición de valores…
  • “Enseñar a convivir”. ¿Cómo desarrollar en los alumnos las capacidades sociales básicas para una buena convivencia? Técnicas dinámica de grupo, habilidades sociales…
  • “Enseñar a comportarse”. ¿Cómo contribuir a que los alumnos mejoren su capacidad de adaptación escolar y social? Respeto a las normas de convivencia, desarrollo del espíritu de solidaridad y cooperación…
  • “Enseñar a decidirse”. ¿Cómo enseñar y aprender a tomar decisiones profesionales? Orientación académica y profesional propiamente dicha.

Si leemos atentamente los cinco ejes, podemos ver que todos ellos justifican la presencia en Bachillerato de una hora lectiva para trabajarlos mediante las actividades del Plan de Acción Tutorial y del Programa de Orientación Académica y Profesional. Pero incluso imaginando que no fueran todos ellos necesarios (lo cual es discutible) y que, por lo tanto, pudiéramos suprimir las actividades que los desarrollan, habría un campo específico en el que la necesidad de asesoramiento a través de la tutoría siempre está presente en Bachillerato: la orientación académica y profesional.

El Programa de Orientación Académica y Profesional (POAP) se desarrolla mediante las actividades de tutoría en el segundo ciclo de la ESO y el Bachillerato. Gracias al POAP, los alumnos son capaces de conocer sus capacidades, sus intereses y motivaciones, así como sus propias limitaciones para poder tomar decisiones relacionadas con su futuro académico y profesional. La inmersión en este proceso es gradual y tiene en 4º de la ESO y en 2º de Bachillerato dos de los momentos más importantes al tratarse de cursos que coinciden con el final de dos etapas.

Con la supresión de la tutoría en Bachillerato este proceso queda truncado y me asaltan las preguntas:  ¿volvemos a que el orientador sea el experto que reciba de forma individual a los alumnos que tengan dudas? ¿de donde saco las horas para ello? ¿cómo explicaré las nuevas características de la Prueba de Acceso a la Universidad? Pero todavía peor, ¿cómo desarrollaremos en los alumnos las capacidades necesarias para conocerse, reflexionar y tomar decisiones vocacionales? ¿lo hacemos sólo en la ESO cuando hay una revolución hormonal que les impide programar más allá del fin de semana?

El caso es que esta decisión tan progresista de la LOE  lleva, a mi juicio, a una pérdida de credibilidad del sistema educativo para volver a las prácticas de los años 70, ahora que el revival está tan de moda. En el ámbito de la orientación es la vuelta a la ausencia de orientación bajo el pretexto de que los alumnos de Bachillerato ya son maduros y ya tienen claro lo que quieren, palabras asumidas de forma entusiasta por muchos profesores de Bachillerato que ven colmadas una de las viejas aspiraciones respecto a la “pérdida de tiempo” que supone la tutoría y a la necesidad de tener “más tiempo” para preparar a los alumnos para la Universidad, ignorando que ésta no es la única salida ni que nada dicen respecto a la auténtica pérdida de tiempo que supone el estudio de la Religión en Bachillerato.

Pero es que los sindicatos de profesores no han dicho esta boca es mía para reivindicar el papel de la tutoría en Bachillerato, un silencio sospechoso cuando se trata de hablar de un elemento de calidad del sistema educativo (así lo decía la LOGSE y la LOCE) en vez de una cuestión de mayor calado mediático. No creo que ganen muchos apoyos reivindicando calidad por el trabajo que eso no vende. El caso es que hoy en Twitter he leído que “los funcionarios son ateos porque no creen que haya una vida mejor después”; algo de razón tienen.

El colmo del despropósito es que muchos de los que abiertamente criticaban la pérdida de tiempo que supone la tutoría en Bachillerato no han dudado este curso en ser tutores precisamente porque no tienen tutorías lectivas con los alumnos y así trabajan menos, que la vida es muy dura. La ley, no obstante, obliga a que estos tutores tengan una hora asignada para hablar con los alumnos, hora que se coloca convenientemente al final de la mañana para que la propensión al diálogo con el alumnado sea la menor posible. Al menos en mi centro, nunca había habido una demanda tan grande del puesto de tutor en Bachillerato. ¡Qué cosas!

Como tantas decisiones administrativas, esta medida educativa apenas ha sido contestada por unos pocos. Es posible que tenga su efecto en las Universidades que, con probabilidad, recibirán menos cantidad de alumnos desorientados. Es posible, como en tantas ocasiones, que los centros concertados en los que los relajamientos horarios de los profesores son menores, desarrollarán sus Programas de Orientación Profesional y obligarán a que los tutores hagan sus funciones, el prestigio anda en juego y la calidad también. Es posible que muchos orientadores, como es mi caso con el blog de orientación, usen las TIC para suplir esta carencia haciendo un requiebro responsable para obviar la medida… pero en muchos centros públicos, volveremos al aluvión de alumnos en búsqueda de información puntual para elegir estudios sin realizar el proceso que lleva a tomar decisiones de forma ajustada a su realidad.

Al fin y al cabo, tomar decisiones es una de las competencias básicas que no tiene mucha importancia en la vida, ¿verdad?

Imagen: Finis Terrae IV en Flickr

Reflexiones de verano: retos para el próximo curso

En verano, antes de irme de vacaciones, hago balance del curso y procuro ordenar mis ideas para el comienzo del siguiente. Desde hace años, este ejercicio me ayuda a comenzar de nuevo como si fuera la primera vez. De hecho, suelo comenzar el curso nervioso como si el ritual fuera nuevo. Últimamente me pregunto si eso de replantearme muchas cosas al final del curso y de plantearme otras nuevas para el siguiente no será un síntoma inequívoco de que no soy un profesor maduro, no lo sé. Quiero pensar que estoy vivo, que sigo teniendo grandes ilusiones por lo que hago y que cada curso es un nuevo reto al que enfrentarme.

El curso pasado, después de asistir al Encuentro de Roa, mis retos consistieron en usar Moodle en las clases de Psicología, usar un blog para orientación académica y profesional y, sobre todo, ver de qué manera podría implicar a mis compañeros en eso de las TIC. Al final de curso, en el IES teníamos cuatro blogs, más o menos activos, el Moodle para Psicología y, lo más importante desde mi punto de vista, es que el uso de los blogs o de Moodle está en los corrillos, y algunos compañeros comienzan a preguntar y a indagar sobre esas cosas que hacen algunos profesores raros. Esa inquietud se verá plasmada en el desarrollo de un Seminario para el próximo curso en el participaremos veinte profesores del centro.

En el campo de la orientación, además, tengo nuevas ideas y retos que me gustaría desarrollar el próximo curso. El primero está relacionado con la Acción Tutorial ya que pretendo utilizar Moodle o Drupal (ya veremos) para el desarrollo del Plan de Acción Tutorial. Quisiera complementarlo con un blog o wiki de tutores. Veremos cuánto da de sí la experiencia.

Pero el reto no se acaba ahí. Me gustaría desarrollar alguna herramienta colaborativa para el desarrollo del Plan de Orientación Académica y Profesional y utilizar el blog existente de forma más interactiva. Creo que en el campo de la orientación académica y profesional todavía estoy (estamos) en la web 1.0 por lo que urge dar el salto. El reto es cómo utilizar todas las herramientas potentes que tenemos para facilitar el proceso de orientación académica y profesional de nuestros alumnos. Somos muy pocos los compañeros que usamos blogs, que yo conozca, están Luis, Ángel, Begoña y Daniel de Barbón Blog que me deja impresionado con sus materiales, en gallego, eso sí. ¿Aceptáis el reto, compañeros, y nos planteamos un trabajo colaborativo en este terreno? Sería interesante, sobre todo ante la falta de iniciativas institucionales, al menos en Madrid.

Acabo con el último reto que me hace especial ilusión porque creo que define la calidad de un sistema educativo. En el centro esperamos poder desarrollar a lo largo del próximo curso una programación con los alumnos con necesidades educativas especiales basada en la Calidad de Vida y, más concretamente, en la Programación Centrada en la Persona. Los planteamientos que están detrás de la Calidad de Vida emanan de la nueva definición de Retraso Mental de la A.A.M.R. del año 2002. Mediante su aplicación en el centro pretendemos que nuestros alumnos con nee adquieran ciertas competencias básicas para su desarrollo personal en distintos ámbitos (académico, vida social…) y que en este proceso, ellos y sus familias tengan un gran protagonismo, tomando las riendas de sus decisiones. Como la experiencia, al menos en el ámbito de la Escuela pública en Madrid, es nueva, hemos formado un seminario con profesionales de Primaria, Secundaria y Ed. Especial para trabajar sobre el tema durante el próximo curso. Iré comentando n el blog los vaivenes del proyecto.

Llega el verano y, ¡ya lo veis, no paro de buscar nuevas ideas! Sobre todo si están acompañadas de un buen libro y un buen café.

Por cierto, la imagen, como muchas en E21, procede de flickrCC. Pinchando en ella verás los datos de su autor y sitio web. Todas las imágenes de E21 tienen licencia Creative Commons.