8 cosas que no podemos aceptar en Educación

Photo Credit: woodleywonderworks via Compfight cc

 

Traducción libre del blog Life of an Educator by Justin Tarte.

 

No podemos aceptar que las formas de enseñar en el pasado sean las únicas formas de enseñar en el futuro.

No podemos ignorar los cambios que están sucediendo a nuestro alrededor porque llegará un momento en que nos preguntemos Quién se ha llevado mi queso.

No podemos aceptar que no enseñemos para todos los alumnos.

Todos los alumnos, sin excepción, sin segregación, sin exclusión. La Educación debe ser inclusiva porque es un derecho para todos los alumnos, no sólo para la mayoría o para unos pocos. No  podemos ignorar los factores externos que juegan un papel determinante en el éxito educativo, especialmente los familiares y sociales. Compensar las desigualdades es algo irrenunciable para la Escuela.

No podemos aceptar trabajar aislados o se acabó eso de que Cada maestrillo tiene su librillo.

En un mundo en el que existen enormes posibilidades de colaboración, no es posible argumentar que no somos más fuertes trabajando en equipo o trabajado juntos. La Escuela debe estar conectada porque los docentes somos mejores cuando trabajamos conectados con otros.

No podemos aceptar que los contenidos que enseñamos sean más importantes que las relaciones que establecemos con nuestros estudiantes.

A los estudiantes no les importan nada los contenidos si no les importas tú. Crea con ellos relaciones auténticas para llevar los contenidos a la vida de tus alumnos.

No podemos aceptar que la integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la enseñanza sea algo opcional para el profesorado.

No es posible que el aula de la espalda al resto de la sociedad del S.XXI. ajena al uso de las TIC para aprender. Nuestros alumnos necesitan experimentar aprendizajes usando las TIC. Algunos lo dijimos en Roa hace años.

No podemos aceptar que se siga pensando que el aprendizaje se limita a lo que sucede dentro de las cuatro paredes de un aula.

El aprendizaje sucede en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier situación… La Educación debe reconocerlo.

No podemos aceptar y seguir creyendo que tenemos una brecha en el rendimiento.

En realidad, estamos frente a una “brecha de oportunidad” que sigue dividiendo a los que “tienen” y los que “no tienen” un acceso equitativo e igualitario a los materiales y recursos educativos.

No podemos aceptar y no podemos permitirnos no ser considerados responsables.

Nosotros como docentes somos responsables de lo que sucede en nuestras escuelas, y es esa responsabilidad la que hace que el trabajo en educación sea tan importante.

 

¿Y tú qué opinas, estás de acuerdo? Espero tus comentarios en el blog.

2º Encuentro de Buenas PrácTICas

El pasado 1 de marzo estuve invitado a participar en el 2º Encuentro de Buenas PrácTICas celebrado en el ITE de Madrid. El Encuentro tenía como objetivo poner en común distintas experiencias en el uso de las TIC por profesores de todas las etapas educativas y de las más variadas áreas de conocimiento. Participamos veinte profesores venidos de distintas partes de España que expusimos nuestro trabajo en una jornada maratoniana. Desde luego, no estaban todos los que son pero sí que eran todos los que estaban. Además, en la jornada pudimos escuchar la presentación del proyecto leer.es con el amigo Felipe Zayas y del proyecto Gauss, con José Luis Álvarez.

La iniciativa del Ministerio de Educación para invitar a los profesores que estamos trabajando en las aulas con las TIC para exponer nuestro trabajo me parece una idea excelente que debe continuar. Sin embargo, el formato debería cambiar para dar tiempo a la reflexión y el intercambio, así como abrirse a la participación de los no asistentes usando, como no, las herramientas de la web 2.0.

La crónica oficial de la jornada la cuenta mejor que yo Paco, uno de los impulsores de la misma y la persona que más ha trabajado para difundir estas prácticas, derrochando entusiasmo y dedicación. Podéis encontrar los enlaces de las páginas de todos los que participamos aquí. La jornada fue profusamente tuiteada con el hashtag #ITE2010 y tenéis fotos de la misma aquí.

Mis impresiones

Las personas, lo mejor de la web 2.0

Me encantó compartir la jornada con profesores que admiro mucho y de los que aprendo constantemente, así como conocer a nuevos compañeros que sólo conocía a través del Twitter. Estar con Lourdes @lbarroso, compañera y amiga en Aulablog, con César @cpoyatos, compañero de fatigas, o con Néstor @potachov y Fernando @fernandoposada con los que he coincidido en algunos encuentros y a los que tengo un cariño especial, fue una delicia, como siempre. Me reencontré con Toni Solano @tonisolano, al que no veía desde la jornada de Espiral en Barcelona hace dos años y al que admiro como profesor por sus ideas tan lúcidas. Por fin puse cara a Domingo Méndez, un profesor que transmite un entusiasmo que contagia, a Luismi Iglesias, que sólo conocía en twitter como @luismiglesias con el que la risa surge en segundos; a Alberto Cuartero, @altruista, que me dejó boquiabiero con el vídeo de sus alumnos, así como a Carlos Cabanillas, @ubibene, otra de las mentes lúcidas en el uso de las TIC. Me impresionaron los trabajos de las cántabras Raquel Vadillo y Amparo Rueda, la primera en Infantil y la segunda en música en Secundaria. También conocí a José Luis Gamboa @jlgj y a Paco Ruíz, ambos malagueños a los que sólo virtualmente seguía la pista. Del resto, qué deciros, más personas estupendas con sus trabajos enormes detrás: Eva, Florenci, Xulio, Joaquín y Fco. Javier.

Píldoras que me gustaron

Las herramientas no hacen la web 2.0. Son las personas que participan, crean, mezclan, remezclan, distribuyen y comparten el conocimiento

Los profesores usamos las herramientas que tenemos a nuestro alcance, sin esperar a las condiciones ideales

Los profesores no esperamos a formarnos para empezar a trabajar. Simplemente empezamos

Los alumnos son el centro del proceso de enseñanza: los protagonistas del mismo

Nosotros somos la editorial

¿Qué puedo hacer yo en mi asignatura diferente?

No nos planteamos que todos los profesores de un centro se involucren en el cambio

La metodología es la clave. Dime cómo trabajas; dime cómo aprenden tus alumnos

Si la información existe, ¿qué pinta el profesor?

Existen multitud de recursos disponibles para aprender. No somos delincuentes

Sin RED fiable y solvente, nada se puede hacer

Necesitamos unas gafas con visión 2.0

Nada más, os dejo mi presentación. Fue un placer.

Volvemos a empezar


He estado mucho tiempo sin reencontrarme con vosotros a través del blog, demasiado. En estos meses, mi actividad en la red ha estado canalizada a través de twitter y del blog de orientación de mi Instituto y ya no daba más de mí mismo. El final de curso y las vacaciones han hecho el resto.

Ahora volvemos a empezar.

Este curso que comienza va a ser un curso de cambios y de hitos. Por primera vez en España, desde la Administración del Estado, se acomete un plan, el Plan Escuela 2.0, que pretende introducir las TIC en los centros educativos de la enseñanza obligatoria en todo el país. Comparto con Boris las críticas acertadas hacia el mismo y, especialmente, la llamada a la acción, así como los numerosos comentarios que se han hecho en twitter sobre el tema. La idea es sencilla: sin formación para el profesorado, cualquier inversión realizada en la compra de tecnología y la instalación de infraestructuras será ineficaz para mejorar la calidad de la enseñanza en España. Ya lo hemos dicho por activa y por pasiva: sin una formación metodológica del profesorado que le permita mejorar la enseñanza usando las TIC no servirá de nada la introducción de las mismas.

Desde asociaciones y redes de profesores implicados en la integración de las TIC en la enseñanza, como ChironAulablog, Espiral, el Proyecto Grimm, Novadors… venimos desarrollando una camino paralelo al de la Administración para formarnos y compartir experiencias de buenas prácticas en el uso de las TIC. Con sus aciertos y errores, estas experiencias de profesores que llevan tiempo usando las TIC nos indican un camino.

Otra Escuela es posible, que dirían algunos.

Sin embargo, la mayoría de estas experiencias se han desarrollado al margen (o con escaso) del apoyo institucional, con una fuerte implicación personal y escaso o inexistente reconocimiento de las mismas por parte de la propia Administración que ahora quiere dar el salto hacia la Escuela del Siglo XXI. No es fácil, por otra parte, generalizar en un país descentralizado como el nuestro donde cada Comunidad Autónoma he tenido diferentes recorridos en este tema. En todo caso, no partimos de cero, ya estamos usando las TIC muchos profesores con nuestros medios mejores o peores y nuestro esfuerzo. Debemos seguir trabajando y aprovechar la oportunidad para intentar generalizar una forma de trabajo.

Todo este rollo para decir que comienza el curso y que no voy a polemizar sobre los portátiles de ZP ni sobre si llevan o no software libre. Ya está decidido y no voy a poder hacer nada al respecto. Me importa un carrizo que las editoriales se pregunten qué van a meter en los portátiles para seguir siendo imprescindibles y así seguir condicionando de forma efectiva la enseñanza de la mayoría del profesorado. Me da igual, sinceramente. Es su problema pero sólo será el nuestro si optamos por usar sus materiales y no nos preguntamos cómo dar clase de otra forma diferente. ¡A mi nunca me visitan los comerciales de las editoriales!

Soy profesor por vocación, por convicción. Seguiré preparando mis materiales y mis temas como he hecho siempre, adaptándolos al grupo que tengo delante, con su edad, sus experiencias. Ahora tengo unas tecnologías que me facilitan ciertas cosas, pero seguiré pensando en el cómo mucho más que en el qué. El foco siempre estará en los alumnos, en su capacidad para aprender, para sorprenderse, para integrar… y para ello, lo más importante no es un ordenador, ni una Wifi, ni contenidos digitales, sino una buena metodología que permita el aprendizaje.

Y volvemos a empezar.

Porque cada curso vuelvo a ponerme nervioso ante la expectativa de los alumnos que tendré delante, de los nuevos compañeros, de los materiales que usaré, de las nuevas ocurrencias de la Administración educativa, como la de suprimir el segundo orientador de mi centro, al parecer, por lo poco que trabajamos, etc.

Pero, a pesar de todo, sigo teniendo esa ilusión por empezar y por saber que puedo influir en alguna de las personas que tendré delante representando el papel de alumno. Esa sensación es indescriptible, hace que sienta que este trabajo sigue mereciendo la pena y que en la vida, cada uno estamos llamados a tener una misión.

Esta es la mía.

Imagen: Azul en Flickr