Comienza el curso

Vacaciones

Ya se han pasado las vacaciones y en unos días apenas tendremos recuerdos de ese tiempo estival que tan necesario resulta en la profesión docente. Ahora toca, a toda prisa, ponerse las pilas y enfrentarse a los nuevos cambios en la institución educativa, y no hablo sólo de profesorado y alumnado, sino de de los nuevos currículos, las nuevas instrucciones de principio de curso y las nuevas ocurrencias de la la Consejería de Educación, aparte de los nuevos retos que me marco cada principio de curso. Vayamos por partes.

La tutoría en Bachillerato.

En el mes de julio aparecieron -por fin- los nuevos currículos de Bachillerato con algunas novedades importantes en lo que a orientación se refiere. La más destacable el la pérdida de la hora lectiva de tutoría para el alumnado (aunque no para el profesor) con lo que la posibilidad de desarrollar el Plan de Acción Tutorial (PAT) o el Programa de Orientación Académico y Profesional (POAP) se reducen enormemente. Parece que los centros habilitarán la séptima hora para los menesteres tutoriales, hora que como todos los que trabajamos en los centros sabemos, es muy poco o nada práctica, ya que el alumnado tendrá la opción de quedarse a las actividades programadas en la misma o marcharse a su casa.

Tanto el PAT como el POAP, articulados desde el Departamento de Orientación, se desarrollan por el profesorado en una intervención global con sus grupos-clases donde el propio orientador y otros elementos de los centros tienen su papel. La pérdida de hora lectiva para la tutoría impedirá que esto siga siendo así volviendo al viejo paradigma clínico en el que los alumnos que tengan dudas, necesidad de información o problemas serán derivados a Orientación, habiendo dado un paso atrás de veinte años en el desarrollo de la orientación educativa. Es decir, regresamos a un modelo clínico, individual, reactivo en vez de trabajar con el modelo sistémico, grupal y proactivo. No es que no se hagan intervenciones individuales, sino que éstas están enmarcadas dentro de los planes globales. Ahora lamentablemente, no podremos garantizar al alumnado de Bachillerato la formación e información necesarias para sus decisiones vocacionales.

El aumento de horas en Bachillerato.

Más horario implica mayor rendimiento. Esta es la ecuación que maneja la Consejería que, a la vista de los resultados del alumnado, cree que el aumento de horas lectivas es la solución a los problemas de bajo rendimiento. ¿No quieres sopa? Dos tazas.

Resulta más que discutible que el camino sea el de aumentar horario para esconder otros problemas más de fondo sobre el sistema educativo, en general, y el Bachillerato en particular. ¿Por qué seguir con viejas recetas para nuevos problemas? Más horario, más temario, Religión… ¿Por qué no hablamos de evaluación en el Bachillerato? ¿Metodología? ¿Por qué los alumnos de Bachillerato no saben enfrentarse a habilidades básicas que van a tener que poner en marcha en el mundo laboral? Cito textualmente uno de los objetivos del Bachillerato:

Afianzar el espíritu emprendedor con actitudes de creatividad, flexibilidad, iniciativa, trabajo en equipo, confianza en uno mismo y sentido crítico.

Va a ser posible desarrollar esto en los alumnos con la estructuración actual del Bachillerato. Echo de menos el trabajo en proyectos de investigación, la versatilidad del currículo de cada alumno, la flexibilidad organizativa para poder hacer de los centro auténticos lugares de experimentación, descubrimiento, reflexión, estudio…

¿Cuándo regularán el tiempo de trabajo dentro del horario escoalr? ¿Cuándo entrará el uso de la biblioteca dentro del horario escolar?

Educación para la Ciudadanía.

Un trabajo o voluntariado. Así se despacha la Consejería respecto a EpC. Como ya he hablado aquí sobre la asignatura, no voy más allá. Lamentable.

Mis retos.

Este curso tiene algunos alicientes que hacen del mismo algo totalmente nuevo. Durante el pasado curso, un grupo de orientadores y orientadoras de Fuenlabrada decidimos poner en marcha un blog de orientación colectivo en el que involucrásemos al Ayuntamiento de la localidad, en concreto, al área de Juventud, Cultura y Prevención de Drogodependencias. La idea viene precedida del éxito del blog de orientación del instituto, éxito que ahora podemos ampliar si logramos hacer un curso de formación para los orientadores y después un reparto razonable de tareas. Si todo va bien, en las Navidades deberíamos tener ya algunos resultados.

Otro de los retos de este curso tiene que ver con el uso de Moodle para la coordinación del profesorado en todo lo relacionado con la tutoría. Vengo usando Moodle desde hace un par de cursos y ahora quisiera que los compañeros descubrieran alguna de sus virtudes, como la de comunicación.

He dado vueltas este verano a la idea de crear una escuela de alfabetización digital para las familias de primer ciclo de la ESO. Combinada con una Escuela de Padres que trate la adolescencia y esos temas que siempre tocamos, ahora se me antoja como importante que los padres conozcan un mínimo del mundo que viven sus hijos.

Por último, dentro del centro, seguiremos intentando desarrollar el seminario de Calidad de Vida para personas con discapacidad, haciendo hincapié en la metodología de Planificación Centrada en la Persona. Tenemos materiales abundantes y ahora toca desarrollar algunas ideas al respecto.

Muchas cosas, aunque me dejo para el final un ilusionante y bonito reto colectivo: Aulablog. Queremos que Aualblog crezca y se haga mayor, así que junto con los compañeros de todos los rincones de España, esperamos que Aulablog sea un referente y un lugar de encuentro de blogfesores de toda condición. ¿Te animas?

Foto del set Cádiz en Flickr.

Comparte

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «Comienza el curso»

  1. Francisco Mulñoz de la Peña

    Vienes con las pilas bien cargadas y con ilusionantes nuevos proyectos, con un orientador así da gusto.
    Estaré al tanto del blog de orientadores

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.