Sobre la fragilidad de la vida

Ha tenido que llegar el COVID-19 para recordarnos que la vida es frágil, maravillosa pero frágil. La pandemia nos enseña lo más básico de la vida: la ayuda mutua es la base de la superviviencia de las sociedades. Siempre fue así y ahora también. En estos momentos de confinamiento, de incertidumbre, de pérdidas de seres…

Comparte