Jornada continua en la Escuela

 

Tuit 1

El pasado viernes nos dieron en el colegio de mi hija pequeña una encuesta de un “grupo independiente de padres” para ver si estamos a favor de una posible implantación de la jornada continua en el centro. La encuesta glosa las ventajas y excelencias de la jornada continua en Infantil y Primaria con los siguientes argumentos textuales:

Menos estrés y más igualdad. Puesto que los niños que utilizan el servicio de comedor seguirán utilizándolo si lo desean, y los niños que se van a comer a casa seguirán haciéndolo, pero no tendrían que invertir media hora o más en los traslados para ir a comer y volver al centro. El estrés de una comida previa a un examen desaparecería, tanto para unos como para otros.

Mayor aprovechamiento del tiempo en horas lectivas.

Mayor disponibilidad de tiempo para realizar actividades extraescolares.

Más tiempo para realizar las tareas escolares.

Mejor adaptación a los horarios de Secundaria, se van cogiendo los hábitos de estudio para toda o casi toda su vida académica.

No supone una reducción de horas lectivas.

La comida es más relajada porque ya han terminado su jornada.

Mayor unidad familiar.

La jornada continua favorece el absentismo escolar infantil en horario de tarde.

Las familias con hijos en Secundaria podrán unificar los horarios de comida y estudio.

Se producirá un ahorro de tiempo en viajes del centro a casa y viceversa, para los alumnos que no se queden al comedor.

Me gustaría analizar los argumentos que nos han dado el grupo independiente de padres de nuestro colegio porque no tienen desperdicio. Antes de nada comentar que el comedor es usado por casi el 90% del alumnado del centro. Nuestro colegio está situado en una zona con más colegios (hasta cuatro más) y la zona de referencia de escolarización está situada en el entorno próximo. Yo voy al colegio andando desde mi casa situada a casi kilómetro y medio y tardo unos doce minutos.

El estrés de ir a comer a casa supongo que es porque tienen entre las 13,00h y las 15,00h para comer, es decir, dos horas. Lo de que tengan estrés antes de un examen lo van a seguir teniendo con la comida o sin ella, me temo. Lo de la igualdad no lo pillo, porque los que usan el comedor ahora seguirán usándolo después y los que no también.

No hay ninguna evidencia de que se aprovechen mejor las horas lectivas en la jornada continua, justo al contrario. Si nos fijamos en el informe PISA (para tener alguna referencia igual para todos) las CC.AA. con jornada continua tienen los peores resultados mientras que las que tienen jornada partida los tienen mejores. No encuentro argumentos pedagógicos para sostener que concentrar todas las actividades lectivas en la mañana sea mejor, cuando la capacidad de atención sostenida de los alumnos desciende según avanza la mañana. La experiencia de Secundaria es muy clara en este sentido, con jornadas de hasta siete horas seguidas con descansos muy breves. En el País Vasco, con tres tardes en la ESO, comedor escolar y transporte, los alumnos tienen mejor rendimiento académico. Es cierto que en las tardes se trabaja peor con asignaturas de contenidos más difíciles pero el centro puede organizar los horarios para que esto no sea así.

Tener más tiempo para actividades extraescolares no es ninguna ventaja, si acaso, una desventaja. Estoy totalmente en contra de la sobrecarga de actividades extraescolares que no deja tiempo para que los niños jueguen, la actividad más importante en estas edades sin ninguna duda.

Tener más tiempo para hacer tareas escolares… casi prefiero no comentarlo porque me parecen una aberración como están planteadas. Sólo faltaba dar más argumentos para que el sistema no cambie.

La adaptación a los horarios de Secundaria… los horarios de Secundaria son una barbaridad, absurdos, irracionales… habría que cambiarlos también y no adaptarse a ellos.

No supone una reducción de horas lectivas, faltaría más.

La comida será tan relajado como hasta ahora porque el supuesto relax de la comida está condicionado a los turnos del colegio y al tiempo, siendo en el caso de la jornada continua o partida, limitado. Sólo las familias con hijos que no usan el comedor pueden tener ese relax en la comida.

Mayor unidad familiar (sic). Todavía no he entendido este punto.

Que favorezca el absentismo escolar de tarde tampoco lo acabo de entender, lo siento.

La unificación de los horarios de familias con hijos en Secundaria y Primaria es cierto sólo en parte porque en Secundaria se sale a las 14,30 o las 15,20 si tienen clase a 7ª hora.

El ahorro de tiempo en viajes para los que no usan el comedor está claro, hacen menos.

Ante el comentario en casa de la encuesta, me decidí a escribir algo en Twitter y en unos minutos teníamos un debate montado sobre la jornada continua con el hashtag #jornadacontinua. En el debate, profesores de localidades y Comunidades Autónomas que tienen la jornada continua y los que no la tienen, expusieron sus puntos de vista. El debate fue enriquecedor, sin corporativismo y con buen tono, lejos de las algaradas a las que estamos acostumbrados en otros momentos en los que se discuten temas peliagudos. Os dejo algunos de los argumentos del debate con posiciones encontradas. No están todos los que participaron, lo siento, pero he intentado hacer una batida por las opiniones vertidas en el mismo.

La jornada continua ofrece ventajas para los alumnos porque se duermen por las tardes o tienen asignaturas que son difíciles de impartir, sostienen Isabel FerrerVanesa Marín, o Xisco Lirola, entre otros. Sin embargo, Tamara Orozco o yo mismo discrepamos. Por su parte, Cristina hace referencia a la falta de coordinación del profesorado que trabaja en centros con jornada continua:

Tuit2

Tuit3

Tuit4

Tuit5

 

 

Algunos como Octavi Soler piensan que el debate está viciado por la mezcla entre intereses laborales o sindicales (la jornada de los maestros) con las ventajas pedagógicas:

Tuit6

José Luis Sánchez comenta que los estudios serios sobre el tema de la Universidad de Santiago desaconsejan la jornada continua (ver la referencia al estudio más abajo):

Tuit7

Lola Urbano confesaba que no estaba segura de que fuera buena la jornada continua salvo para ella misma:

Tuit8

El planteamiento erróneo de la jornada escolar salió a la palestra también junto a la comodidad para el profesorado. María o Salvador Pérez lo expusieron así:

Tuit9

Tuit10

 

Alberto Adones replica a Alberto Cuartero que defiende pedagógicamente la medida y a mi mismo sobre la importancia de que los niños tengan tiempo por la tarde para el juego:

Tuit11

En fin, estamos ante una cuestión delicada sobre la que hay muchos intereses encontrados. Igual que os comento lo anterior, os digo que en Secundaria los horarios deberían cambiar y tener horarios de tarde al menos un par de días para descargar las mañanas. Creo que es más racional o reducir horarios (Dios mío, qué dices Víctor) o añadir las tardes si queremos mantener los contenidos actuales. Y desde luego, dotar a los centros de las instalaciones que permitan a los alumnos permanecer en los centros (comedor, taquillas, transporte escolar para los que viven lejos, zonas de esparcimiento…) el tiempo que dure su jornada.

Mariano Fernández Enguita realizó en 2000 el estudio LA HORA DE LA ESCUELA. Análisis y valoración de los procesos, los efectos y las opciones de la implantación de la jornada continua. En este estudio se cuentan algunas cosas que sostenemos quienes estamos en contra de la jornada continua, empezando por la presión de las actividades en la mañana hasta llegar a la quimera de la gratuidad de las actividades extraescolares, pasando por la mezcla de las reivindicaciones sindicales con las necesidades de los niños o de las familias. Algunos de los enunciados del estudio, que nos ha llegado gracias a Antonio Omatos, son:

La jornada intensiva y el trabajo continuado no son ni han sido nunca una necesidad ni una tendencia espontánea de los seres humanos, sino de las maquinas.

El profesorado de todos los niveles siente que sus recompensas económicas y simbólicas no están a la altura de sus conocimientos, y especialmente que sus colegas de otras profesiones ganan más dinero, viven mejor, etc. El magisterio, además, se siente permanentemente agraviado frente al profesorado de enseñanza secundaria, por no hablar del de Universidad.

Los centros de secundaria han implantado en casi toda España —las excepciones son Cataluña y el País Vasco— una jornada continua draconiana para los estudiantes de Bachillerato y de Formación Profesional, opción que luego han extendido, sin encomendarse a Dios ni al Diablo, a los alumnos de la Educación Secundaria Obligatoria sin que nadie dijera esta boca es mía.

En Europa, la jornada escolar varía enormemente de un Estado miembro a otro. Existen básicamente dos modelos diferentes, los cuales pueden encontrarse en un mismo país. Algunos países han elegido la escolarización a medio jornada, impartiéndose todas las clases en una mitad del día. Esto es típico de Alemania, Grecia, Austria y algunas zonas escolares de Italia. Aquí, las clases tienen lugar normalmente por la mañana. En algunas escuelas de Grecia y en las escuelas de Portugal y de Islandia en que hay falta de plazas se ha recurrido a escolarizar a distintos grupos de alumnos por la mañana y por la tarde, con un sistema de turnos. En los demás países, lo que se encuentra es la escolarización a tiempo completo con un descanso a mitad de la jornada.

El profesorado se las ha apañado siempre para persuadir a los padres de las excelencias de la reforma propuesta. Primero, recurriendo a la evidencia inmediata: ¿qué adulto no tiene sueño después de comer? Si algún padre, tal vez por la experiencia de los fines de semana y las vacaciones, albergaba dudas sobre la disposición de sus vástagos a dormir la siesta, el maestro le hacía saber enseguida que los niños están ora dormidos ora inquietos, ora aletargados ora insoportables, con lo cual las posibilidades de error son casi nulas: si no es una cosa, será la otra. Por si esto fuera poco, el profesional abruma al lego con la afirmación de que existe una inagotable literatura científica: pedagógica, médica, psicológica, sociológica… que abunda toda en el mismo sentido.

En España no ha habido apenas estudios sobre la atención o la fatiga, pero alguno ha habido y conviene mencionarlo. Caride (1993a,b) encontró que la fatiga percibida por los escolares aumentaba notablemente en la jornada de sesión única, en comparación con la partida. Asimismo, concluyó que la atención aumentaba a lo largo del día en ambos casos, pero era siempre más alta en los grupos de jornada partida.

La concentración horaria no sólo prometía ser buena para el aprendizaje de los alumnos, sino también para el trabajo de los profesores. Ante todo, por dos motivos: primero, facilitaría la coordinación, al reunir en las cinco horas de la mañana toda la docencia y liberar unitariamente el bloque horario restante, para todo y para todos; segundo, al dejar las tardes libres de docencia permitiría al profesorado acudir más y en mejores condiciones a las actividades de formación y perfeccionamiento. Sin embargo, la hora de dedicación exclusiva está, claramente, en peligro.

Finalmente, tampoco las tutorías han mejorado con el cambio de jornada. Lógicamente, no importa cuáles sean las ofertas persuasoras o las buenas intenciones iniciales (de buenas intenciones está empedrado, ya se sabe, el camino del infierno), la presión hacia la concentración de toda la actividad laboral en la mañana arrastra sin dificultad a las tutorías, que desaparecen progresivamente de las tardes si alguna vez han llegado a estar en ellas.

Lo que sin duda ha mejorado la jornada continua es las rutinas y, probablemente, la calidad de la vida familiar aquellas familias en las que uno o dos adultos hacen la comida del mediodía en casa. El horario de la jornada partida resulta disfuncional en relación con cualquier horario de trabajo adulto y con el horario lectivo de los hermanos mayores.

La principal fuente de problemas de este proceso ha sido la mezcla de un problema propiamente educativo, las ventajas y desventajas de los distintos tipos de jornada, con una aspiración laboral ampliamente extendida en la profesión docente. Es de la máxima importancia dejar establecido que no se considera un derecho del maestro la concentración de la jornada.

Creo que no es difícil mostrar y demostrar que, en el curso de la polémica en torno a la jornada, buena parte del profesorado ha terminado por confundir lo que sabe con lo que cree saber y lo que cree con lo que quiere creer. En suma, esto viene a ratificar lo que ya ha sido señalado por otros observadores: que el profesorado se ha valido de su ascendente profesional sobre los padres para difundir una idea acorde a sus intereses, pero sin fundamento o, al menos, sin fundamento conocido para ellos.

Cabe dudar si alguien se ha propuesto alguna vez evaluar verdaderamente la experiencia del cambio de jornada.

El informe dirigido por José Antonio Caride desde el ICE de la Universidad de Santiago que ponía en duda prácticamente todos y cada uno de los argumentos del profesorado, señalaba su absoluta falta de objetividad y mostraba unas importantes diferencias, a la baja en el rendimiento y, al alza, en la fatiga percibida por parte de los alumnos con jornada única, en comparación con los de jornada partida, fue sencillamente ninguneado por los sindicatos.

 

Podéis descargar el estudio en este enlace. Otros artículos sobre la Jornada Escolar de Fernández Enguita en este otro enlace.

Todos los enlaces de profesores corresponden a sus perfiles en Twitter y los extractos están sacados de la discusión pública sobre el tema.

ACTUALIZACIÓN:

A través del debate en Twitter he conocido el blog Educación y Jornada Escolar que contiene más estudios e informes sobre este tema, al margen de los mencionados en la entrada. Este blog  es una iniciativa de Rafael Feito Alonso, Doctor en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, y de un grupo de madres y padres de alumnos de varias comunidades autónomas del territorio español.

¿Y tú qué opinas? Sigue el debate en este blog y en Twitter con el hashtag #jornadacontinua.

Comparte

Entradas relacionadas

23 comentarios sobre «Jornada continua en la Escuela»

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El pasado viernes nos dieron en el colegio de mi hija pequeña una encuesta de un “grupo independiente de padres” para ver si estamos a favor de una posible implantación de la jornada continua en el centro. La encuesta g……

  2. Interesante debate. Me ha resultado curioso que junto a un cuestionario os hayan mostrado un documento que favorecía a una de las opciones. Creo que es dirigir el cuestionario, espero que no lo utilicen porque creo que tiene poca validez.
    Si País Vasco y Cataluña son los únicos que no tienen jornada continua que se estudien valores de rendimiento en comparación con el resto de comunidades, sé que son muchos las variables que influyen en el mismo, pero… Dónde está la Universidad cuando se la necesita. Por indagar en lo que plantea Mariano Fernández Enguita en su estudio LA HORA DE LA ESCUELA.
    Saludos

    1. Hola Gorka, gracias por tu aportación al debate. En el colegio no nos han mostrado ningún documento, ha sido a través de Twitter. En el cole, sólo nos mandaron una encuesta de un “grupo independiente de padres” que no se identifica en ningún momento y que no han planteado en la asociación de madres y padres ni en el consejo escolar el tema, lo cual es muy pero que muy sospechoso. Eso sí, la encuesta independiente la entregaron los profesores en todas las clases, ¿curioso, no?
      Cuando se hizo el estudio de Enguita sólo había joranda continua en algunas CC.AA. como Andalucía y Canarias. Ahora hay más y creo que la presión es mayor cada vez.
      En fin, seguiremos atentos al debate en Twitter porque en nuestro colegio, no hay debate alguno.

      Víctor

  3. Octavi Soler

    Felicitaciones por la entrada.
    Solo un comentario respecto a la comparación con Europa. Al menos de los países que yo conozco, los que tienen jornada partida raramente acaban después de las tres. España tiene la peculiaridad de que es el único pais de Europa (y quizá del mundo) donde se realiza a mediodía una comida pantagruélica, con su primer plato, segundo plato y postre, que obliga a un parón escolar, laboral y productivo espectacular. Así, la jornada partida de muchos centros europeos seria aqui considerada como continua, con su breve parada para el lunch.
    Respecto de las ventajas pedagógicas, solo un dato. Finlandia, con los mejores resultados PISA, tiene jornada continua. La Comunidad Valenciana, con jornada partida, está en el penúltimo puesto. Creo que esto es casi suficiente para establecer la independencia de la jornada en el ‘rendimiento’ pedagógico. Son otros los factores que actuan en éste.
    Me temo que es un debate muy viciado por los diferentes intereses de padres y profesores. De hecho, conozco un compañero que opina una cosa como padre y otra como profesor,( y no está loco).
    Por todas estas razones, defiendo que como profesionales, debemos centrarnos en reclamar mejoras horarias al margen de cual sea el horario escolar, que pienso que es casi indiferente desde el punto de vista de la eficacia. Plantillas suficientes, reducción de tiempo lectivo, organización eficaz de reuniones de trabajo, proporcionarian un horario más flexible en primaria sin necesidad de estar toda la plantilla permanentemente en el centro como si fueramos monjes de un convento.

    1. Gracias Octavi porque tus aportaciones y precisiones contribuyen a hacer del debate algo más rico. Es cierto que el tema del parón a mediodía es fatal pero en el País Vasco que tienen tres tardes en ESO lo que hacen es parar menos tiempo y mucho antes, de forma que a las 16.00 salen del instituto ya comidos. Mi hija sale a las 15.20 y entra a las 8.20 y no ha comido, teniendo una jornada de 7 horas durante dos días a la semana, siendo el resto de 6. Me parece aberrante, ciertamente.
      Luego está el tema profesional con las mejoras de las que hablas que favorecerían, sin ninguna duda, la calidad en el sistema. Como estamos actualmente, es muy difícil la coordinación entre profesores y la respuesta flexible a las necesidades del alumnado. Como dices, si hay organización no hace falta estar todo el mundo al mismo tiempo pero si que es independiente de las horas que permanezcan los chavales.

      Un saludo

    2. Esther

      Buenos días :
      Me parece muy honesto lo que dice Octavi de ese profesor que opina una cosa como profesional y otra como padre.
      El problema en mi cole es que los padres que dejan a sus hijos a comedor, entre el 75% y el 90%, apenas tienen tiempo y están siendo claramente engañados por algunas personas. En mi centro si se ha abierto el proceso. No sabemos en que quedara pero ya en la puerta algunos padres les dicen a otros que a los que dejamos a los niños en comedor, sí o sí, nos da igual. No es cierto en nuestro cole debido al volumen de niños en comedor hay dos turnos. Algunos comerian en el 2º turno, más tarde de las 15:00 h. Y hablan de que pedagógicamente es mejor la jornada continua. Pero lo cierto es que por más que busco no encuentro ni un solo informe pedagógico, psicológico y/o sociológico que apruebe la jornada continua. Y he buscado a favor porque mucho me temo que en nuestro cole va a salir debido a que la mayoría de los profesores lo quiere y el grupo de padres a favor se está moviendo, muchos honestamente pero otros incluso engañando a la gente .Al final espero que los profesores que tanto lo han defendido pongan las reuniones de ciclo a horas en las que puedan asistir la mayoria de los padres y estén dispuestos a luchar porque sus reivindicaciones laborales perjudiquen lo menos posible a los niños.
      Opino que este tipo de situaciones no se debería de dar si los políticos hicieran bien su trabajo y fuera desde la administración donde se decidiera ésto , con estudios en la mano , decidiendo siempre en favor del menor. Porque es también la jornada laboral de nuestros niños lo que se está decidiendo. Y el interes del menor debe prevalecer siempre.
      Un saludo.

      1. Esther, te deseo mucha suerte porque efectivamente se mezclan muchos intereses de profesores y padres, dejando de lado los de los niños.
        En todo caso, se debe seguir un procedimiento escrupuloso a través del Consejo Escolar y si éste no se cumple, el proceso es nulo de pleno derecho. Infórmate al respecto.

        Saludos

  4. Como decíamos la otra noche los intereses de alumnado y profes chocan en la jornada. Las últimas horas de una jornada continua son mortales: en ellas suceden la mayor parte de los incidentes y problemas de disciplina. Y en muchos casos se desaprovechan. No se puede programar el mismo tipo de trabajo que a las primeras horas y no siempre se hace bien.
    Pero me parece difícil que donde se ha asentado este tipo de jornada se de marcha atras porque se considera un derecho adquirido y es cómoda.

    1. Hola Engracia, empezando por el final: una cosa son las reivindicaciones laborales justas y legítimas y otra las necesidades de los niños. Una cosa es que nos vaya bien un horario como profesionales y otra que los niños necesiten un respeto a ciertos ritmos, descansos y juegos entre las clases. Creo que el planteamiento escolar rígido hace que todo sean dificultades y desde luego que se alaben los beneficios de la jornada continua una vez que ésta se ha conseguido enmascarando los argumentos laborales.

      Un saludo

  5. Buenos días,

    Somos un grupo de madres y padres de alumnos de varias comunidades autónomas, y todos hemos participado en al menos una ocasión en un proceso de cambio de jornada en las escuelas de nuestros hijos. Debido a la desinformación que existe sobre este tema, hace dos años creamos una página de información sobre la jornada escolar y un blog para intentar iniciar un debate que no fue posible en nuestros respectivos centros educativos.

    No encontramos estudios favorables a la jornada continua, por esta razón, en nuestra página de información sólo podemos facilitar estudios e informes de Fernández Enguita, Feito, Morán de Castro, Caride, Gimeno Sacristán…

    En lo que se refiere a la encuesta del “grupo independiente de padres”, resulta que los argumentos se corresponden a los argumentos de todos los proyectos de jornada continua que el profesorado facilita a las familias cuando un centro educativo inicia el proceso de cambio de jornada.

    Actualmente, sólo en Aragón, Cataluña y la Comunidad Valenciana, no es posible implantar la jornada continua.

    El problema de este proceso es que genera graves enfrentamientos en las comunidades educativas y estos enfrentamientos acaban dañando para siempre las relaciones tan necesarias entre las familias y las escuelas. Hay escuelas donde las AMPAs han desaparecido como consecuencia de este proceso. Cuando una comunidad educativa vota en contra del cambio de jornada, el profesorado vuelve a presentar el proyecto año tras año hasta que las familias cansadas de tantas presiones y enfrentamientos acaban aprobando su implantación. En algunos centros el proceso se inició hasta en ocho ocasiones.

    Durante mucho tiempo las familias sólo tenían acceso a la información que les facilitaba el profesorado: unos proyectos incompletos que no son rigurosos, donde la información no se puede contrastar, que contienen afirmaciones que no corresponden a la verdad y que inducen a error. Pero con internet, ahora los padres tienen acceso a muchísima información y se han dado cuenta que contrariamente a lo que afirman los docentes, este modelo no tiene nada que ver con una mejora pedagógica.

    Un saludo

    1. Hola Cristina:

      Como padre siento que el debate que se está planteando en nuestro cole está mainupaldo porque en ningún momento los padres promotores se han identificado ni se ha planteado en el AMPA o en el Consejo Escolar, que yo sepa.

      Una circular anónima que es entregada por todos los profesores a todas las aulas es muy sospechosa de independencia. Que además, nos pidan nuestro DNI y datos personales, pues blanco y en botella.

      En ningún caso el Ayuntamiento de Leganés se ha adherido al Plan de Extensión para proporcionar extraescolares a los centros escolares y, ni mucho menos, gratuitas.

      Como padre valoro el parón del mediodía para mi hija pequeña tanto como aborrezco la jornada continua de la mayor que está en un IES. La pequeña tiene tiempo de descanso, de juego, come y puede afrontar la tarde de otra forma. La mayor tiene hasta 7 horas seguidas… no es racional.

      En fin, os agradezco vuestro comentario porque aportáis la experiencia como padres.

      Ya veremos en qué queda todo en mi centro.

      Un saludo

    1. Gracias, en la encuesta que nos han dado nos dicen que son varios colegios los que van a iniciar el proceso al mismo tiempo con el fin de presionar al Ayuntamiento de Leganés. No dice nada de las irregularidades del CEIP Manuel Vázquez MontalBán ni de la postura de la FAPA.

      Gracias

      1. Esther

        Contestando a lo que dice la Fapa.
        La Fapa es neutral , pero ha presentado un informe imparcial que está en internet y lo puedes leer.
        En cuanto a qué en Leganés no se puede implantar todo depende, pero según la ley las Ampas están obligadas a implantar actividades extraescolares en los centros con jornada continua. Eso sí jamás serán gratuitas puesto que no hay fondos suficientes. En el plan de mejora de la Comunidad de Madrid, la dotación económica al Plan de mejora es recortado año tras año. Este año tiene una cuantía de al menos un 15% menos que hace 4 años. Lo que indica que no sólo no pueden ser gratuitas si no que están claramente en peligro. Sobretodo si las Ampas desaparecen.
        Y, ¡Ojo! Las Ampas son un trabajo enorme, muy profesional, con muchas cargas, incluso legales, para sus miembros. Eso hace pensar que pueden ir desapareciendo.
        Por cierto, ¿Quién se hará cargo de esas actividades extraescolares (obligatorias por ley para que haya jornada continua) si el ampa de un centro con este tipo de jornada desapareciera? ¿Serán los profesores? ¿Dejará de ser legal este tipo de jornada en ese caso?…Es para pensar …¿Verdad?

        1. Esther

          Perdona Víctor, había olvidado decir que casi seguro que mientras el ayto de Leganés no esté adscrito al Plan de Mejora de la Comunidad de Madrid, no podrá implantarse la Jornada continua en el municipio. Por que sin Plan de Mejora las Ampas no pueden ser obligadas a establecer las actividades extraescolares y por tanto una de las condiciones que están establecidas legalmente para implantar este tipo de jornada no puede darse. Y cualquier miembro de la comunidad educativa de un centro que lo implantará en tu municipio podría denunciarlo y el proceso se echaría para atrás.

          1. Gracias por tus aportaciones, Esther. Efectivamente en Leganés el Ayuntamiento no está adscrito al Plan de Mejora por lo que no sería viable. En todo caso, ahora mismo el tema está parado hasta que vuelva a salir, supongo.

            Saludos de nuevo

  6. […] es orientador en el IES Joaquín Araújo de Fuenlabrada y en una entrada de su blog Educadores21 reflexiona sobre la jornada continua en Infantil, Primaria y también en […]

  7. […] Jornada continua en la Escuela (20/03/11) Educadores21 – Educación para el S.XXI – “El pasado viernes nos dieron en el colegio de mi hija pequeña una encuesta de un “grupo independiente de padres” para ver si estamos a favor de una posible implantación de la jornada continua en el centro. La encuesta glosa las ventajas y excelencias de la jornada continua en Infantil y Primaria con los siguientes argumentos textuales…” […]

  8. […] Victor Cuevas, docente, orientador en el IES Joaquín Araújo de Fuenlabrada – Publicado en “Educadores 21″   […]

  9. Un poco tarde llego hasta aquí puesto que la discusión acaba de lanzarse en el colegio al que asiste mi hijo, una institución pública del Barrio del Pilar, en Madrid.
    Encuentro un grandísimo aliciente en la postura que planteas y me temo que no tendré la misma suerte entre los padres de mi entorno, incluídos los del AMPA que son quienes transmitieron la intención de pasar a jornada continua a través de un sondeo de dudosa redacción y claramente dirigido.
    Mi principal preocupación radica en la nula importancia que se dan a los recreos, pasando de tener un bloque ya de por sí irracional como es 120 minutos continuados a uno de 165 minutos.
    Por la salud física y psíquica de nuestros hijos es inadmisible esta propuesta. Un niño necesita descansos al menos de diez minutos cada hora, o de quince cada hora y media. También los necesita un adulto pero parece ser que eso no se lo cuestiona nadie.
    Me encantaría conocer la opinión de algún especialista en educación o psicología infantil para saber si estoy equivocada.
    Mi parecer es como madre pero además antes de serlo trabajé como profesora de enseñanza primaria durante más de diez años por lo que creo que de este tema, algo entiendo.
    Muchas gracias por el interés puesto en este tema.

  10. Hola Blanca, si echas un vistazo al resto de comentarios verás que hay opiniones de todo tipo pero es interesante conocer la de Cristina, que está en un grupo de trabajo sobre Jornada Escolar. En su blog tienes información muy detallada sobre el tema.

    Espero que te ayude.

    Saludos

  11. Soy madre y en mi colegio tenemos de siempre jornada continua. Personalmente opino que una jornada partida para mí sería mejor, pues podría haber trabajado por la tarde y no que en mi caso tuve que pedir reducción de jornada para estar con mis hijos, pero ahora no me imagino volver a trabajar por la tarde y esperar a ver a mis hijos hasta ¿las 6? No sé exactamente a qué hora terminan los niños por las tardes…Aquí es lo que entiendo que se refieren con lo de mayor unidad familiar.
    Nosotros ahora tenemos todas las tardes para hacer cosas juntos, ir al parque, a la biblio…en fín, que nos deja mucho más tiempo para hacer cosas distintas al tema colegio. En fín, es mi opinión. Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.