La tortura de los deberes

Hace tiempo que vengo reflexionando sobre la utilidad de los deberes, de modo especial en Infantil y Primaria. Como maestro que soy, siempre he mandado deberes a mis alumnos, unos deberes que complementaran algo de lo visto en clase o que motivaran a seguir investigando para después continuar en la clase con la actividad. Jamás los deberes los he planteado para trabajar en casa lo que no he podido trabajar en el aula, no es el objetivo. He de aclarar que nunca he usado libro de texto, así que los deberes que he mandaba no eran del tipo:

Página 45, ejercicios 1, 2, 3 y 4 (copiando el enunciado en el cuaderno)

Memorizar la lista de verbos hasta el “to take”

Aprenderse los ríos, cordilleras y pantanos de la C. de Madrid…

Mis deberes eran más bien del tipo:

Pregunta a tus padres o abuelos una adivinanza y mañana nos la cuentas.

Busca una poesía que te guste y te la aprendes para que nos la cuentes en clase

Escribe una pequeña redacción sobre el tema que hemos visto en clase

Apréndete el papel que vas a representar en la obra de teatro

Resuelve el problema semanal…

Los deberes no son malos en sí mismos, desde luego porque pueden ayudar a mantener el hilo de algo que se trabaja en clase y porque ayudan a crear un hábito de trabajo. Los deberes refuerzan los aprendizajes que se adquieren en el aula, sin duda. Pero para que los deberes sean educativos y cumplan esa función, tienen que tener relevancia con lo que se trabaja en clase y no ser una mera repetición automática de lo mismo. Ya sé que para aprender las tablas de multiplicar hay que aprenderlas de memoria y que hay que mandar deberes en este sentido, pero hay formas de hacerlo que motivan y formas que no. Además, los deberes deben estar acordes con las capacidades de los niños. Me sorprendo cuando veo contenidos que van mucho más allá de las capacidades cognitivas que tienen los niños para entenderlos.

Además, es imprescindible que los niños jueguen, desarrollando así su personalidad a través del juego y que cultiven sus intereses con el deporte, la música, el arte… Desgraciadamente, es habitual que los deberes estén sobredimensionados, ocupando la mayor parte de la tarde ignorando que las jornadas de nuestros niños comienzan en la mañana y acaban en la tarde. Como premio, tras llegar a casa y merendar, a seguir con lo mismo. ¿En qué país vivimos?

Recuerdo una infancia feliz en la que pasaba todo el tiempo jugando y aprendiendo cosas importantes.

Hoy día es imposible plantearse que un niño de Primaria se pueda plantear la tarde disfrutando de su infancia, del juego y de la socialización. Los deberes (y el exceso de actividades extraescolares) lo impiden.

Los ejercicios 6, 7 y 8 en lápiz en el libro

Los ejercicios 10, 11 y 12 en el cuaderno, copiados en azul y contestados en lápiz.

Copia el esquema en el cuaderno

Estudia de memoria los “recuerdas” de todo el tema

El planteamiento actual de los deberes es una barbaridad, es una tortura que implica a los niños y sus familias. Listas interminables de ejercicios repetitivos, sin aparente lógica que la de “acabar el programa/tema”, en los que sólo se trabajan conceptos memorísticos y está ausente el desarrollo de las competencias, desde luego. Es tal la cantidad de deberes y la exigencia de los mismos, que las familias tenemos que hacer los deberes con nuestros hijoss para que éstos acaben alguna vez, animándoles en sus enfados, sus cansancios, sus rabietas, sus frustraciones porque quieren jugar. Es tal la cantidad de deberes que el estrés por acabar inunda la tarde. Me pregunto si los maestros aficionados a mandar tantos deberes “porque tienen que aprender a esforzarse” se ponen en lugar de los niños y sus necesidades.

Para más inri, se da el caso de que en algunas de esas listas de ejercicios “se cuela” alguno que pone algo así como:

En grupo, haced esto o aquello…

– Hija, aquí pone hacer “en grupo”

– No papá, la profe ha dicho que lo hagamos individualmente

Este tipo de deberes está directamente ligado al hecho de usar el libro de texto como prácticamente el único referente del aprendizaje en el aula y como, de facto, el currículo oficial. El libro de texto, con sus interminables listas de ejercicios, con un planteamiento unidireccional pensado para que el lector responda lo que se pide ciñéndose a los contenidos, está directamente relacionado con una enseñanza tradicional, transmisiva, repetitiva y memorística. El uso del libro de texto no permite desarrollar competencias en los alumnos y limita el tipo de aprendizaje al repetitivo. No nos engañemos, el libro de texto y los deberes van en el lote. Habrá excepciones, desde luego, pero son minoritarias.

En este país nuestro, desgraciadamente, con saber usar un libro de texto y mandar deberes, muchos piensan que enseñan. Me duele decir esto, pero lo siento y lo sufro a diario, viendo como mis hijas han consumido muchas horas de la infancia clavadas todas las tardes a la mesa haciendo los deberes, eso sí, en aras de su aprendizaje, un aprendizaje que se iba tan rápido como venía.

Como padre y maestro reivindico unos deberes ligados a una enseñanza distinta, en la que aprender no sea aburrido, en la que investigar y descubrir el mundo sea el eje sobre lo que todo pivota y, desde luego, en estas edades, dejen tiempo para vivir, para jugar, para aprender, para ser felices.

ACTUALIZACIÓN A 31 DE ENERO DE 2011

He decidido movilizar en Twitter el tema de los deberes para mostrar mi indignación ante lo que considero un abuso de autoridad, una práctica antipedagógica y un despropósito en general. Si quieres compartir tus experiencias y/o propuestas en Twitter hazlo bajo el hashtag #deberes (importante que tenga la almohadilla delante para después poder recuperar todo lo que se siga). Cualquier idea será bien recibida.

Por mi parte, he solicitado una reunión de la Asociación de Madres y Padres del colegio de mi hija pequeña para que las familias hablemos del tema y podamos llevar nuestras reflexiones y propuestas al Consejo Escolar del centro.

¿Tú qué harías? ¿Crees que debemos hablar abierta y sinceramente del papel de los deberes como están concebidos en la inmensa mayoría de los casos? ¿Debemos forzar a la discusión en los Consejos Escolares del tema?

Sigue el debate en Twitter. Haz clic en #deberes para estar actualizado o mira el widget de la barra lateral.

Comparte

Entradas relacionadas

112 comentarios sobre «La tortura de los deberes»

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace tiempo que vengo reflexionando sobre la utilidad de los deberes, de modo especial en Infantil y Primaria. Como maestro que soy, siempre he mandado deberes a mis alumnos, unos deberes que complementaran algo de lo visto e…..

  2. Un día puse a mis alumnos de francés que buscaran en la televisión alguna palabra que fuese francesa y una niña me vino al día siguiente diciendo que no lo había podido hacer porque el padre por la tarde no la dejaba ver la tele porque había que hacer los deberes.

    1. Genial ejemplo el de Peralías. A veces (muchas veces) los arboles nos impiden ver el bosque.

    2. Merche

      A mí me ocurre algo parecido. Si mando buscar alguna información en Internet, realizar algún ejercicio que cuelgo en el blog de aula, o añadir un comentario a alguna entrada… para algunos alumnos son tareas imposibles puesto que dicen que no les dejan usar el ordenador los días de diario (hablo de alumnos de 6º de Primaria). Otros, más adaptados a los tiempos, han cambiado su estrategia para no hacer las tareas y dicen que se les estropeó el ratón, que “no iba” Internet…

      1. Curioso lo que cuentas, desde luego. Hay una resistencia a hacer deberes. Supongo porque no les gusta hacer nada extra, evidentemente, porque es mejor dejarse llevar por el placer, por el juego. ¿Pasaría así si los deberes fueran más racionales?

        Un saludo

        1. Raquel

          Víctor, hablas de “dejarse llevar por el placer y el juego” como si eso fuera contraproducente para los niños. El juego es VITAL. Para todos, pero para ellos más, puesto que su acercamiento al aprendizaje se realiza a través de él.

          Y no, no hay que aprenderse de memoria las tablas de multiplicar. Que llevemos décadas haciéndolo no significa que sea el único, ni siquiera el mejor, método. ¿Conoces las taptanas? ¿Sabes cuántos abacos y tablas perforadas tienen los Wild a disposición de los niños en Ecuador? El jueves una amiga me estuvo enseñando la multiplicación, el cuadrado, la raíz y las fracciones a través de este material manipulativo, y quedé maravillada.

          Debatamos, sí, y reciclémonos un poquito también. 😉

    3. Hacer los deberes… es como un guión de autómatas, ¿verdad?

      1. LOla

        Hacer lo mismo que hacen por 8 horas en clase ¿en casa?
        ¿de verdad?

        Yo le hacia los deberemos a mi hijo asi la maestra se quedaba tranquila.

        Veia bien lo que el tenia que “aprender” (lo pongo entre comillas porque lo que se pretende es que hagan las cosas de memoria) y lo reinterpretabamos…

        Asi fue que termino siendo el mas adelantado de su curso. No porque mi hijo sea un prodigio, sino porque convertimos el tedio del aprender en placer de trabajar…

        No es tan dificil…

        ¿Fracciones? Plastilinas…
        ¿Geografia? Muñequitos un planisferio
        ¿Multiplicaciones? Regletas…
        ¿medidas de peso? Hicimos pasteles…

        Necesitamos sacar a los niños del plano, de las hojas, de las fichas, que experimenten, que palpen, que incorporen…

        Lo mas ridiculo que vi fue que pretendan que entiendan la germinacion… con una fotocopia y un manual.

        De verdad… ¿es necesario preguntarse luego porque hay fracaso escolar? ¿a que se debe que a los 12 años los chicos no quieran saber mas nada de estudiar?

        Dicho esto con todo respeto, y sin animos de ofender a nadie, son solo preguntas que me hago constantemente al ver crecer a mi hijo y a los hijos de amigos…

        Saludos

        1. LOla

          Perdona, no era mi intencion contestarte a ti.
          Era publicar en el general… !!!

        2. Lola, muy de acuerdo con lo que planteas. Muchas veces tenemos la dificultad de darle la vuelta a los deberes por la cantidad que hay que hacer y las exigencias de aprender todo de memoria.

          El año pasado plantamos en casa semillas en un semillero transparente y vimos todo el proceso, disfrutando de los avances paso a paso, haciendo fotos… aunque luego tocó aprenderse de memoria en unos dibujos la germinación, para colmo en inglés, que eso de estar en un cole bilingüe es lo que tiene.

          Pero, además, Internet nos brinda unas posibilidades que antes no existían para aprender un montón de cosas y me duele especialmente que no se aproveche en absoluto. ¡Desde que Google Earth existe los viajes en la Escuela deberían ser de otra manera, por poner un ejemplo!

          Un saludo para ti también

          1. Muy interesante el planteamiento del post.

            Efectivamente, yo también soy maestro y padre a la vez, algo que enriquece ambas dimensiones.

            Desde hace un tiempo tengo la sensación de que todo se acelera, se mandan más deberes porque parece que es mejor que se aprendan los contenidos cuanto antes.

            Yo creo que el aprendizaje se desarrolla como lo hace el vino. Si corres tienes un vino joven, es vino al fin y al cabo pero carece de sus propiedades más preciadas.

            La contextualización de los aprendizajes es algo crítico. Aprendizaje descontextualizado = aprendizaje olvidado al momento. No sirve.

            Siempre he tenido la impresión de que los libros tenían demasiados ejercicios. ¿Por qué nos empeñamos en mandar hacer todos y en cualquier contexto?

            Tal vez los maestros nos hemos convertido un poco en autómatas ejecutores sin pensar demasiado que haciendo menos pero contextualizando y reflexionando más activamente tal vez somos más productivos.

            Internet con su interactividad e inmediatez nos favorece algunas cosas, aunque, debemos empezar a valorar el esfuerzo que supone el proceso de conseguir dominar la herramienta. Tal vez, esta perspectiva aún se nos escapa.

            Saludos

        3. Raquel

          Así es, Lola.

          Qué subidón cuando veo más personas salirse del aburrido carril de siempre…

        4. Susana

          ¡qué suerte han tenido tus hijos de tenerte a ti por las tardes dedicando tanto tiempo a aprender de manera divertida!
          pero ¿para qué tienen que ir entonces a las escuela? ¿qué pasa con los niños que no tienen padres con esas habilidades pedagógicas o que tienen menos tiempo libre? es desesperante que pasen los años y tus hijas (las mías) no se emocionen contando nada de la escuela, salvo lo que pasó en el patio

  3. […] This post was mentioned on Twitter by Víctor Cuevas, Víctor Cuevas, pily, igualemente, ©Lola and others. ©Lola said: RT @NoLolaMento: Como padre y maestro reivindico unos deberes ligados a una enseñanza distinta, http://bit.ly/g9D575 de @vcuevas […]

  4. […] This post was mentioned on Twitter by Víctor Cuevas, pily, Juan Ignacio Castro, Francisco José, Mª Jesús Camino and others. Mª Jesús Camino said: RT @vcuevas: En mi blog: La tortura de los deberes http://goo.gl/fb/gWGAt […]

  5. Gracias, Víctor, así me lo ahorro yo (escribir el post, digo) Yo llevo viendo con asombro como cada uno de mis hijos ha empezado antes con la maldita (sí, maldita) tarea. La mayor, que tiene 17 años y un hábito de trabajo magnífico, empezó en 3º EP, con 20 minutos diarios; la “pelea” para que lo asumiera duró un trimestre. El mediano, empezó en 2º; la pelea duró, sin tregua, hasta 4ºEP, cuando conseguí hacer desaparecer la tarea de mates del panorama, tras enormes y larguísimas discusiones con maestra, orientador… Hábito de trabajo, adquirido, sobre todo en lo que se refiere a investigar y crear, pero en lo demás, también. Y el pequeño… ¡ay, el pequeño! El empezó con la tarea en 1ºEP… y sigo peleando, ahora que está en 4ºEP. Hemos renunciado a la música, porque el estrés para llegar a todo era insoportable, para él y para su madre y su padre… Hemos cambiado disfrutar del saxofón y de los lego, y de los lápices, y del paint y de minijuegos, y de powerpoint y de ben10, y de Gerónimo Stilton y de la mitología, y de la zoología y de la cocina, por hacer problemas y ejercicios y … “porque hay un mínimo que creo que todos pueden hacer” independientemente de si lo necesitan o de si sería mejor para su crecimiento, su formación como personas, o para su felicidad sin más, hacer otras cosas…

    Ainssss me has pisado el cayo, amigo ;D

    Un abrazo de una madre hartita…

    1. En la entrada he hablado poco de las consecuencias de este tipo de deberes en los niños y en las familias, pero tú los has descrito bien. Pasan el tiempo perpetuando una forma de aprender y se renuncia a otros aprendizajes y a disfrutar de la infancia. Muy triste, muy frecuente.
      Te aseguro que lo paso fatal las tardes cuando hago la fatídica pregunta: ¿tienes muchos deberes? porque la tarde se pasa entre cuadernos y libros hasta la hora de cenar sin solución de continuidad.

      Un abrazo

  6. Similiki

    Es triste,pero es la cruda realidad.Nosotros también lo sufrimos en casa.Parece que no es suficiente con que los niños pasen ocho horas en el colegio,que además tienen que pasarse otras dos o tres en casa haciendo más de lo mismo.

  7. Loly

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices.
    Es horroroso ver cómo les robamos la infancia no dejándoles tiempo libre.
    Lo último es ponerles tareas en el moodle, lo mismo que con los libros, pero ahora disfrazado de modernidad y sin que nadie les haya enseñado a escribir en un teclado.

    Están vivos de milagro, no porque les dejemos respirar.

    Un saludo.

    1. Loly y Similinky:

      EL problema es que el tiempo destinado a vivir se pierde haciendo deberes. ¿Tiene algún sentido seguir haciendo más de lo mismo, sea en el cuaderno, sea en Moodle? Creo que no.

      Un saludo

  8. Mi comentario-respuesta va a ser el que ya escribí en mi blog: http://ttiki.com/20871

    que hace un elogio de la rutina. Yo también soy docente y he sido estudiante toda la vida, así que voy a opinar un tanto a la contra de los papás y mamás que abundan por estos lares. Y si quieres otro día hablamos de cómo leen y cómo entienden lo que leen esos creativos niños que se pasan horas y horas pegados a sus pantallas con sus redes sociales a todo trapo. Luego no nos extrañemos que digan “me aburro” con todas y cada una de las actividades, hasta las lúdicas, que les proponemos o que ellos mismos crean, por no hablar de su mínima tolerancia a la frustración cuando algo no les sale a la primera: total , para que lo voy a intentar hasta que me salga, lo domine y lo mejore; me quejo, digo que me aburro y santas pascuas plin.

    1. Mikel, discrepo de tu planteamiento radicalmente. No elogio la rutina ni el aburrimiento como algo que haya que fomentar desde la Escuela, sino al contrario, la creatividad, la motivación, la capacidad de investigar o construir. Estos valores tienen más que ver con actitudes que servirán para enfrentarse al mañana mientras que la rutina y el aburrimiento tienen que ver con un modelo de valores ligado a la sumisión.

      No valoro que los chicos no hagan nada ni que estén exclusivamente jugando a la Play. Valoro mucho el esfuerzo, la motivación por conseguir una meta, el sacrificio pero eso se enseña haciendo cosas con sentido, con efectos concretos, con aplicaciones prácticas.
      No podemos vender a nuestros alumnos la rutina y el aburrimiento como garantía de nada para el futuro, porque no son garantía de nada, realmente.
      Todo lo que he leído sobre redes sociales, vídeo-juegos, etc confirma que no son malos per se, que no fomentan el aislamiento, que no merman capacidades esenciales sino incluso potencian algunas… nuestro reto será el mandar tareas que ayuden a los niños a desarrollarse y, sobre todo, que no les impidan desarrollar aspectos que la Escuela deja de lado.

      Un saludo

      1. ¿Y por qué en cada frase de tu respuesta has unido “rutina” y “aburrimiento”? Yo hablo de otra rutina, de hábitos de trabajo, de planificación de tu tiempo, de no caer en la procrastinación más absoluta. Entiendo que a veces en Primaria se ponen deberes excesivos (sobre todo en la privada) pero en Secundaria necesitamos transmitir capacidades que tienen mucho que ver con la concentración, con desarrollar esos hábitos de los que he hablado, con ser creativos sí, pero con utilizar la memoria, el análisis, la síntesis y sobre todo eso de lo que hablaba en el blog, esa mejora que se obtiene con la rutina, con el practicar una y otra vez para que suene bien esa canción, acabes ese problema de ecuaciones o termines un videojuego. Rutina en sentido positivo, pues!

        Si crees que esos dos términos siempre van asociados habla con los que estudian en el conservatorio que repiten una y otra vez los movimientos, las teclas pulsadas, las cuerdas pulsadas y dile que no aprenda rutinas. Hasta nuestra querida informática está basada en rutinas y subrutinas, y nuestro cerebro capta conceptos en base a repetición, a mejora (¿cómo aprendemos a hablar?), así que igual tendríamos que plantearnos el término como tal, pero no lo que con él se hace y cómo se hace.

        1. De acuerdo que he unido rutina y aburrimiento, desde luego, pero no me sirve el ejemplo del conservatorio o de otras enseñanzas que uno elige voluntariamente y de alto nivel de dificultad. En Primaria, de Secundaria no hablaba aunque compartiría buena parte del análisis, creo que la rutina si se entiende por adquirir automatismos y algoritmos o procedimientos.

          Siempre es necesario un grado de repetición para adquirir los automatismos pero de ahí va un abismo a que los deberes tengan siempre un planteamiento repetitivo y rutinario que no ayuda a nada, en absoluto. Podemos hablar, desde luego, de la necesidad de repetir para adquirir los algoritmos de las operaciones básicas en matemáticas, podemos hablar de repetir en la escritura y lectura pero si se hace de forma motivadora no habrá, en absoluto, aburrimiento, que es la principal característica de los deberes asociados al libro de texto y a la clase tradicional. ¿Existe capacidad de aprender cuando se hacen los deberes por imposición o miedo al castigo?

          La creatividad no surge por generación espontánea, y para ser creativo también se necesita concentración; el uso de la memoria está sobrevalorado en contra de todos los informes (Mackinsey, PISA, por citar los comparativos entre países) que hacen análisis del sistema educativo. La memoria es una capacidad importante pero no es la única, de hecho, su utilización como mera comprobación del aprendizaje es desastrosa.
          No justifico la procastinación, desde luego, reivindico el juego, el disfrute, el tiempo libre de los niños y, también, un poco de trabajo que tenga sentido y que no sea siempre lo mismo.

          Saludos

        2. Manuela

          pero en Secundaria necesitamos transmitir capacidades..

          ¿Cómo se transmiten las capacidades?

  9. Pensamos lo mismo de los deberes!! Los que más éxito tienen son los de: apunta todo lo que comes este fin de semana (chuches incluídas) y el lunes lo comentamos en grupo en relación a la nutrición. Y lo que más les gusta es que yo también los hago, y me los piden y todo!!!
    No me gusta el abuso que representa el tema de los deberes, no me gusta que haya compañeros que les quiten tiempo de investigación de MI asignatura porque les llenan de deberes como si la suya fuera la única, no me gusta que los chavales no tengan tiempo para la familia y para sus cosas… una inconformista ;)))

    1. Isabel, apuntas a otro problema de los deberes en Secundaria: no hay coordinación entre el profesorado. Si no existe coordinación para evitar hasta tres o cuatro exámenes en el mismo día, cómo vamos a pedir que se tengan en cuenta los deberes de cada asignatura.
      Sería tan FÁCIL como tener un sistema online que permita a todos visualizar lo que manda cada profesor en tiempo real. No es ciencia ficción, hablo de un simple GoogleDocs, por ejemplo o usar algún gestor de proyectos, como Teambox.
      Si entramos a coordinar los deberes, quizás acabemos coordinando los temarios, ohhh, lo que acabo de decir…

      Un abrazo

      1. Jajajajajja, lo que has dicho… como se entere la maestra…. Qué idea tan sencilla y tan práctica… ¿pondrían algunos así los pies en la realidad del día a día de su alumnado? Muy interesante la idea que apuntas, sí señor.

        1. Muchas veces, menos es más. Ideas fáciles y prácticas para coordinarnos en un centro hay muchas; quizás falten las ganas.

  10. Lara

    Victor si alcanzaramos esto, si comenzaramos a pensar “diferente”. ¡Que bueno que alguno no solo lo piensen, sino que lo pongan en marcha! y por lo que cuentas no es para ti algo nuevo.

    El acento para mi, no es solo por no hacer un listado de páginas con sus respectivos ejercicios… el mayor interés la encuentro en tener una chispa de originalidad, girar y mirar las cosas desde otro lado, (aunque tengamos que saltarnos las etiquetas y criticas de otros), la creatividad que implica, las ganas de cambiar, las de enseñar. Pero no, se piensa que es más fácil cuando se sigue las pautas que marca el libro…

    No se debate al profesor, el profesor no debate sus clases ni su enseñanza a lo que nos lleva que los alumnos ni debatan, ni piensen ni busquen.

    Por aqui,se encuentran algunos docentes que a la vista está que debaten!

    PD: Ey! estoy esperando que unas a tus compañeras de recreos 2.0

    1. Una de las capacidades o habilidades que demanda la sociedad actual es la capacidad de innovar, de ser creativo, de pensar de forma distinta. Si lo unimos al trabajo en equipo, a fomentar la búsqueda de soluciones y a tener capacidad de aprender, estamos preparando para lo que venga.
      Como bien dices, si el profesorado no debate, no hace pensar, no es creativo sino que fomenta la repetición de los contenidos, cómo vamos a esperar que esas habilidades se desarrollen ¿por ciencia infusa?
      Llega el caso de que en las Juntas de Evaluación se valora a los alumnos por lo que ellos hacen o son (es listo, es trabajador, es muy inteligente, es callado, es insoportable, es vago, es tonto…) pero jamás se pone en relación lo que hacemos en el aula con los resultados que obtienen nuestros alumnos, jamás.
      En fin, seguiremos trabajando para otro tipo de Escuela.

      PD. Yo también tengo ganas 😉

      1. Lara

        No he podido evitar escribirte de nuevo! la última frase me ha recordado muchas sensaciones y luchas contra la pared con muchos profesores. Estuve trabajando con niños con TDAH y la respuesta de muchos de los profesores eran “es insoportable, o vago…” se tacha y se etiqueta. Perdón! tachamos y etiquetamos.
        Ya sé que no era el tema pero los recuerdos y la liberta de escribir me ha llevado a esto.

        Mientras alla personas que se cuestionen las cosas… ¡no habra etiquetas ni ideas prefijadas que pongan barreras!

        Un abrazo y apuntame si necesitas una pedagoga para esa “escuela con la que soñamos” (yo, sueño con alejarla de la utopia)

        1. ¡Lara, te acercas a territorio comanche! En la Escuela existe una gran necesidad de etiquetar lo que ocurre y, especialmente, a los chavales. Eso aumenta la sensación de control del profesor y excluye, casi siempre, su responsabilidad con el etiquetado. Si es un vago, el problema es que no trabaja; si se porta mal, el problema es de conducta; si es inmigrante, el problema es su bajo nivel…
          Las etiquetas constituyen losas en los chavales difíciles de superar y, desgraciadamente, son una fuente para su autoconcepto. Si tantos profesores dicen que tal o cual es esto o aquello, será verdad.

          Como profesores nuestra misión es sacar lo mejor de los chavales, estimulándoles y, proyectando sobre ellos expectativas positivas. En los años que llevo en esto, muy pocas veces he visto a chavales irrecuperables y, cuando ha sido así, las circunstancias personales y familiares pesaban como una losa.

          Incluso chavales que han tenido años pésimos, a la vuelta del verano han madurado y son otras personas, más responsables, más centrados. Siempre, en todo caso, he creído en las personas y no en sus etiquetas. Contra una etiqueta no puedo hacer nada, con una persona puedo cambiar.

          En fin, lo mejor de todo esto es que podemos hacer con nuestra práctica una Escuela distinta y podemos, gracias a Internet, compartir nuestros sueños y nuestros pesares.

          Un abrazo

          1. Lara

            ¡Lo siento! ni he podido leer lo que me has contestado… austaita de mi falta de ortografia!!!!! dios, se me escaparon varias palabras…

            Mientras allá se etiquete no se dejará a las personas que se cuestionen las cosas… ¡no habrá etiquetas ni ideas prefijadas que pongan barreras! – (asi mucho mejor expresado!)

            El etiquetado nos hace no avanzar (pero es algo que cambiar en cada uno)

            Sobre los deberes me llama la atención tantos profesores diciendo que no mandan un listado de deberes. …. Creo que es necesario un repaso de lo dado en clase para su asimilación en lo que no creo en en hacer lo mismo… (pensando en eso)

            Besos!

        2. Asun

          Por favor, se me caen los ojos con ese “alla”

  11. Me uno a tu reivindicación. De momento con mi hija sólo veo deberes y más deberes, la mayor parte sin sentido, como las preguntas absurdas y repetitivas después de una buena lectura, que daría para hablar y debatir temas interesantes en la escuela y en casa pero que sólo sirven para aburrir la lectura. Otro libro más! para cuando el trabajito en casa? Después…, una rápida corrección y una nota. Nada de comentarios en clase, no hay tiempo que sino no acaban el libro.
    Y en la escuela? No, si yo no pongo muchos deberes pero claro como además no trabajan suficiente en clase pues tienen que acabar el trabajo en casa. Esto es lo que dicen a menudo algunos compañeros cuando se trata el tema de deberes. Así no hace falta plantearse si son o no necesarios y como debieran ser, como no los ponen! Pero cada día sus alumnos tienen trabajos para terminar y no pocos!

    1. Has dado con uno de los argumentos más increíbles que puedas escuchar: el castigo colectivo porque “no trabajan en clase”. A mi hija se lo aplican a diario, convirtiendo los deberes en otro castigo más. Pero es que hay profesores que piensan que en casa tenemos que ser los maestros de nuestros hijos. Una cosa es apoyar al profesorado y otra que en los deberes se enmascare el temario que no se ha dado en clase. Si no se ha dado, pues que lo den otro día, que ajusten el ritmo, que ajuste los contenidos, que ajusten el programa. Claro, que programa suele significar libro de texto. 15 temas por libro a tres trimestres, 5 temas por trimestre.
      Ya está, eso es planificación educativa y los demás tonterías.

  12. Totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Me sirve mucho para comentarlo en mi cole.

  13. Desde que llevo diciéndoselo a los padres del cole. Ayer mismo, tuv una sesión formativa con las familias de Escuela 2.0 y se lo solté así: EXPLOTACION INFANTIL. Estoy por colarme al cole por la noche y quemar los libros.
    PD: perdón por lo expresado, pero me enciendo cada vez que trato éste tema.

    1. Antonio y José Antonio. ¿Os imagináis que podemos debatir sosegadamente con los profesores y los familiares el tema de los libros de texto y los deberes? Ahí estaría una buena parte del cambio del sistema educativo.

      Saludos

  14. Josep M

    Un tema recurrente, veo que el problema persiste en todos lados. En mi centro ya estan preparando un “dossier de trabajo para las fiestas de Navidad”, ayer ya nos enfrentamos, peró es dificil. Com has dicho ” al no trabajar en clase “……
    Los fines de semana son terribles, la cartera arriba y abajo, como hacen deporte, llevate los debere, después de la competición deberes, y encima repetitivos, sin sentido.
    Creo que lo que hace falta son recursos, dar las ideas de nuevas actividades para casa y como valorarlas, para mi el problema de muchas cosa es que no se sabe como hacerlo diferente y si servira.

    Gracias seguiremos comentando

    1. LOla

      Perdona que me meta, pero hacerlo diferente SI SIRVE.

      En la experiencia en nuestra casa sirvio un monton.
      Me pelie mucho con mucha gente… pero hoy estoy segura de que lo que hacemos es lo correcto.

      Yo le hago los deberes a mi hijo, para que la maestra se quede tranquila, como ya puse arriba. Y luego busco la manera de hacer cosas con el para afienzar conocimientos… ¡¡ y hasta avanzar !!

      ¿Total? ¿Cambia algo con los deberes? ¡¡¡ NADA !!!

      Una cosa es que le manden a casa lo que no hizo en clase, otra muy distinta es que le manden a copiar paginas de libros, rellenar fichas…

      ¿Porque somos tantos los que no estamos de acuerdo con esta metodologia y la seguimos aceptando? ¿Si de un curso de 20 alumnos, 16 padres estan en contra de los deberes, eso no deberia provocar algun cambio?

      Eso paso en el curso de mi hijo.

      ¿Y si los maestros nos mandaran en el cuadernos de notas unos avisos de “tiene que mejorar en lectura, debe reforzar matematicas en tal cosa, falta tal tema de sociales comprender” no seria mas acertado? No se…

      Un saludo… Y es genial que estemos aqui debatiendo el tema!!!

      1. A los padres nos da miedo cuestionar lo que sucede dentro del aula y sólo hablamos en el patio pero en las reuniones no somos capaces de poner la cuestión de los deberes, u cualquier otra, como tema a debatir. Cuando se dice que la responsabilidad de la educación es compartida, yo entiendo que esas decisiones son compartidas, que el profesor no puede imponer un sistema de deberes sin más, esperando sólo la aceptación. Creo que debemos y podemos implicarnos en estos temas, sería una forma real de cambiar la Escuela.

    2. Josep, el tema de los “dossier de trabajo” es peliagudo, como el tema de los “cuadernos de vacaciones”, el caso es continuar con la metodología de fichas o libro. Los dossier de trabajo son útiles si fueran, como dice Lola, para aprender experiencias. En Navidad hay miles de experiencias únicas, por ejemplo, que sirven para el aprendizaje y si tenemos las TIC ni os cuento. Pero es más fácil mandar un listado interminable de ejercicios en vez de algún lectura sugerente, alguna película, experimentos lúdicos, viajes a ver cómo viven la navidad otras culturas, la lista sería interminable… no parecería que hacen deberes sino que aprovechan su tiempo libre para aprender otras cosas…
      En todo caso, con el ritmo que llevan nuestros hijos, en vacaciones prefiero que descansen, que duerman, que jueguen, que salgan a la calle… por favor, un poquito de ruptura.

      Saludos

  15. Estrella

    Ocho horas de jornada “laboral/escolar” tienen de media los niños españoles. ¿Se optimiza de verdad ese prolongado horario?.¿Por qué es necesario que después de terminar su jornada escolar sea necesario prolongar las actividades escolares al horario personal?-

    Creo que habría que evaluar la optimización de los horarios incluidos en las programaciones escolares, porque algo está fallando.
    Normativamente las programaciones deben incluir las temporalizaciones respetando los diferentes tempos de los alumnos (no todos son iguales), parece que no se hace o no se hace bien.
    Es un tema controvertido en el que se implican familias y comunidad escolar (no olvidemos que para muchos, los buenos coles y profes son aquellos que mandan muchos deberes). Desde mi punto de vista algo no funciona bien si no somos capaces de respetar los horarios.
    ¿Harán muchos pasteles los pasteleros fuera de la pastelería?…

    Besos y gracias por plantear un tema tan interesante y “tabú”, es un placer leeros.

    1. Estrella, la jornada real en la Escuela de Primaria son cinco horas, pero los niños que se quedan a comer permanecen siete horas. Si tienen que desayunar, entonces hablamos de ocho horas en el colegio. Como ves, una jornada laboral entera.

      El tema es complicado de arreglar porque confluyen intereses contrapuestos: los de los niños y sus necesidades de aprendizaje y los de las familias, y los horarios laborales españoles que son muy extensos y obligan a muchas familias a tener que dejar a sus hijos mucho tiempo en el colegio, algo nada recomendable pero de difícil solución.

      Un saludo

  16. El debate debería ser el método de enseñanza. Los deberes no son más que una consecuencia del mismo

  17. rossoceli

    Cuanta razon llevas amigo!!! si algun dia tengo hijos, lucharé porque tengan profesores como tú!! yo sufrí esta odisea de las tareas desde qye llegaba a casa a las 5 dela tarde hasta las 12 de la noche y sin parar ( era una niña muy aplicada) y sacaba muy buenas notas, pero pocos recuerdos tengo de salir a descubrir por mi misma lo que es la vida, y no ha sido hasta ahora, con 24 años cuando me he dado cuenta de cuantas cosas me obligaron a perderme por nuestro ” maravilloso” sistema de enseñanza actual!! por no hablar de que somos de los pocos países que tras años y años “estudiando” ingles, no somos capaces de mantener una conversacion fluida en este idioma… señores, no estará fallando algo en el sistema de enseñanza??

    1. Buff, tu experiencia es el mejor argumento… me quedo sin palabras, no creo que sea necesario pasar por eso porque la infancia no vuelve. En fin, espero que ahora te vaya todo bien. Como dices, algo está fallando en nuestro sistema de enseñanza (lo del inglés, es para otra entrada aparte)

      ¡¡Suerte!!

  18. Pedro

    Decía a la profesora de mi hija que no la pusiera deberes (al menos que bajara la cantidad) me miraba con cara de asombro. ¡Qué va a ser de ella en el futuro si no se acostumbra a trabajar en serio!
    Sin deberes, sacó sobresalientes en muchas asignaturas en la ESO y en el Bachillerato, acabó su licenciatura y está cursando un Grado.
    ¡Ningún trauma o carencia!
    Como deberes se debería poner: jugar, relacionarse con amigos y amigas, deporte,… investigar, descubrir, experimentar,…

    1. Pedro, no puedo estar más de acuerdo contigo, es lo que estoy experimentando en mi casa. Yo no recuerdo haber hecho deberes hasta bien mayor, recuerdo el día entero jugando en la calle y desde luego, me acostumbré rápidamente a trabajar cuando llegó el momento de adquirir los hábitos de trabajo. Ahora, so pretexto de que se adquieran, empezamos a fundirles a deberes desde muy pequeños con el riesgo de que su interés y motivación escolar decaiga.
      Un saludo

  19. Acvaldric

    Primero, estoy de acuerdo con el planteamiento del “enfoque” de los deberes hacia ampliación, investigación, y estilo de trabajo distinto del aula como motivación y apertura de mente. Muy correcto.
    Aunque… una mínima parte de trabajo en casa sobre libro/libreta/osoportequesea me parece también correcto en la cantidad adecuada y no diariamente para facilitar la implicacion directa de la familia con los contenidos y la forma de trabajar de la escuela.
    Segundo: ocho horas en el colegio los niños no las pasan. PAsan 6, o incluso 5 según el colegio. Si pasan más horas, es cosa de los padres, y no de los profesores y del colegio. No porque los padres tengan menos tiempo para estar en casa con sus hijos el colegio tiene que desmontar su funcionamiento. No debería ser al revés?
    Tercero: el porcentaje de profesores que pone deberes a los niños en tal cantidad que provoca que “los niños no tengan tiempo para jugar” es mínimo en mi entorno (que abarca cuatro colegios). Si estos niños no juegan, la pregunta és: donde esta ese tiempo? Quien, cuando y por qué se empezó a recortar el tiempo de juego de los niños? Creo que los deberes son una muy pequeña parte de ese tiempo.
    No soy un gran defensor de les deberes, pero creo que se esta haciendo demagogia en este post sobre los deberes.

    1. Hola Acvaldric:

      Respeto tu opinión acerca de la demagogia de los deberes, desconozco si tienes hijos (yo tengo dos) y en mi entorno sólo conozco un centro que no manda deberes indiscriminados (el resto hasta treinta y pico, todos).
      Si las cuentas no me fallan, de 9,30 horas de la mañana hasta las 16,30 horas de la tarde son siete horas, que pueden ampliarse si los padres necesitan del servicio de desayuno, aunque como dices, no es responsabilidad de los profesores, desde luego. Tampoco es responsabilidad de los profesores que los niños se queden a comer pero es un hecho que la inmensa mayoría se quedan por necesidades familiares. En consecuencia, los niños pasan físicamente muchas horas en el cole.
      Donde discrepo radicalmente es en que el porcentaje de profesores que mandas deberes es mínimo; todos mandan deberes que unidos, provocan que la tarde se dedique, de forma mayoritaria, a los deberes. Desconozco tu entorno, yo vivo en el sur de Madrid, y todos los centros de mi entorno son públicos y en todos sucede lo mismo: deberes, deberes y más deberes, pero, sobre todo, el tipo de deberes repetitivo, aburrido, indiscriminado que apoya la enseñanza memorística. Insisto, dime cuál es tu entorno en el que los deberes en Primaria permiten a los niños tener tiempo para jugar.
      Desde luego, la obsesión por las actividades extraescolares, provoca un estrés adicional en los niños. No soy defensor de llenar la tarde a los niños para que vayan de una actividad a otra como máquinas, sino que prefiero que tengan tiempo de juego y, en ese esquema, quizás alguna actividad que les ayude a desarrollarse y complemente lo que aprenden en el aula: algún deporte, música, arte… lamentablemente, a muchos niños no les queda tiempo para nada si unimos los deberes y las actividades extraescolares.
      Un saludo

  20. Caro

    La triste siguiente pregunta que alguien te hará (yo no, créeme) es que si los niños se estresan yendo a extraescolares, dónde/con quién los van a dejar?

    Triste, pero bien triste. Estamos tan ciegos…

    1. Las extraescolares pueden estresar a los niños cuando éstas les supone tanto tiempo que no les quede para jugar (y hacer los deberes, claro). Creo que pueden ser importantes para complementar la formación de la Escuela, pero sin excesos.

      Saludos

  21. Josep M

    Tal vez el problema es el “tipo de ” deberes ” , haria falta cambiar el nombre, por tareas,….
    Estudiar? son deberes, segun los niños nunca. Si dices deberes aun que sean com TIC’s tambien se niegan.
    Por ello creo que haria falta orientar el tema hacia las ….. – competencies, no tanta menoria ni repetición, descubrir, encontrar, no?

    1. LOla

      Yo les llamaria “trabajo”.

      Haz la prueba, “Ven, vamos a trabajar en esto”.

      A mi y unos cuantos amigos que no me lo creain nos resulto…

      La cuestion, rememorando mis epocas de alumna, es hacer saber al peque que lo que hace SIRVE. Eso cambia totalmente su actitud.

      Yo le enseñe a mi sobrina a escribir ¡¡¡ chateando !!!.
      A mi hijo le hice un juego de tarjetas Montessori para que “entienda” el “me llevo”.
      Para el peso fuimos al mercado.
      No se… hay muchas cosas para hacer, para mostrarles…

      La educacion no puede ser tan estatica… porque la vida no lo es.

      Asi es como hay gente preparada para trabajar como burros, pero no para afrontar cambios.

      Lo de la memoria, yo le tengo horror. Puffs.

      Me divague, jaja…

      Saludos para todos, interesantisimo este debate!!!

      1. Lola, eres una maestra como la copa de un pino. Tienes criterios claros y prácticas excelentes. Tus aportaciones son acertadísimas, gracias por ello.

        Feliz año!

  22. Por ejemplo herramientas de autor para que los docentes puedan elaborar y distribuir actividades didacticas para sus estudiantes aunque solo para ellos no para compartir con otros docentes el modo espia para que los padres y madres puedan entrar y ver los progresos de sus hijos las faltas los deberes etc.

    1. ¿Cuál es el problema en compartir con los demás las actividades? Yo creo que compartir, desde luego, enriquece y es necesario para aprender.

  23. luis

    Triste realidad, excelente artículo. Gracias por exponerlo tan claro.

  24. Los deberes, tareas, trabajos de ampliación/refuerzo o como se les quiera llamar son la consecuencia inevitable de la escuela decimonónica que tenemos. El alumnado necesita completar una ¿formación? escasa, repetitiva, aburrida y nada útil estructurada a través de una también inútil legislación educativa. Como maestra, al igual que tod@s vosotr@s me gustaría que mi alumnado entendiera los deberes -a mano o TIC- como proyectos de investigación y que sirvieran para la reflexión y la crítica tanto en Primaria como en Secundaria. Como madre ayudo más de una vez a mis hijas para que ‘la tortura’ termine cuanto antes. Gran post y muy interesantes comentarios. Feliz año a tod@s. Les pediremos a los Reyes Magos una política educativa coherente y adaptada a 2011 ;-))

    1. Mila, comparto contigo tus deseos y me identifico plenamente con ellos.
      Feliz Año para ti también 🙂

  25. Es la primera vez que escribo y realmente no suelo escribir mucho pues no dispongo de mucho tiempo. Lo primero, felicitarte porque raramente me engancha algo de la manera en la que tu bitacora lo ha hecho. Llevo 1 hora leyendo y aun no he podido parar. En segundo lugar y a colación de este post, podría comentar que soy profesor de grado superior y acceso al grado superior desde hace un par de años, y aunque hay asignaturas que imparto en las que se pueden llevar a cabo algunas de las técnicas que he leido en otras es bastante difícil. El sistema educativo, al menos en los modulos de grado superior y acceso dan poco juego. Hay 5 meses para prepararse el acceso al grado superior y realmente no encuentro ninguna manera mejor de saber como van mis alumnos, y la comprension de la asignatura por su parte que la de mandar ejercicios para casa. Todos mis ejercicios van enfocados a un entendimiento de la asignatura y no de un aprendizaje memorístico. Realmente no le veo la utilidad a esto ultimo y menos en matemáticas, física y química, que es lo que yo imparto. Pero a fin de cuentas son deberes. Tambien es un tema al que le doy muchas vueltas ya que tambien a mi siempre me ha parecido que memorizar por memorizar no era aprender, sino una pérdida de tiempo.
    Bueno, siento la extensión, prometo que la proxima vez seré mas escueto. Y felicidades de nuevo por tu pagina.

    1. Hola Carlos: bienvenido al blog. Antes de nada, escrito lo que quieras y cuanto quieras, faltaría más, para eso está, así que nada de ser escueto, a no ser que quieras.
      Me encanta que plantees el tema de la enseñanza de las matemáticas o la física, porque son buenos ejemplos de cómo es necesario conocer y comprender los procesos para poder resolver problemas y enfrentarse a las situaciones que permiten aplicar los conceptos. Tengo la experiencia personal de haber aprendido de memoria un montón de conceptos y problemas matemáticos sin saber realmente su significado, de forma que cuando me cambiaban los enunciados no sabía resolver los problemas. Esa situación, treinta años después, la sigue padeciendo mi hija la pequeña que no aprende los conceptos matemáticos en 4º de primaria en la Escuela, ni desde luego, estrategias para resolver problemas. No dudo de que hay que saberse de memoria las tablas de multiplicar, no dudo, es más creo que es necesario, el cálculo mental pero de ahí a que uno se aprenda de memoria las leyes del movimiento, por ejemplo, sin entenderlas va un rato.
      El enfoque memorístico orientado a la repetición de contenidos en un examen es uno de los problemas de nuestro sistema educativo. Este enfoque suele llevar asociado los deberes repetitivos de los libros de texto en vez de unas tareas que ayuden a fijar algún concepto, que permitan aplicar conceptos de forma práctica o que inviten a investigar o a leer. Con ese planteamiento de los deberes estoy de acuerdo; con el actual, en absoluto.
      Cuando hablas de la FP creo que el tema cambia sustancialmente porque estás preparando a tus alumnos para un examen determinado, así que tienes que supervisar si están entendiendo aquello de lo que van a ser examinados. Es una situación distinta, ya que un examen de acceso (una oposición…) tiene unas características determinadas y hay poco juego. Tu planteamiento no me parece inadecuado, desde luego porque tus alumnos tienen que aprobar ese examen. Sin embargo, en las asignaturas del ciclo la cosa es distinta porque la forma de enseñar y los deberes asociados cambian o así debería ser.

      En fin, el debate continúa.

      Saludos

  26. Salvador

    Jolín, como crece esta entrada con tantos y tan buenos comentarios.

    Soy padre y no docente. Leí el libro de Carl Honoré “Bajo presión” (http://educarc.blogcindario.com/2008/10/02310-carl-honore-publica-bajo-presion-rescatar-a-nuestros-hijos-de-una-paternidad-frenetica.html ) y lo recomiendo a todas las familias que puedo.

    Sí, tenemos a los niños/as bajo una gran presión que les impide realizarse como niños, tal como dice rossoceli.
    Las etiquetas dañan y marcan a los pequeños, y a los no tan pequeños también.
    ¿Porqué no ha sido transparente la escuela? (ya, y gracias a vosotros, está empezando a serla). Hay que comunicar a las familias tantas cosas que….
    Y como tu dices ,Victor, las m/padres hacen en casa labores de maestros, muchas veces por encima de sus posibilidades, tanto horarias como cognitivas. Ya para los diptongos hay que prepararse, si no lo han asimilado en el cole la chiquillería. O decirle al profe/a que se lo repita en clase, y así debería ser. Pero como tu dices, se habla en la puerta del colegio y no donde se debería: dentro, pero dentro, dentro. En la tutoría, o una reunión de m/padres con el claustro, o en las juntas de evaluación.
    Si, utopía (por ahora) pero vamos allá.
    Saludos.

    1. Salvador, la vida misma… este debate es una arista más de los cambios que necesita el sistema educativo. Espero que al tomar conciencia de ello podamos influir en los centros para que cambien estas prácticas carentes de sentido.

      Saludos

  27. carlos

    Soy un padre que esta super agobiado con el tema de los deberes,tengo dos hijos “gemelos” distintas clases sexto primaria,hay uno que hace los deberes con mucha facilidad
    Cuando le toca al otro empiezan los problemas la casa se vuelve un infierno el chiquillo se ABURRE una barbaridad, nosotros le ayudamos en lo que podemos no somos unos lumbreras hablando academicamente,pero no se si nos estamos equivocando pero el niño cada vez le gusta menos el colegio,para el es una tortura.
    comienza a hacer los deberes alas cuatro y termina alas nueve noche,cena y a dormir, asi durante cinco dias ala semana,escribo esto porque tengo que desahogarme,es domingo y estoy metido en casa con el niño terminando los benditos deberes ni tiempo para el ni para mi.Me gusto el blog y me ha dado un par de ideas,gracias por todos esos comentarios ,que he sacado de cada uno un poquito de ayuda para seguir enfrentandome a esta tediosa tarea .
    Un saludo y que se sigan aportando ideas.

    1. LOla

      Uh, Carlos, ¡¡¡ Pobres todos !!!

      Nuestra casa tambien se volvia un infierno, yo termina con un dolor de cabeza impresionante de tanto “luchar” para que mi hijo haga lo que los deberes exigian…
      y si, al enano le resultaban HARTO aburridos y no me daba ni cuarto de bola y era una serpiente que se mordia la cola… menos Bola me daba, mas estres de mi parte, yo mas histerica, el mas compungido, entonces menos voluntad ponia, con lo cual mas se aburria con lo cual menos bola me daba y ahi otra vez…

      Lo que podes hacer, tal vez, se me ocurre, porque yo aun no llegue a 6to, mi hijo esta en 2do, es hacer lo que unos amigos hacen: Ellos se ponen a “trabajar” los deberes segun el chico los trae a casa, y ahi ven que alternativas pueden llegar a proponerle para hacerle las cosas mas amenas y que salga adelante.

      Esta gente cuenta con la maestra del niño de su lado (porque no todos los maestros son cucos, eh) y “le permite” incluso atrasarse en algunas cosas (como las tareas de repeticion).

      Ellos inclusive negocian actividades con su hijo, porque el peque un dia les planteo que si ellos trabajaban y les daban dinero, cosa que los padres tipicamente le decian “mi obligacion es trabajar, tu obligacion es estudiar”, el entonces dijo que ¿¿porque iba a ir al colegio y hacer cosas aburridisimas por las cuales encima no recibia nada a cambio?? (Ahi el tema de que ellos no “ven” lo que aprenden, no ven que le sirva).
      Primero se armo un escandalo en la Familia.
      Pero finalmente, se escucharon entre ellos y decidieron hacer este tipo de “negociaciones”… tal vez sentarte y charlar a fondo con tu hijo pueda ayudar, sobre todo para que el no se sienta mal (no se, deduzco que siendo gemelo encima, tal vez tenga este tipo de sentimientos, ¿no?).

      Bueno, como siempre, me pongo a teclear y no paro!

      Por lo pronto espero que puedan relajarse y de paso mirar tambien el tema de las tareas como algo NO TAN trascendente…
      Si uds ven que el niño “sabe” “aprende”… aunque no lo deje plasmado en un monton de hojas, ¿¿ que mas da ??.

      No se que tareas le estaran haciendo hacer, pero yo sostengo que no hay derecho a que esten un domingo metidos en casa dandose la cabeza contra los cuadernos.

      Un abrazo para todos, y repito ¡¡¡ me ha encantado este debate !!!

      Lola

    2. Carlos, el blog es para compartir y desahogarse, así que bienvenido.

      Un placer

      Víctor

  28. tomtaktes

    Esto es lo que pasa cuando los profesores se ligan a los libros de texto.
    Cada tema del libro de castellano de quinto de primaria tiene una media de 40 ejercicios más los ejercicios del cuadernillo…

    No escogemos los mejores, nooooo, para qué vamos a hacer eso. Es mejor decir:
    – Para mañana todos los ejercicios de este apartado y como os he dado algo de tiempo en clase no se os ocurra decir que os he puesto demasiados deberes. Tengo que hacer el control del tema esta semana o no me dará tiempo de terminar los temas.

    Si escogemos nos podemos equivocar y cuando fotocopiamos el control de la editorial no coincidir con los ejercicios que les hemos mandado. Además, para escoger los ejercicios necesarios, únicamente los necesarios, tendremos que leerlos todos, no?

    Resumiendo, sólo de la asignatura de castellano mandamos hacer una media de 70 ejercicios cada dos semanas.
    La mayoría innecesarios (por no decir todos).

    ¿Y de las otras asignaturas?

    ¿Y si retiramos los libros y empezamos a ser maestros y profesores de verdad?

    1. LOla

      Ay, ¿Te puedo abrazar tomtaktes?

      No puedo estar mas de acuerdo en lo que decis.

      Que lindo plantearlo, y poder llevarlo a cabo, que lindo seria…

    2. Suscribo una por una tus palabras tomtaktes.

  29. […] a medio redactar un artículo que, al hilo de lo que comentaba Víctor Cuevas en su imperdible blog sobre la tortura que suponían los mismos en la Escuela actual y, después de que se hubiera […]

  30. […] más tiempo para hacer tareas escolares… casi prefiero no comentarlo porque me parecen una aberración como están planteadas. Sólo faltaba dar más argumentos para que el sistema no […]

  31. […] más tiempo para hacer tareas escolares… casi prefiero no comentarlo porque me parecen una aberración como están planteadas. Sólo faltaba dar más argumentos para que el sistema no […]

  32. sinañosmaravillosos...

    Yo no tuve infancia..
    v.v
    Y tengo tanta envidia de los que la tuvieron, todo por el estricto método de aprendizaje que obligó a mis padres convertirme en un intento fallido de alumna excelente.

    Me leí todo el tema hasta los comentarios, cosa que no suelo hacer. Señor Victor, porque no fué mi profesor? T.T

    1. Ya lo siento, la infancia que no se vive no se recupera. Esperemos que el sentido común vuelva a nuestras Escuelas.

      Un saludo afectuoso

      Víctor

  33. Mi hijo de 11 años desde que empezó en septiembre vive absolutamente inquieto.Es un niño estudioso que leencanta leer hasta el punto que la amenaza es que le castigo sin ir a la biblioteca.Siempre ha tenido muy buenas notas y capta las cosas al vuelo.pero esta en 6 de primaria y ya a principio de curso advirtieron que aconsejaban dejar de lado toda actividad extraescolar. Cada tarede tien tarea para un promedio de 5 horas, llega a las cinco y muchos días son las 10 y cuarto y no ha terminado.Semana si semana no , ya llueva truene,,etc tiene examen de calculo, de problemas, demates, de dictado, de cono, de lengua, de reli, de ingles…Cada día les marca toda las preguntas del libro y mas, ademas de 20 trabajitos, la profesora corrige el cuaderno cada díay si tiene algo mal en rojo le pone no tienes , interes, esto es un desastre y un cero. Los examenes los tien todos con 9 o 10, pero en la libreta pone te voy a cargar el cono o cosas parecidas,La veo como muy histérica. Ni que decir tiene que estamos todos los padres que no sabemos que hacer.Mi hijo jamas ha suspendido nada, es mas sus notas son de notable hasta situación muy destacada. El año que viene lo yengo claro que sale del cole pero lo que queda de año???????????????Una madre me conto que fue a hablar con ella y le dijo que estaban así de duros para preparalos para la eso porque el fracaso escolar en ESO es del 40%, lo cual no me extraña. Ademas las notas de la Comunidad de Madrid no son altas y la selectividad de pena. Yo me pregunto que puedo hacer, esto es una autentica tortura y no quiero que mi hijo sufra las consecuencia.Hay algun sistema de inspección cuando un prfesor o el sistema de cole es tan malo????????????????

    1. salvaoret (Salvador Barrientos)

      ¡Es que a algunos maestros les encanta el rojo (para corregir)! Me ha llegado especialmente lo del cero: creía yo, en mi ignorancia, que ya no se ponían ceros. En casi veinte años de docencia que llevo, no he puesto ninguno. Además, he sido seis años tutor de tercer ciclo, así que conozco el tema. Puedo dar aquí mi experiencia en esos años. Actualmente estoy en segundo ciclo, porque creo firmemente en la bondad de no instalarse indefinidamente en un ciclo determinado. Si la profesora cree que, con muchos deberes, todo está solucionado, mal vamos. Los deberes, según los entiendo, son una práctica sencilla de lo hecho en clase, un pequeño repaso, nunca una sustitución del aula. Me cuesta creer que aprovechen bien el tiempo escolar y después tengan varias horas de tareas. Por tanto, convendría aclarar esa cuestión metodológica. Yo calificaba las libretas una vez cada dos meses, con un comentario personalizado. En el día a día también les echaba un vistazo, pero sin boli rojo. Prefería pasearme por la clase. Daba mucha importancia a la elaboración de esquemas, tarea compartida entre todos que se iba complejizando a lo largo del ciclo. También insistía en el conocimiento de los rudimentos de escritura, presentando modelos de la tipología textual y ayudándoles en la redacción, secuencializando el proceso. En fin, no voy a explicar todo lo que hacía, no es el caso. Y sobre todo, no me justificaba aludiendo a la ESO. Tenía una idea de lo que yo quería y de las necesidades de mis alumnos, y en el instituto nos comentaban que iban bien preparados, con hábitos suficientes.
      A la pregunta que planteas, qué se puede hacer, te respondo: primero, hablar con la tutora, individualmente o en grupo. Exponed vuestra desazón y que os dé razones, no excusas, de su conducta; después, con el equipo directivo: primeramente con jefatura de estudios y, si se tercia, con dirección. Si no se arregla el tema, sólo entonces, convendría dar el salto a inspección. Suerte y ya nos contarás cómo queda la cosa.

      1. Hola Salvador. Gracias por tu comentario lleno de sentido común. Efectivamente planteas los deberes como lo que son: un repaso para afianzar lo visto en clase. Pero ese concepto no cala y algunos compañeros siguen pensando que el nivel de un colegio se mide por los deberes que manda a sus alumnos.
        Hemos hablado con la profesora y hemos tenido por respuesta que ella es libre de hacer lo que quiera en el aula, con otras palabras que justifican su práctica pedagógica.
        Es un tema complicado pero es cierto que, además, concurre la aquiescencia de muchas familias que ven con buenos ojos el excesivo número de deberes, de puertas adentro del colegio, pero con esos mismos ojos reniengan de puertas afuera.
        La solución debe ser un planteamiento colectivo del centro escolar que unifique la práctica sobre los deberes y su alcance, teniendo en cuenta desde luego a las familias.

        Un abrazo

  34. Estimada Concepción. El caso de tu hijo puede ser excepcional pero la tónica de acribillar a los niños con deberes y robarles la tarde es generalizada. Se pone como excusa que la ESO es más difícil pero no tiene ninguna justificación. Creo que una cosa es generar hábitos de trabajo y dedicar un rato a los deberes y otra muy distinta es renunciar a otras actividades. Tampoco soy partidario de que los niños sean autómatas que salen del colegio para meterse en un montón de actividades y tener todas las tardes ocupadas. Creo que hay que buscar un equilibrio entre sus intereses y el tiempo libre.
    Trabajo en un instituto y nunca he visto que los alumnos dediquen tal cantidad de tiempo como la que comentas que dedica tu hijo. No es necesario. Me parece demagógico hablar del fracaso escolar porque no se hagan suficientes deberes. Creo que el fracaso parte de un sistema anacrónico y obsoleto, que hace que todos estudien lo mismo, que se basa en el libro de texto, la clase magistral y la falta de colaboración familia-escuela.
    Yo que vosotros pediría una reunión a través de la dirección del colegio y si no os hacen caso, entonces se puede recurrir a la Inspección educativa.

    Mucha suerte

    1. Concepción

      Gracias por vuestros consejos, fui a hablar con ella, le comente que mi hijo cada tarde de 5 a 10 y media hace deberes y cuando termina repasamos.Semana si semana no tenemos juevs y viernes 6 exámenes. Mi hijo la media de notas en cono es de 9,30, pero la situación es insufrible, le comente no soy yo a casa llaman todas las madres y cuentan que la situación es inaguantable.Respuesta ya lo se, pero es que los niños de hoy son unos blanditos y solo reciben miles de regalos. Yo, nada puedo hace,r dicelo al coordinador.Solución me quedan 6 meses para acabar con la tortura nada voy a hacer, no me merece la pena, solo aguantar y cambio de colegio. Pero no me extraña el enorme fracaso escolar, poco me parece, quien he ido a EEUU, en donde es todo lo contrario, sabe de lo que hablo, que inutilidad de horas, el niño requiere habito y tecnicas de estudio, esfuerzo y estimulación positiva. Si solo es exigir y exigir llegara un momento que no quieran oir no hablar de estudios, a lo mejor en el fondo es lo que se busca.

      1. Hola Concepción.

        Estamos ante un problema gravísimo de nuestro sistema educativo que tiene en la práctica de los deberes uno de los pilares del su funcionamiento. Como he reiterado en múltiples ocasiones, los deberes son necesarios para crear hábitos de estudio pero los deberes repetitivos, carentes de sentido y que sólo se basan en rellenar ejercicios y fichas no sirven para nada. No es posible, además, supervisar el aprendizaje mediante los deberes porque en demasiadas ocasiones tienen que ser los padres quienes tengan que ponerse a hacerlos con sus hijos.
        La clave es que para que sean útiles deben referirse a lo trabajado en clase y no pueden seer una carga que haga que la tarde se pierda exclusivamente haciéndolos.
        Muchos maestros piensan que los niños son blandos, flojos, caprichosos… todo lo que quieras, pero no recuerdo haber comenzado a hacer deberes hasta bien mayor y sí recuerdo las tardes jugando con mis amigos y aprender a disfrutar de unos años que son irrepetibles. Desgraciadamente, nuestros hijos pasan las tardes entre los deberes y las actividades extraescolares. Una auténtica pena.

        Saludos

  35. […] background-position: 50% 0px; background-color:#222222; background-repeat : no-repeat; } victorcuevas.es (via @RosanaDiazz) – Today, 11:36 […]

  36. […] } #themeHeader #titleAndDescription * { color: black; } victorcuevas.es – Today, 1:04 […]

  37. Hola Víctor: Parece que el tema de tu entrada se vuelve a poner de actualidad con la “huelga de deberes” en Francia. He recopilado opiniones sobre el tema en mi blog y tu comentario ha sido uno de los que me han parecido más interesantes y completos. Si quieres ver la entrada en la que se te menciona: http://queduquequeducuando.blogspot.com.es/2012/03/tienen-que-llevar-deberes-para-casa-los.html

    Un saludo y gracias por tus reflexiones

  38. Estudiante de galicia

    Ademas los profesores no tienen en cuanta la situcion de trabajo de los padres,ejemplo:Mi madre trabaja hasta las 3:30 de la tarde y como a esta hora cuando acabo ya son las 4:30 y por lo menos 2 horas de deberes entonces serian las 6:30 y que ocurre hai que ir a futbol tenis ocualquier tonteria que los padres te obligan porque dicen que no es bueno estar todo el dia en casa ok,vuelvo a la 8:30 hasta las nueve me doi una ducha y ceo entonces me dan las diez y tengo una hora para jugar y ver la tele yo opino que no hai derecho a algo asi y ademas si no haces los deberes te castigan y te rebajan la nota aparte te mandan los deberes no hechos y los correspondientes entonces el trabajo se hace mayor y es un circulo vicioso.

  39. Sergio

    Nunca pude estar tan de acuerdo.Madre mía.Yo soy alumno de 4º de ESO, y es una tortura, todos los días 5 o 6 páginas de ejercicios de 20 ejercicios cada una.Por culpa de eso, esta Navidad no pude celebrar la Nochebuena con mis familiares, porque nos habían mandado como 7 páginas para cada día.¿Razones de la profesora para ello? Somos unos “vagos de mierda”, tenemos que tener “disciplina”…¡joder, que esto no es el ejército en tiempo de guerra!

    1. Gracias, Sergio. Uno de nuestros males, me refiero al sistema, es que no tenemos medida entre lo que es necesario y positivo y aquello que acaba por saturar. En el tema de los deberes, desde luego, existe una gran descompensación entre Primaria y Secundaria. No estamos en la Universidad, sino en la enseñanza obligatoria y nuestros deberes deberían ser ajustados.

      Un saludo cordial

  40. mama siglo xxi

    Hola a todos:
    Me alegra encontrar este blog, sobre todo porque me hace ver que no soy ninguna lunática cuando opino que los deberes no son los correctos.
    No me creo que una serie de fichas o de ejercicios del libro sirva para mucho, al menos en casos como el de mi hijo mayor. Está cursando 6º de primaria y, siendo de los mas inteligentes de la clase, va a repetir curso. Saca buenas notas en los exámenes, especialmente en mate donde son notables o sobresalientes. Pero debido a que los deberes para casa es más de lo mismo, otra vez hacer lo que hemos visto, pues el trabajo en casa no se realiza siempre, y como parece ser que esto es lo único que importa pues repite curso. Y lo que más rabia puede dar como madre es que en el colegio no cubren su necesidad de aprender, solo quieren ver ejercicios hechos.
    Los deberes tal y como están planteados son injustos. Aquellos niños cuyos papás puedan sentarse con ellos para “dictarles” lo que deben poner son los favorecidos. Dejan a un lado a los que social y/o económicamente no pueden ayudar a sus hijos. Si precisamente cuando más deberes tienen mis hijos es cuando yo estoy trabajando…¿cómo puedo siquiera estar pendiente de que se sienten a la mesa a trabajar? Sin embargo si el profesorado utilizara otra estrategia para que trabajen en casa estoy bien segura de que no tendría que preocuparme por los estudios de mis hijos de la manera en la que lo hago ahora.
    En los dos últimos cursos mi hijo a podido ir al c.r.i.e. (centro rural de innovación educativa),y solo habla maravillas de lo que ha aprendido. Nuevas tecnologías, experimentos, mapas interactivos, visitas al museo de ciencias, montaje de videos, etc, etc. Está claro que aprenden, pero no es el estudio por obligación, es el aprendizaje en el cual participan, prueban, aceptan desafíos intelectuales, juegan y por encima de todo disfrutan. Conclusiones, te puede explicar como es Júpiter como el que cuenta la peli de anoche, a pesar de haber pasado más de un año. Pero es difícil que recuerde los ejercicios que hizo ayer.
    Tal vez el año que viene le vaya bien en el cole, pero no por el hecho de que al repetir refuerza lo aprendido, no hay que reforzar. Tal vez la vaya bien por el sencillo hecho que lo más seguro que le toque el profe extravagante, el que según “las malas lenguas” no quiere trabajar más que lo justo y no manda deberes para casa, deberes de los convencionales. Es amigo de dejar que cada niño trabaje con libertad, pero el rendimiento no baja, ¿por qué será? Y me pregunto qué habría pasado si hubiera tenido a este profe en el último ciclo, o al menos en 6º. Como podeis suponer la respuesta es que mi hijo pasaría a la ESO con muy buenas notas porque, como dije, capacidades tiene más que de sobra, es la metodología la que falla.
    Resumiendo, esperemos que una nueva horda de profes extravagantes abandonen la práctica errónea de deberes de copiar y repetir para dejar paso a la creatividad, el ingenio y las ganas de aprender de manera lúdica pero efectiva. Menos niños loro y más locos bajitos…

  41. Jesus

    La responsabilidad ciudadana consiste en dos cosas, votar y quejarse… Os han ense;ado a votar y quejaros y al percataros de las barbaridades de la educacion buscais soluciones sin ser conscientes de que sois el problema

  42. Mina

    Ni siquiera las tablas de multiplicar hay que aprenderlas de memoria. De hecho es contraproducente pretender que los niños las memoricen. Es más importante que aprendan el concepto de la multiplicación y adquieran la capacidad de calcular mentalmente el resultado de cada producto listado en la tabla. Creo que es un error, cuando se habla de una enseñanza significativa, dejar las matemáticas un poco de lado, como si fueran la excepción. Las matemáticas, muy especialmente las matemáticas, requieren huir de la memorización. Sin pensamiento abstracto no sirven de nada.

    Un saludo, y gracias por el artículo

    1. Creo que algunas cosas las memorizamos a lo largo de la vida. Las tablas de multiplicar son de esas cosas, como el número de identificación, la dirección donde vives, tus teléfonos…la memoria es imprescindible pero no es la única herramienta para desenvolvernos en la vida.
      Gracias por el comentario 🙂

    2. Estoy totalmente de acuerdo contigo aunque el cálculo mental requiere memorizar y automatizar algoritmos de suma, resta, multiplicación y división. Los usamos de forma cotidiana en nuestras vidas de ahí que, una vez entendidos los conceptos matemáticos, haya que memorizar algoritmos y tablas.
      Gracias por tu aportación, saludos.

      1. Mina

        Gracias por tu respuesta. Sin embargo disiento en un punto: los algoritmos de cálculo son el resultado de la comprensión profunda del concepto de cálculo. Siendo así, su memorización es innecesaria, se extraen de forma natural de la definición de la operación. La definición del concepto de cada operación sí es un postulado, una premisa pero como procede de una necesidad “natural” dado un problema real, no es un gran esfuerzo de memoria. Una vez definida la operación, cualquier algoritmo de resolución se puede deducir de forma más o menos compleja de la misma. Por lo tanto, no es necesario memorizarlo.

        Cierto es que debido al uso continuado de los algoritmos de cálculo uno acaba sabiendo de memoria los resultados de las operaciones más usuales. Pero es una memorización a posteriori. La memorización de los resultados (de las tablas de multiplicar por poner un ejemplo concreto), no debe ser una premisa.

        Y muchísimo menos debemos permitir que los niños memoricen algoritmos de cálculo como un método rápido de obtener resultados de las operaciones. No antes de que 1) hayan comprendido la operación; 2) sepan hacer cálculos mentales sencillos con ella (y las tablas de multiplicar entran de lleno en la categoría de cálculos mentalmente realizables); y 3) sepan deducir el algoritmo desde la definición de la operación.

        ¿Es mucho pedir para un niño de 2º de primaria? Igual es que queremos que se aprendan las tablas demasiado pronto.

        Un saludo cordial

        1. Pues creo que estoy totalmente de acuerdo contigo, poco más que añadir. Gracias por tu importante aportación.

          ¡Hasta cuando quieras!

  43. Muy interesante el post, que también sigo a través de TW. Agradezco y felicito el que compartas esta inquietud, que considero que debería ser una reflexión para todos los docentes.
    Totalmente de acuerdo con la mayoría de comentarios.
    Aunque el post no tiene “desperdicio”, tal como están las cosas y basándome en lo que observo diariamente, me conformo con que esos “deberes” estén adaptados a las capacidades o necesidades reales de cada alumno.
    Saludos

    1. Gracias Lucía. Tengo la impresión de que los asuntos importantes en Educación siempre quedan fuera del debate político: deberes, libros de texto, exámenes memorísticos, metodología, jornada escolar, especialistas, distribución de espacios… seguimos avanzando para cambiar.

      Saludos cordiales

  44. Noemi

    Buenas noches
    He visto por casualidad este post y la verdad es que es muy interesante, enhorabuena al creador.
    Estoy a favor de una educación sin deberes en casa, bastante tienen en el cole. Pero mas todavía cuando (perdonad mi ignorancia) los niños tanto en primaria como en secundaria, tienen que hacer raices cuadradas, el M.C.M o el M.C.D, que a no ser que vayas para matemático, Físico o Químico, en la vida real, en el día a día esto no funciona(no vas por la calle haciendo raices cuadradas). Hoy en dia veo mucha carencia de comprensión lectora y eso afecta a diversas areas como Mates, Lengua Castellana, Lengua Catalana, Naturales, Sociales en definitiva todas las materias, si a los niños ya sea de E.P. o ESO O Bachillerato, no se les enseña a razonar, a entender lo que explica un libro, a hacer resumenes correctamente, no avanzaran nunca. Vi un reportaje que me impacto ya que a una alumna de Universidad le preguntaron quien era FRANCO i dijo que ella era estudiante de Historia Moderna y que “eso” debia ser de Hisatoria antigua. De que le sirven los saberse de memoria tanto los rios de catalunya como los de España, con que sepan situar los principales es suficiente, al igual que sepan situar las C.C.A.A, si no saben razonar las preguntas o hacer un triste resumen.

    1. Hola Noemi. Gracias por la respuesta que evidencia el excesivo peso de la enseñanza memorística en España. Coincido contigo en que hay un enorme exceso de exigencia memorística y poca enseñanza instrumental. Creo que es uno de los males de una Escuela anclada en el pasado.

      Saludos

  45. Susana

    Es muy triste sentir que pasan los años y que rara vez tus hijas, ya con 13, te han hablado emocionadas de algo que hicieron en la escuela, más allá de lo que sucedió en el patio. Ante la pregunta de ¿qué has hecho en el cole? la respuesta era siempre la misma “fichas, como siempre”.

    Por suerte mis hijas nunca opusieron mucha resistencia a la tarea y fueron bastante autónomas, aunque tengo que reconocer que rara vez se la revisaba porque en realidad me importaba poco si la hacían o no, nunca cambié el parque, la música, las visitas familiares o el sueño por las tareas. Si tenia que poner en una nota “mi hija no ha hecho los deberes porque estuvo disfrutando de su abuela o porque tenia que descansar” me quedaba más ancha que larga.

    Pero también reconozco que eran niñas despiertas, que aprendían con facilidad, que sacaban buenas notas (aunque nunca me importaron sus notas, un año incluso, por estar de viaje en junio y aunque debería haber ido a por ellas en julio, las recogí en septiembre el mismo día en que empezó el curso).

    Pero lo que dejé muy claro a sus tutoras es que para mi no era negociable el cambiar la danza, el juego, la música y las relaciones humanas por hacer las tareas. Y que además lo defendería delante de quien hiciera falta, como si era el ministro de Educación. Tengo muy claro que a un niño no le pueden suspender un curso por no hacer tareas. Y todavía sigo dando esta argumentación en el instituto.

    Pero claro, la enseñanza está planteada de tal manera, que al final si te pueden suspender por no hacer las tareas, porque en realidad no se trata de aprender, se trata de cumplir un programa y una manera de trabajar que consiste en “charla magistral, ejercicios repetitivos y tarea en casa”. Ah, se me olvidaba También hay que incluir el “copia 20 veces me tengo que portar bien en clase” que emplean como método de mejora de comportamiento en el instituto.

    Conclusión, mis hijas aborrecen ir al insti, siendo dos niñas que se han apasionado y emocionado con prácticamente todo lo que han hecho en su vida, excepto el cole.
    ¿no es triste?

    Pero voy un poco más lejos, ¿qué pasa con esos niños cuyos padres no pueden ayudarles con las tareas porque no saben leer ni escribir, o porque no conocen bien el idioma, o aquellas casas en las que no hay internet, ni posibilidades de dejar todo para ir a una biblioteca pública?

    Es evidente que las tareas escolares abren una brecha más entre los que tienen oportunidades y los que no, esta prisa en la que cada vez meten más a nuestros hijos ¿no será en el fondo una búsqueda malévola de segregación?

    1. Susana, muchas gracias por tus aportaciones tan lúcidas. Coincido contigo en que hemos perdido la emoción en la Escuela, la emoción por aprender, por experimentar, por disfrutar. Se ha convertido en una etapa tediosa, obligatoria, autómata donde la falta de emoción por lo que hacen es el signo de identidad. Los profesores tenemos la responsabilidad de recuperar la emoción, la creatividad, la pasión por descubrir que todo niño tiene y hacemos que pierda.
      Susana, lo hemos hecho mal y seguimos haciéndolo mal cuando lo único que importa de la Escuela es el recreo.
      Me llena de tristeza saber que el paso por la Escuela sigue siendo una experiencia tan frustrante. La cuestión es si los profesores haremos algo para cambiarlo.
      Alguno lo intentamos, te lo aseguro.

      Saludos

  46. alicia

    hola, yo no tengo hijos y hace años que acabé el colegio, no imparto clases particulares en si, pero me he visto obligada, cuido a dos niños uno de 3 y otro de 10 por las tardes 4 horas, y salvo el ratito de la merienda que es nada mas llegar, el mayor se tira la mayoria de dias hasta que me voy haciendo deberes, y la verdad se nota la diferencia de profesores, en un par de asignaturas viene ya del cole sabiendose muy bien todo lo dado ese dia y solo lo repasa en poco tiempo, luego estan las mates, que la verdad en mi opinion hay que dedicarles mas tiempo porque haciendo ejercicios es como mejor se entienden y aprenden, pero luego hay otras que solo en copiar tantisimos enunciados se puede tirar una hora!!! en cambio cuando tiene que hacer resumenes, escribir cuentos, y darle rienda a su imaginación es cuando mas se le ve disfrutar y estar orgulloso de su trabajo, al final tengo que estar Yo! buscando motivaciones para que aprenda y le guste lo que hace, cuando se supone que estoy alli para los dos!! y deberia llevarlos al parque.

  47. Susana

    retomando tu frase: “luego estan las mates, que la verdad en mi opinion hay que dedicarles mas tiempo porque haciendo ejercicios es como mejor se entienden y aprenden”
    yo difiero y además no estoy de acuerdo en la manera en que se enseñan las matemáticas en la Escuela, las matemáticas no se deben aprender por repetición, el cálculo quizás aunque tampoco, las matemáticas se aprenden entendiéndolas, usándolas para la vida, dándoles un sentido fuera de su abstracción, pero para enseñar bien las matemáticas hay que haber aprendido bien matemáticas, hay que jugar con ellas, hay que entender que el único objetivo para el que nos enseñan matemáticas en la escuela es para comprender cosas del mundo que si no no sabemos resolver, que los “problemas” es para lo que nos hacen falta las mates, para nada más, porque cualquier operación por si misma no vale para nada si no es para aplicarla a los “problemas” de la vida, el problema de la Escuela es la cantidad de aprendizajes que tienen sin saber por qué

  48. Carmen

    Buenas tardes.

    Una amiga me ha recomendado leer este artículo diciéndome que era muy interesante. Y es que estamos teniendo el mismo problema que reflejais en todas vuestras opiniones. En el cole de mi hija (está cursando 3º de primaria) les frien a deberes, de tal manera que las tardes se convierten en un suplicio para ella y, por ende, para toda la familia. La escuela, para mi hija, es un “rollo” y lo único positivo que le ve es el recreo. Las tareas que les mandan son inútiles. Desde copiar la explicación completa del aparato excretor (en perfecto inglés), incluidos los dibujos, hasta hojas y hojas de cuentas interminables. Todo ello una auténtica pérdida de tiempo. Ni aprende nada sobre el sistema excretor, ni mejora su comprensión de las matemáticas. Eso sí, invierte un tiempo precioso en todo ello. Tiempo, que, según mi criterio, debería invertir en jugar, explorar, relacionarse, divertirse y descansar. Las materias están planteadas para memorizar sin comprender (en particular Social Sciences) y necesitamos mucho tiempo y paciencia para preparar los exámenes. Y es que me veo explicándo el tema a mi hija desde el principio y luego “memorizándolo”, con la rabia que me da eso. Además los profesores no se ponen de acuerdo y mandan deberes sin tenerse en cuenta unos a otros, con la triste consecuencia de que hay tardes en que la cantidad de tareas a realizar es imposible. Eso sin contar con alguna extraescolar que puedas tener. El resultado: Llegamos a casa, hacemos deberes, nos duchamos, cenamos y a la cama. Eso no es vida para niños de esta edad. Yo, como adulto, no aceptaría un trabajo que condicionara todo mi tiempo libre. ¿Por qué se lo imponemos a los niños? Me gustaría poder hacer algo para intentar que mi hija no sufriera esta carga, pero me siento atada de pies y manos. Cuando lo comentas con los demás papas, hay quién comparte mi punto de vista. Pero también me encuentro con muchos otros que abrazan la máxima de que “cuantos más deberes, mejor”. Una tristeza infinita y una impotencia devastadora me invaden. ¿Como ayudo a mi hija a cambiar nuestra rutina?

    1. Hola Carmen

      He vivido eso durante años y todavía en Secundaria mis hijas siguen teniendo deberes que les condicionan. Es uno de los problemas endémicos del sistema educativo español y no tengo soluciones ya que los hemos sufrido todos sin haber sido capaces de que hubiera más que algún pequeño cambio, como evitar copiar enunciados.
      La cuestión es una de las que no se han abordado nunca en España, como no se abordan los exámenes memorísticos o el uso de libros de texto como único referente de las explicaciones. Es un absurdo, un anacronismo, un lastre. Educamos a generaciones a odiar la Escuela a desear que llegue el recreo y se acaben las clases.
      Sólo creo en el poder de la sociedad para que forcemos la reflexión y el debate porque los maestros no cambiamos en absoluto, a pesar de las sucesivas leyes que tampoco abordan el tema.
      Gracias por comentar y espero que no desfallezcas. ¡Entre todos tenemos que conseguir el cambio !

  49. […] llevamos años denunciando la barbaridad que suponen los deberes, su desproporción, su falta de sentido pedagógico y el robo del tiempo para los niños que […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.