Televisión y valores: Supermodelo 2006


La belleza no está sólo en el interior. Con este eslogan impreso sobre el pecho de la camiseta de una chica a la que no vemos la cabeza, la cadena de televisión Cuatro (Grupo Prisa: Cadena SER, El País, Digital Plus, Santillana…) presenta el programa Supermodelo 2006 con la intención de elegir de entre un grupo de chicas españolas entre 16 y 22 años (hay menores de edad entre ellas) a una modelo que tendrá su trampolín para hacer una carrera profesional. Presenta el programa Judit Mascó, ex top-model.

Las chicas elegidas en un duro casting, han de pasar 11 semanas en un centro de entrenamiento y pasar una serie de pruebas hasta que un jurado y el público determinen quién será la ganadora, en un formato similar al de Operación Triunfo. Todas, ni qué decir tiene, tienen un cuerpo formidable, de acuerdo a los actuales cánones del mundo de las pasarelas.

El País nos vende la moto hablando de lo duro que es ser modelo, del esfuerzo que hacen las modelos, de la nutrición, del ejercicio físico: “¿quién dijo que las modelos somos delgadas porque no comemos? ¿Acaso no se fijan en el ejercicio que hacemos?”, expone sin convicción Judit Mascó ante la cámara.

El País, sigue con su moto:

“de miércoles a sábado, las 13 concursantes recibirán en el Centro Elite (instalado en San Martín de la Vega, Madrid) lecciones de pasarela, maquillaje, gimnasia, estilismo, nutrición… Un asunto este último en el que se ha fijado especial atención en un momento en el que se cuestiona el mundo del modelaje por la “extrema delgadez” de sus protagonistas.”

Según El País, “Supermodelo 2006 “es el punto de estilo que Cuatro quiere dar a su programación”, explica Fernando Jerez, director de Antena del canal. Además, con la responsabilidad añadida de suponer “la apuesta más ambiciosa” de la cadena “para el horario de máxima audiencia” de este inicio de temporada.” Sobran los comentarios, o mejor dicho, podemos hacerlos en el foro del programa, por si sirviera de algo.

Once semanas y ya eres estrella. Rapidez, fama inmediata, dinero, poder, facilismo, falta de sentido de la realidad, la vida como un sueño, la vida Disney…

De las nominaciones prefiero no hablar… se me atragantan estos momentos de emociones enlatadas.

Creo que esta televisión va a hacer más por la anorexia, la bulimia y las depresiones juveniles que cualquier otra factor que coadyuva a ellos. Nosotros, educadores, ¿cómo vamos a luchar contra unos medios de comunicación que propagan estos valores en horario de máxima audiencia, con un despliegue propagandístico sin precedentes? ¿Tenemos poder real para ayudar a que nuestras alumnas se acepten a sí mismas, se valoren y aprecien, se cuiden y respeten desde la diversidad de formas corporales?

Frente al televisor no doy crédito: las chicas son tratadas, de igual modo que ocurría en Operación Triunfo, como niñas inexpertas, inocentes, superficiales…”hay algo ahí, tú tienes que hacerlo mejor para ser modelo…”, “lo ves posible o no lo ves posible”, todo envuelto en acento francés en los que abundan los “fantástico chica” y los aplausos fáciles del resto de competidoras que nos regalan sus dudas, miedos y lloros para hacernos ver que son de verdad… aunque para los responsables del programa tan sólo importe la foto final, el estilo desfilando en la pasarela o la imagen de ausencia, frialdad y seguridad que tiene que dar toda “supermodelo”.

Hace un par de años las televisiones asumieron un código de autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia, código ampliamente incumplido con una supercampeona Tele5, según el informe publicado en marzo de 2006.

¿Este código excluiría programas como Supermodelo 2006 en el que participan menores de edad? Absolutamente sí, aunque este programa, como otros de los tratados en el informe será objeto de análisis y reclamación y no pasará absolutamente nada… ¡¡¡Esto se llama eficacia!!! Si este código se aplicara este programa no se podría emitir.

Acabo con una recomedación, un libro y unas sugerencias para las clases. Recomiendo apretar el botón y apagar la tele. El libro, Televisión: Impacto en la infancia. Javier Urra, Miguel Clemente y Miguel Ángel Vidal. Siglo XXI Editores. En las clases, hablar del tema, en la hora de tutoría, trabajando la aceptación del propio cuerpo , hablando del impacto de la publicidad. Dos web de referencia, por citar alguna de las muchas que existen, donde encontrar materiales: aula intercultural y tutores al borde de un ataque de ESO .

BIBLIOGRAFIA para las tutorías.

Comparte

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.