Mejorar la motivación del alumnado desde la perspectiva de Maslow

Inspirado en una entrada del blog sobre productividad de Daniel Grifol, que recomiendo que echéis un vistazo, me he permitido hacer una adaptación para el contexto escolar de su artículo factores que inciden en la motivación. Siguiendo la pirámide de Maslow, que habla de las necesidades básicas, podemos analizar las mismas desde la perspectiva escolar.

Factores fisiológicos

Maslow dice que las primeras necesidades que debe cubrir el ser humano son las fisiológicas. Trasladado al contexto escolar, cubiertas las necesidades concretas de alimentación o material para aprender, que parece que la Administración educativa ignora, nos encontramos con el aula.
Tenemos que ser capaces de crear un ambiente de trabajo en el aula agradable en el que todo sea una fuente de inspiración. La cultura escolar en España hace que según vamos aumentando en el sistema educativo, las aulas se vuelvan impersonales, frías, carentes de expresión e identificación con el alumnado. Deberíamos aprender de la cultura escolar norteamericana donde el aula es una pieza clave. La decoración, con trabajos y producciones de alumnos, tiene que ser fuertemente motivadora. Deberíamos incluir en el aula corchos, mapas, pósters… Relacionados con lo que se está trabajando en cada momento, esto es, los temas o proyectos, además de otras fuentes de información útiles. Días de la semana, horario, normas del aula, responsabilidades, nombres en las perchas para los pequeños… En las clases de Infantil y en muchas de Primaria esto es así. ¡Da gusto aprender allí!

Además de la propia decoración del aula, tendríamos que ser capaces de controlar el nivel de ruido. No digo que el aula sea una tumba, de ninguna manera, sino de saber encontrar momentos de silencio y concentración y momentos de bajo nivel de ruido, como cuando se trabaja en grupo. Todos sabemos que es uno de los aspectos que más energía nos puede llevar y de lo importante que es que el alumnado sea capaz de autorregularse en ese aspecto. ¿Conocéis a un revoltijo de hormonas en plena ebullición que sea capaz de estar en silencio? Yo no por eso, si desde pequeños educamos en la cultura del trabajo con un nivel mínimo de ruido, eso será más fácilmente controlable en la adolescencia.

Factores de seguridad

Cuando las necesidades fisiológicas están cubiertas, dice Maslow, entonces necesitamos cubrir las necesidades de seguridad. ¿Cómo se traduce esto en la motivación? Pues que el alumnado viva en centro escolar como un lugar seguro, donde se sienta protegido. Naturalmente, estamos hablando de convivencia escolar. En la medida en que seamos capaces de generar una buena cultura de convivencia, vamos a satisfacer esa necesidad de seguridad que tanto ayudará a que los alumnos no estén preocupados por problemas de convivencia.

Si te respetan, aprendes mejor

Y al contrario, quienes están sufriendo acoso, quienes se sienten humillados en el grupo, etc,  normalmente tienen un nulo rendimiento y una desafección hacia la Escuela enorme, por no hablar de los problemas psicológicos que sufren y los efectos sobre su autoestima.

Factores de afiliación

La motivación es realmente difícil sin la sensación de pertenencia a un grupo. Hagamos que nuestros alumnos se sientan parte de su grupo y de su centro escolar. Cuanto más identificados con el centro, mayor motivación.

El aula es nuestra

El cole es nuestro

El insti es nuestro

Factores de reconocimiento

La cultura escolar norteamericana lo tiene claro: todos merecen ser reconocidos en la Escuela. ¡Copiémosles! Además, los reconocimientos son públicos, dándoles la importancia que tienen. No hablo sólo de los trofeos de fin de curso sino del día a día. Un gomet, una cara sonriente o un buen trabajo. El reconocimiento social es uno de los grandes motores de la personalidad y, también, una necesidad.

Refuerza positivamente a tus alumnos, verás como aprenden mejor

Los profesores manejamos todos los días esta capacidad de reforzar socialmente a nuestros alumnos. No es hacer la pelota; es darles confianza y reconocer su esfuerzo, su trabajo, su constancia…

Factores de autorealización

Dice Maslow que en la cima de la pirámide están las necesidades de autorraelización.Se supone que son el máximo nivel de desarrollo personal y sólo llega si las otras necesidades están cubiertas.  La experiencia personal dice cuán difícil es llegar a este nivel de desarrollo. En Wikipedia encuentro que, cito textualmente, Maslow consideró autorrealizados a un grupo de personajes históricos que estimaba cumplían dichos criterios: Abraham Lincoln, Thomas Jefferson, Mahatma Gandhi, Albert Einstein, Eleanor Roosevelt, William James, entre otros.

Maslow dedujo de sus biografías, escritos y actividades una serie de cualidades similares. Estimaba que eran personas:

  • centradas en la realidad, que sabían diferenciar lo falso o ficticio de lo real y genuino;
  • centradas en los problemas, que enfrentan los problemas en virtud de sus soluciones;
  • con una percepción diferente de los significados y los fines.

En sus relaciones con los demás, eran personas:

  • con necesidad de privacidad, sintiéndose cómodos en esta situación;
  • independientes de la cultura y el entorno dominante, basándose más en experiencias y juicios propios;
  • resistentes a la enculturación, pues no eran susceptibles a la presión social; eran inconformistas;
  • con sentido del humor no hostil, prefiriendo bromas de sí mismos o de la condición humana;
  • buena aceptación de sí mismos y de los demás, tal como eran, no pretenciosos ni artificiales;
  • frescura en la apreciación, creativos, inventivos y originales;
  • con tendencia a vivir con más intensidad las experiencias que el resto de la humanidad.

Creo que en la medida en que la Escuela sea un lugar donde vivir valores y no sólo transmitir contenidos, nuestros alumnos serán personas más enfocadas hacia la autorrealización. Si cultivamos la aceptación, el humor, la crítica a lo establecido, la participación, la creatividad, la independencia… tendremos esas personas autorrealizadas. O dicho de otra manera, si vivimos como profesores estos valores seremos personas autorrealizadas que ayudamos a nuestros alumnos a que lo sean igualmente.

Es imprescindible que las actividades de aula tengan esas dosis de los valores que queremos desarrollar en los alumnos: creatividad, humor, respeto, crítica, etc… ¡Cuántas veces nos lamentamos de la poca participación del alumnado en los cursos de ESO y Bachillerato! Si llevan años sentados escuchando pasivamente al profesor, ¿qué esperamos? ¿magia? Sólo los naturalmente dotados para ciertas capacidades brillarán mientras que el resto, no podrá ser capaz de avanzar en su autorrealización sino hay una vivencia en el aula.

¿Estamos en el camino de la autorrealización?

Actualmente, vivimos en un tiempo de máximo descrédito al profesorado y a su función social, con un maltrato institucional que no ayuda a desarrollar nuestro trabajo. Cierto. Es un freno pero apelo a nuestro responsabilidad para sacar tanto de nosotros como de nuestros alumnos, lo mejor que tenemos. No nos queda otra.

¿Tú qué opinas? ¿Se puede motivar al alumnado desde esta perspectiva de Maslow? Espero tus comentarios.

Imagen: wikipedia bajo Licencia CC

Comparte

Entradas relacionadas

12 comentarios sobre «Mejorar la motivación del alumnado desde la perspectiva de Maslow»

  1. Enhorabuena por el análisis. Me gusta. Como casi siempre, me cuesta visualizarlo en mi aula, en mi instituto de FP, en mi situación. Pero, si, básicamente estoy de acuerdo.
    P.S. : Admito sugerencias para ponerlo en práctica en Grado Superior de FP, y agradecería también aportaciones a los Grados Medios.

    1. Víctor Cuevas

      Nacho, gracias por tus palabras. Seguiría los consejos en el día a día. Con tu actitud hacia el alumnado, con el refuerzo a sus logros, con tener una aula rica y motivadora que los alumnos identifiquen como propia y, por último, con una ambiente de aula que haga que nadie se meta con nadie y haya un clima de convivencia.

      Un saludo

  2. […] Inspirado en una entrada del blog sobre productividad de Daniel Grifol, que recomiendo que echéis un vistazo, me he permitido hacer una adaptación para el contexto escolar de su artículo factores que inciden en la motivación.  […]

  3. […] Inspirado en una entrada del blog sobre productividad de Daniel Grifol, que recomiendo que echéis un vistazo, me he permitido hacer una adaptación para el contexto escolar de su artículo factores que inciden en la motivación. Siguiendo la pirámide de Maslow, que habla de las necesidades básicas, podemos analizar las mismas desde la perspectiva escolar.  […]

  4. Genial Víctor, una fantástica interpretación.

    bsss.

  5. Cristina hernando

    Buen post.
    Y añado que el principal elemento desmotivador es cuando seguimos a pies juntillas el libro de texto, sin cuestionarnos su idoneidad o la cercanía de los temas para el alumnado. en una guardia en 1 ESO tomé un libro de lengua, para distraerme porque se estaban portando muy bien y mi sorpresa fue mayúscula cuando vi que tenían que estudiar mitos, leyendas, fábulas y no sé qué más como parte de la literatura. Y la profe les había mandado leer un libro de unos 15 mitos, que no entendían, ni les interesaba.
    Mi hija con 9 años ha tenido que estudiarse la lista de homínidos (al menos, sin más fáciles que los reyes godos, jeje). ¿Qué sentido tiene eso para una niña?
    Cuestionémonos los contenidos que les enseñamos y, si los consideramos necesarios, estrujamos nuestro cerebro para que ellos lo vean tan interesante como nosotros. Innovemos en el aula probemos, cambiemos y actualícemonos.
    Recomiendo escuchar a Ken Robinson: ¿matan las escuelas la creatividad?
    http://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg
    Un saludo

    1. Hola Cristina

      Uno de los despropósitos de nuestro sistema pasa por usar los contenidos como píldoras que deben ingerir los alumnos y vomitar posteriormente en el examen. Esto no es nuevo, pero la tradición pedagógica española es nefasta en este sentido con el libro de texto como mayor aliado de ésta. Podemos cuestionar si un contenido debe aprenderse o no, quizás; pero si el contenido debe aprenderse, debe enseñarse de forma que su aprendizaje sea real y no meramente memorístico. Quizás un proyecto sobre la evolución humana ayudaría a entender los homínidos, junto a la construcción de una cueva en clase o una visita a las innumerables cuevas que hay en nuestro país. ¡No es tan difícil!

      Gracias por compartir tus palabras

  6. […] Continuar leyendo: La #motivación del alumnado desde la perspectiva de Maslow […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.