Cuidarme y cuidar. Una nueva etapa.

La enseñanza más positiva que saco de este confinamiento y de la crisis del COVID-19 es que he redescubierto la necesidad de cuidarme a mí mismo y también a los demás. Llevo años de activismo hacia fuera, buscando la transformación de entornos más o menos cercanos. Promoviendo cambios en la Educación, en el medio ambiente…

Comparte

Sobre la fragilidad de la vida

Ha tenido que llegar el COVID-19 para recordarnos que la vida es frágil, maravillosa pero frágil. La pandemia nos enseña lo más básico de la vida: la ayuda mutua es la base de la superviviencia de las sociedades. Siempre fue así y ahora también. En estos momentos de confinamiento, de incertidumbre, de pérdidas de seres…

Comparte